«Somos Parte de un Gobierno que Busca la Paz»: Rosa Icela Rodríguez Velázquez

«Somos parte de un gobierno que busca la paz. Y que les quede claro a quienes aún están en contra del proceso de transformación: podrán criticarnos, no importa, este gran movimiento está en marcha y no se detendrá, porque la transformación no es obra de un solo hombre, es una obra cotidiana de millones de mexicanos» declaró Rosa Icela Rodríguez Velázquez, Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, en el marco del desfile militar este 16 de Septiembre.

Discurso íntegro:

Ciudadano presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Andrés Manuel López Obrador.

Saludo con respeto a la doctora Beatriz Gutiérrez Mueller y a todos los integrantes del presídium y los invitados especiales de naciones hermanas que hoy nos acompañan.

Asimismo, saludo y felicito a los mandos y elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional, de la Secretaría de Marina, de la Guardia Nacional.

A todos los ciudadanos, mexicanos y mexicanas.

Como primera mujer en ocupar el cargo de secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana en la historia de nuestro país, me siento muy honrada de participar en este acto que celebra 212 años del inicio de la Independencia de México y más cuando el desfile de hoy tiene como protagonistas a los hombres y mujeres, valientes y patriotas que conforman la Guardia Nacional, un cuerpo de seguridad dedicado a la construcción de la paz.

Hoy, México tiene en la Guardia Nacional una corporación profesional, honesta y disciplinada, un cuerpo de proximidad ciudadana con presencia permanente en nuestras comunidades.

Tengo la certeza de que la Guardia Nacional, bajo la conducción de la Secretaría de la Defensa Nacional, se consolidará en su labor de protección de los ciudadanos en todo el territorio nacional.

La consolidación de la Guardia Nacional es parte de la estrategia de seguridad, construida desde un gobierno con rostro humano, que suma la constancia y disciplina de las reuniones diarias a las 6:00 de mañana del Gabinete de Seguridad, encabezadas por el señor presidente.

También la estrategia contempla como prioridad la coordinación del trabajo en los tres niveles de gobierno, la cooperación y unidad de los integrantes de su Gabinete de Seguridad para reducir los índices de violencia mediante la suma de esfuerzos y voluntades.

Aquí corresponde resaltar la actitud solidaria y generosa de mis compañeros del Gabinete de Seguridad, quienes caminan con lealtad bajo el mando del presidente y comandante supremo de las Fuerzas Armadas.

Gracias, gracias por todo el trabajo y sacrificios que hacen a diario, tanto en materia de seguridad como en otras tareas fundamentales en materia social y de gobernabilidad. A todos, a todos los equipos, muchas gracias. Por ello, siempre contarán con el reconocimiento pleno del pueblo de México.

Antes de esta administración, desde los distintos ámbitos del poder público se alimentó en el país una violencia criminal al emprender estrategias y guerras fallidas que, lejos de erradicar la delincuencia, exacerbaron la descomposición de elementos policiacos y generaron una crisis social sin precedentes, particularmente en materia de derechos humanos.

Si algo nos ha demostrado el presidente Andrés Manuel López Obrador es que tenemos que transformar nuestra realidad y por eso, a diferencia del pasado, hoy la estrategia de seguridad del Gobierno de México considera una prioridad la atención a las causas que generan la violencia. Y estamos comprobando ya con resultados que atender las causas sociales de la inseguridad es la forma más eficaz de construir la paz.

Los tiempos de guerra han quedado atrás, porque en México no está condenado a la guerra, está destinado a la paz.

Hoy estamos construyendo una paz que nace del reconocimiento de la realidad, sensibilidad y el humanismo, que antepone como valor máximo la vida de las personas, y sobre todo una paz que tiene como objetivo el lograr una vida más feliz para el pueblo de México.

En diciembre de 2018 se instaló en nuestro país un gobierno a la altura de los anhelos de su pueblo, un gobierno que ve a los ciudadanos y busca darles la posibilidad de tener una existencia digna y plena.

A casi cuatro años de la presente gestión, se trabaja con objetivos claros, con el uso de la inteligencia operativa contra la delincuencia y con el respeto a los derechos humanos. El ejemplo arrastra y hoy actuamos bajo la premisa de cero impunidad y cero corrupción.

Y cómo no sentirnos orgullosos del gobierno de la Cuarta Transformación, si la encabeza un líder social que es incansable, inteligente, trabajador, honesto, sensible, que tiene como directriz del gobierno: por el bien de todos, primero los pobres; y que en los hechos lo demuestra cuando reconoce en la ley los derechos, instala programas sociales universales para niños, jóvenes, estudiantes, mujeres, indígenas, adultos mayores, personas con discapacidad, campesinos, pescadores y que responde con el rescate del sector salud que busca la paz y seguridad para todas y todos, que construye grandes obras, abona a la creación de empleos y a la economía del país.

Y es admirable cómo al paso de los meses de su gobierno la figura de López Obrador va creciendo hasta sumar el apoyo de más de las dos terceras partes de la población, porque representa los ideales de los mexicanos y con sus acciones están convencidos de su lucha por transformar al país, lo que también ha permitido que México recobre el respeto y la dignidad de la comunidad internacional.

Amigas y amigos:

Estamos aquí celebrando el inicio de la gesta de héroes como Miguel Hidalgo o José María Morelos, y de heroínas como Josefa Ortiz y Leona Vicario. Nos sentimos muy orgullosos como mexicanos y mexicanas de la lucha por la independencia de 1810, porque fue el fruto de un legítimo anhelo de justicia y libertad. Ese mismo deseo de justicia y libertad es el que hoy une al pueblo de México y lo hace actuar como un gran movimiento de transformación.

A nosotros, a todas y todos los mexicanos y mexicanas, nos corresponde hoy continuar esa gesta, seguir la lucha contra la violencia y la impunidad, la lucha contra la desigualdad y la corrupción, la lucha contra el racismo y la discriminación.

Los invito a que continuemos esta lucha histórica, unidos y con optimismo, con la confianza de que la transformación avanza firme y va a seguir consolidándose de la mano de la gente, sabiendo que el combustible del cambio es el latido de miles de corazones.

Este es el momento de México. La transformación emprendida por el gobierno del presidente López Obrador no se trata sólo de un cambio de gobierno, sino de un auténtico cambio de régimen para terminar con los privilegios, la corrupción y la guerra.

Somos parte de un gobierno que busca la paz. Y que les quede claro a quienes aún están en contra del proceso de transformación: podrán criticarnos, no importa, este gran movimiento está en marcha y no se detendrá, porque la transformación no es obra de un solo hombre, es una obra cotidiana de millones de mexicanos. El Ejecutivo mexicano es un instrumento del pueblo, el instrumento para hacer realidad los anhelos de la nación, anhelos históricos, justicieros e impostergables, que hoy tenemos el desafío de contribuir a hacer realidad entre todas y todos.

Muchas gracias por su atención. Gracias que nos permiten servirles y trabajar para ustedes.

Muchas gracias.