Casas y Espacios Abandonados Invaden Haitianos para Dormir

  • ** Hay lugares donde ya tienen meses que «viven» ahí.

San Luis Potosí, S.L.P. / Diciembre31 de 2021.- Ante la saturación que presenta desde hace unos meses la Central Camionera y la Casa del Migrante ubicada en la capital potosina, las personas procedentes de Haití han recurrido a ocupar otros espacios para poder dormir y no estar en las calles o afuera de la Terminal Terrestre Potosina, como ha venido ocurriendo durante el segundo semestre de este año.

Algunos de los espacios que ahora utilizan para dormir y descansar son casas abandonadas en barrios y colonias populares, así como lotes baldíos y algunos espacios que fueron utilizados como talleres.

Aparentemente no tienen algún problema en que los vecinos se enteren, por ejemplo, en el taller abandonado que está ubicado justo frente a la oficina de la representación del Instituto Nacional de Migración, en la avenida Muñoz.

De acuerdo con los testimonios recogidos, en este lugar duermen de 15 a 20 personas, entre ellos 4 niños y mujeres embarazadas. Algunas familias llevan ya dos semanas viviendo en este espacio que anteriormente funcionaba como un taller mecánico, el cual luce sucio y con muy pocas comodidades.

Algunas de las personas que utilizan este espacio, contaron que lo más difícil de habitar en este lugar es por las noches, ya que a pesar de contar con algunas cobijas, el frío se siente mucho al estar solamente cubiertos por un techo de lámina. En la fachada han colocado algunas lonas o bolsas para tener mayor privacidad, pero también para protegerse un poco de las bajas temperaturas.

Además de dormir, los haitianos tienen acceso a un baño donde pueden asearse, además de habilitar algunas parrillas para preparar comida, todo en medio de basura y cuatro carros chatarra.

Durante el día, a los migrantes se les puede observar que acuden a las oficinas de la Secretaría de Relaciones Exteriores, ubicadas a solo unos metros de este taller habilitado ahora como un pequeño refugio para algunos de ellos.

Cabe destacar que la Casa del Migrante trabaja actualmente al tope de su capacidad, incluso, el pasado fin de semana un numero grupo de personas trató de ingresar a la fuerza exigiendo que los dejaran entrar para poder tener un espacio dónde dormir.