Rueda el Balón en Qatar

Un sonido familiar rompió el silencio en Qatar: “Se compran colchones, tambores, refrigeradores, estufas…”.

La bocina en la espalda de un fan mexicano causó risas, horas previas al inicio del Mundial. En redes también figuró el video de otro aficionado tricolor, en el aeropuerto, ingresando bebidas embriagantes al país que restringe alterar el orden público e importar alcohol.

Después se propagó la versión de su detención y un pena de 30 latigazos por infringir las leyes, pero la Secretaría de Relaciones Exteriores sostuvo que era un hecho falso.

El artículo 270 del Código Penal de Qatar refiere: “El que importe, exporte, extraiga o elabore alcohol, será reprimido con pena privativa de libertad no mayor de tres años y una multa no superior a 10 mil riales qataríes (53 mil 400) pesos)”.

Como delito menor, en caso de provocar ruido o tumultos que perturben la tranquilidad, el castigo será de 500 riales qataríes (dos mil 670 pesos).

Mexicanos con sombreros, zarapes, botargas y máscaras, otro artículo que prohibió el torneo para tener identificación de los asistentes, también se dejaron ver.

“Tenemos que respetar las normas. México es conocido como una afición alegre, no conflictiva, mantengamos la buena imagen”, indicó Macelo Ebrard al inaugurar el Centro México Qatar en territorio mundialista.