¡No Están Solas! Diputadas Alzan la Voz contra la Violencia a las Mujeres

El mensaje fue claro. ¡Ni una más!, un atuendo naranja, un rostro de decepción e impotencia mostraron las 12 legisladoras locales, asuntos generales de la sesión ordinaria fue el tiempo para exigir un alto a la violencia contra la mujer.

Política, social, sexual, psicológica y pasiva, fueron algunas de las expresiones que en voz de cada una de las mujeres diputadas, corearon durante su movimiento. En un San Luis Potosí que es séptimo lugar nacional en feminicídios, una entidad que cuenta con más de 30 muertes de mujeres y en un estado en el que salir a la calle, es una moneda al aire para las mujeres.

Aranza Puente, legisladora panista tomó la batuta para que las diputadas acompañaran a la congresista en un mensaje fuerte y claro a todos aquellos que intenten levantar la mano a una mujer.

En tribuna, Puente Bustindui inició con su discurso, ante un salón de plenos que esperaba ante bostezos y miradas fastidiadas de asesores, el cierre de la sesión. El inicio del posicionamiento fue contundente. Cifras que cuentan 13 mil 631 mujeres que huyeron de su casa con sus hijas e hijos por la violencia que enfrentaban, dispararon de la comodidad de su asiento a camarógrafos, reporteros y espectadores que grabaron el movimiento de las legisladoras.

Con un documento en mano, Aranza leyó que un total de 106 mil 603 casos de violencia familiar fueron denunciados, que el número de mujeres asesinadas al día en México incrementó de 10 a 18, que uno de cada 10 feminicidios se comete contra niñas y adolescentes menores de 17 años, que de las mujeres mayores de 15 años que quedan vivas, el 66% sufrió algún incidente de agresión física (34%), emocional (49%), económica (29%) o sexual (41.3%). Cifras más, cifras menos, los manotazos de la legisladora Aranza y la solidaridad de las diputadas ante el discurso, fue el mensaje que marcaría el inicio del 25N, día de la eliminación de la violencia contra las mujeres.

«En San Luis el panorama más desalentador, es negra la cifra de violencias contras las mujeres en México, es decir, aquellas que no se cuentan por algún motivo, es de casi el 90%. En la violencia de Género, los datos hablan por si solos del monstruo al que enfrentamos día con día y esto es solo la punta del iceberg, pues a pesar de los datos oficiales que les he expuesto, estos únicamente representan estimaciones basadas en estadísticas de denuncias, dejando a miles de mujeres, adolescentes y niñas víctimas de algún tipo de violencia, con un nombre y un apellido propio, como un número más, en la gravedad que abarca este problema», fue parte del discurso que Aranza Puente declaró ante el Congreso del Estado.

Yolanda Cepeda, Gabriela Martínez y Emma Saldaña, secundaron a la diputada con un mismo sentir y un fin en común. Dejar un precedente de la gravedad de la otra pandemia que México vive. «Sí, la pandemia derivada de la crisis de salud por el Covid-19 trajo una serie de aspectos negativos en la salud, en la economía y en la forma en la que nos relacionamos como sociedad cuyo impacto al día de hoy aún es incuantificable. Sin embargo, históricamente nuestro México vive una pandemia que lastima y que deriva en una crisis nacional: las violencias contra la mujer».

Con cubrebocas y pashminas naranjas, las diputadas dejaron de lado los colores y las líneas políticas. Hoy, en un San Luis Potosí en el aplican mega operativos para salvaguardar edificios públicos pero que no atiende de inmediato las llamadas de auxilio al 911, en el que la Capital potosina forma parte del top 10 en las ciudades de México con peor percepción de seguridad, en una entidad que ha sido vetada por lo Estados Unidos por sus índices de homicidios y feminicidios, son un motivante para salir unidas y fuertes.

La legisladora huasteca Yolanda Cepeda, hizo un llamado al Congreso para atender de manera prioritaria, el tema de los diferentes tipos de violencias contras las mujeres, con esfuerzos conjuntos y definidos para establecer una agenda concreta en este sentido, tras un discurso de testimonios recopilados por mujeres de Aquismón, «me golpearon porque me lo merecía, me humillaron por costumbre», palabras más, palabras menos, pero que hoy, Cepeda Echavarría llevó hasta la tribuna del Poder Legislativo potosino para que dejaran de ser solo palabras.

Así fue como inició un movimiento en el que diputadas, funcionarias, activistas y mujeres en general, tomará el próximo 25 de noviembre como un día en el que al paso de los años, es mayor, es un referente para que políticas públicas tomen en serio un problema que por educación, costumbres y falta de atención, vulnera a las mujeres. ¡No están solas!