Respeto al Federalismo Reclama Enrique Alfaro a AMLO y Pide a Gobernadores «Sumarse a la Causa»

El gobernador electo de Jalisco Enrique Alfaro, respaldado por 109 alcaldes, diputados de los diferentes partidos, universidades, sindicatos, organismos empresariales, exigió al presidente electo Andrés Manuel López Obrador, respeto al Pacto Federal, a que no atente, con la imposición por medio del mayoriteo legislativo, contra la autonomía y dignidad de las entidades, como estados libres y soberanos y pidió a los gobernadores, «sumarse a la causa».

“No sólo el gobierno y las autoridades electas, sino una vasta representación plural de nuestro entramado social, levantamos la voz para decirle con respeto, señor Presidente, que no estamos dispuestos a permanecer callados ante los intentos por vulnerar el pacto federal y el orden constitucional. Por congruencia histórica no podemos permitir”, advirtió.

Este es el texto íntegro que Alfaro envió a López Obrador y a los Gobernadores de los demás Estados, desde la Rotonda delos Jaliscienses Ilustres.

Como jaliscienses y como mexicanos, reconocemos la legitimidad de Andrés Manuel López Obrador como presidente electo. Su triunfo en el pasado proceso electoral reflejó el sentir de la mayoría de los mexicanos y definió al mismo tiempo un mandato claro al próximo titular del ejecutivo federal: impulsar un proceso de transformación profunda de la vida pública y de las instituciones de nuestro país.

Entendemos que ese cambio exige explorar caminos nuevos, tomar decisiones difíciles y romper con prácticas nocivas arraigadas en lo más profundo de nuestro sistema político. En esa tarea tendrá de nuestra parte respaldo absoluto y solidaridad plena.

Pero al mismo tiempo, estamos convencidos de que los cambios que México necesita no pueden impulsarse a través de planteamientos que vulneren los principios constitucionales que le dan cohesión a nuestra nación, en tanto República Federal.

En la construcción de nuestro sistema federal, Jalisco ha tenido siempre un papel protagónico. Destacados liberales jaliscienses, como Prisciliano Sánchez y Valentín Gómez Farías, defendieron el Federalismo como forma de garantizar la autonomía regional frente al férreo control central de la época.

En 1825, como primer Gobernador Constitucional de Jalisco, Prisciliano Sánchez promulgó la primera legislación federalista de Jalisco, colocando a nuestro estado a la vanguardia liberal en el país.

La tradición federalista ha perdurado y se expresa en el artículo 40 de nuestra Constitución: “Es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República representativa, democrática, laica, federal, compuesta de Estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior; pero unidos en una federación establecida según los principios de esta ley fundamental.”

Por eso hoy, desde Jalisco, no sólo el gobierno y las autoridades electas, sino una vasta representación plural de nuestro entramado social, levantamos la voz para decirle con respeto, señor Presidente, que no estamos dispuestos a permanecer callados ante los intentos por vulnerar el pacto federal y el orden constitucional. Por congruencia histórica no podemos permitir que la imposición por medio del «mayoriteo» legislativo atente contra la autonomía y dignidad de Jalisco como estado libre y soberano.

Desde este simbólico lugar y acompañados de la memoria de jaliscienses ilustres, queremos plantear tres temas importantes para nuestro estado:

En primer lugar, es inadmisible que los intereses de Jalisco y de sus habitantes sean ignorados en la discusión de un Presupuesto que debe ser entendido como instrumento Nacional del desarrollo y no solamente como orientador del gasto federal. La dinámica que en el Congreso está tomando la aprobación de este Presupuesto se perfila para volver a ser un acto de simple imposición de una mayoría legislativa, ignorando por completo la opinión de quienes somos parte del pacto federal.

Como gobernador electo del estado, he concentrado todos mis esfuerzos para que las prioridades para el desarrollo de Jalisco cuenten con el indispensable respaldo del próximo gobierno. Como usted ha constatado, en las últimas semanas he visitado a los futuros titulares de las secretarías y dependencias de su gobierno, así como a los legisladores que encabezan el grupo parlamentario mayoritario en la Cámara de Diputados.

Junto con mi equipo de gobierno, hemos presentados exhaustivamente toda la información que se nos ha solicitado y puesto en la mesa toda nuestra disposición para construir con racionalidad un acuerdo en beneficio de Jalisco y de México.

Lamentablemente, señor Presidente, a pesar de este esfuerzo, al día de hoy ninguno de los proyectos prioritarios que planteamos parecen estar incluidos en la propuesta de presupuesto que será presentada a la Cámara de Diputados en los próximos días. Así nos lo han confirmado todos los futuros funcionarios del próximo gobierno responsables de la construcción del proyecto presupuestal.

Tampoco vemos reflejados, en lo que hasta ahora conocemos al respecto, los proyectos que, atendiendo a sus sugerencias, priorizamos a partir de la lógica de concluir obras ya iniciadas y con registro en la Unidad de Inversión de la Secretaría de Hacienda. Mucho menos hemos encontrado alguna de las distintas propuestas que los municipios de Jalisco,

independientemente de su filiación política, han presentado por distintas vías, sabiendo que muy pocos municipios de este país tienen lo indispensable para cumplir con responsabilidades constitucionales.

Incluso, se nos ha informado de la pretensión de modificar las reglas para centralizar aún más la operación del conocido Ramo 23 sin incluir hasta ahora ninguna de las propuestas que nuestros municipios han hecho para atender las necesidades de su gente.

