SLP Entre los Cuatro «Cementerios» del Crimen Organizado

San Luis Potosí está dentro de los cuatro estados que el crimen organizado utiliza como cementerio de cuerpos, según dio a conocer la Comisión Nacional de Búsqueda de la Secretaría de Gobernación a Grupo Milenio.

Karla I. Quintana Osuna, comisionada Nacional de Búsqueda de la Segob, descubrió al menos nueve “sitios de exterminio de grandes dimensiones” en el noreste del país, en zonas controladas por el cártel de Los Zetas a principios de la década pasada, en los que un número incontable de personas fueron literalmente borradas de la faz de la tierra.

La investigación data del cuatrienio 2009-2013 en Coahuila, San Luis Potosí, Tamaulipas y Nuevo León, en los que se hallaron sitios específicos con hornos, pozos y tambos, instrumentos mediante los que centenares —quizá millares— de seres humanos fueron “procesados”, “pozoleados” y “cocinados” sin que ninguna autoridad civil o militar interviniera.

Hoy, lo que queda son decenas de miles de fragmentos de huesos dañados por el fuego, corroídos por el ácido y blanqueados por el sol. Los restos óseos se hallan en gavetas de cuatro fiscalías estatales y la General de la República, a la espera de una muy difícil identificación mediante análisis genético. En algunos casos, el daño sufrido por los huesos es demasiado extenso como para aspirar a hallar ADN utilizable.

Karla I. Quintana Osuna

“Los hemos denominado así: sitios de exterminio”, explica la titular de la Comisión Nacional de Búsqueda, Karla Quintana. 

Hemos decidido designarlos sitios de exterminio por lo que ahí sucedió, porque son crematorios ilegales y por eso ligamos la similitud a otros hechos espeluznantes de la historia de la humanidad. Son crematorios en donde se ha intentado desaparecer y pulverizar, al menos, a centenas de personas con la finalidad de que no quedara ningún rastro.

En entrevista con Grupo Milenio, Quintana explica que lo ocurrido en México durante parte del sexenio de Felipe Calderón no tiene paralelo con ningún otro país de América y muestra un fallo casi catastrófico del Estado, que permitió que miles de sus ciudadanos fueran desaparecidos en el equivalente mexicano de los campos de exterminio de la Segunda Guerra Mundial.

Los nombres con los que las autoridades identifican estos sitios son los de rancherías o municipios en los que fueron hallados, como Abasolo, Mante, El Papalote (Ciudad Alemán) y La Bartolina (Matamoros), en Tamaulipas; Moctezuma, en San Luis Potosí. Las Abejas, (Salinas Victoria) y La Mano, (Juárez), ambos en Nuevo León; Patrocinio (San Pedro) y Estación Claudio (Viesca) en Coahuila.