Todo esto, señor presidente, es una falta de respeto para Jalisco, en tanto estado soberano y firmante del pacto federal.

Nuestra petición no es para reclamar apoyo para obras de lucimiento personal; no estamos pidiendo dádivas ni recursos para uso discrecional.

Tampoco estamos solicitando que se nos dé lo que por ley nos corresponde en términos de aportaciones y participaciones federales.

Lo que estamos exigiendo es que la Federación asuma su corresponsabilidad en la solución de problemas urgentes como el abasto de agua, los retos de movilidad, de acceso a la salud y a educación de calidad, de

sustentabilidad ambiental, de construcción de infraestructura para que Jalisco mantenga su liderazgo como una economía pujante. En otras palabras, estamos pidiendo condiciones para que los municipios de nuestro estado puedan salir adelante y resolver los problemas de su población, bajo un principio de reciprocidad elemental: así como nosotros entendemos y apoyamos la agenda de prioridades del gobierno federal que fueron definidas con una visión nacional, pedimos respeto para atender las necesidades del estado y los municipios definidas por los jaliscienses desde la óptica de lo local.

En segundo lugar, queremos expresarle nuestra profunda preocupación por la marcada tendencia a aprobar disposiciones legales que lastiman los principios básicos del Pacto Federal. Simplemente no podemos permitir que en el nuevo modelo de organización del gobierno federal, sea planteada la creación de figuras paralelas a las autoridades Constitucionales del Estado de Jalisco, autoridades legítimamente electas.

Sorprende todavía más, por ejemplo, que en la reunión con la CONAGO del día 27 de agosto, usted nos aseguró a todos los gobernadores ahí presentes, que la figura hasta hoy conocida como superdelegados no asumirían función alguna en materia de seguridad pública, mientras el Plan Nacional de Seguridad recién presentado y las acciones del Congreso van en sentido completamente inverso. Esto condenaría al fracaso la agenda de coordinación entre órdenes de gobierno en el tema más importante para los jaliscienses: la seguridad pública.

Desde aquí le decimos, con respeto y de frente, que es imposible construir un modelo de cooperación y entendimiento entre la federación, el estado y los municipios, sustentado en la falta de respeto a las autoridades que al igual que usted, fueron electas democráticamente por el pueblo de Jalisco.

Las autoridades estatal y municipales electas no somos ”invitados” a la mesa de seguridad; somos los responsables de la seguridad en nuestro estado, por mandato constitucional. El Gobierno de la República puede plantear un nuevo modelo en materia de seguridad, sí. Pero ni el Gobiernode la República, ni la Cámara de Diputados pueden pisotear la Constitución Política del Estado de Jalisco. Así de claro.

Le refrendamos nuestra convicción de sumarnos a la estrategia de seguridad impulsada desde su gobierno para recuperar la paz y la tranquilidad de todos. Confiamos en que esta será una propuesta seria, articulada, sustentada en un buen diagnóstico, que no alentará la impunidad como camino, que respetará principios constitucionales básicos y que tendrá a la defensa de los derechos humanos como una premisa. Si algo debimos haber aprendido del pasado reciente los mexicanos es que con la seguridad no se juega a la política.

Pero con esa misma claridad le decimos que aquí en Jalisco no vamos a permitir que se vulnere nuestra soberanía ni mucho menos que se traicione el Pacto Federal. Hacerlo sería tanto como resignarnos a una realidad que pareciera ir tomando forma de controles desde el centro del país sobre el destino político, financiero, administrativo y de la seguridad de nuestro estado.

En tercer lugar, queremos que sepa que nosotros no estamos de acuerdo con su política de perdón y olvido a los corruptos de este país. Este es un estado en donde los ciudadanos tienen sed de justicia, en donde sabemos el costo que tiene la impunidad, en donde con mucho trabajo estamos sentando los cimientos de un Sistema Estatal Anticorrupción que, aunque tiene todavía enormes desafíos, se ha ido convirtiendo en ejemplo nacional. En Jalisco vamos a castigar a los corruptos con o sin el aval del gobierno federal. En Jalisco los corruptos irán a la cárcel no de vacaciones.

Este pronunciamiento no es un acto de rebeldía o insurrección. Es un acto de congruencia y de responsabilidad al que esperamos se sumen muchos más estados del país. Si no somos capaces de levantar la voz hoy, el riesgo de que las voces de las regiones, estados y municipios de este país sean borradas para siempre, es enorme. En efecto, corremos el riesgo de que por nuestra claridad se pretenda castigar todavía más a Jalisco en la aprobación del presupuesto como un acto de intolerancia a nuestra convicción. Pero para Jalisco no hay peor riesgo que guardar silencio ante el intento de borrar por decreto las reglas básicas que sustentan la cohesión Nacional.

Por eso desde esta tierra de mujeres y hombres libres le hacemos un llamado a que respete su palabra. Queremos ayudarlo a gobernar bien, a recuperar la confianza de la gente en sus gobernantes, a romper con un sistema político podrido de raíz. Pero eso no significa agachar la cabeza ni dejar de levantar la voz cuando se le esté faltando al respeto al pueblo de Jalisco.

Nuestro estado merece un presupuesto que refleje el compromiso de la federación con la agenda de prioridades definidas desde lo local. Nuestro estado merece respeto irrestricto a la voluntad popular que eligió a sus representantes. Nuestro estado merece respeto a su historia y a la larga lucha de jaliscienses ilustres que construyeron y han defendido a la República conquistando, al mismo tiempo, la condición de Jalisco como un estado libre y soberano.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.