Que sean Delito el «Stealthing» y el Uso de Drogas para Abuso Sexual

Que sea Delito el "Stealthing" y el Uso de Drogas con Fines de Abuso Sexual

Es necesario que las leyes penalicen dos conductas criminales que atentan contra la libertad sexual de mujeres y hombres, y que cada vez se han vuelto más comunes: el «stealthing» y el uso de drogas con fines de abuso sexual, propone Change.org desde hace más de seis meses.

En esta recolección de firmas vía internet, los promotores consideran que son prácticas criminales el stealthing, por el hecho de quitarse el condón sin el consentimiento de la pareja sexual, así como drogar a una persona sin su autorización, para robarla, ultrajarla, violarla o abusar sexualmente.

El Código Penal de España contempla este hecho es su artículo 181 que establece: “El que, sin violencia o intimidación y sin que medie consentimiento, realizare actos que atenten contra la libertad o indemnidad sexual de otra persona, será castigado, como responsable de abuso sexual, con la pena de prisión de uno a tres años o multa de dieciocho a veinticuatro meses”.

En México, en la anterior legislatura federal se dio a conocer una iniciativa de ley que adicionaba el párrafo cuarto al artículo 199 Bis del Código Penal Federal, para quedar como sigue: El que no utilice o dejare de utilizar un medio preservativo durante las relaciones sexuales sin el consentimiento de quien legalmente pueda otorgarlo y dé como resultado un mal venéreo, se le impondrá de tres a ocho años de prisión y hasta ochenta días de multa.

En las redes sociales se advierte que la práctica del «stealthing» es mas común de lo que parece y estiman que es una clara violación a la integridad y un atentado a la salud pública en México.

«Stealthing» en español quiere decir sigilosamente y según los expertos comenzó a realizarse en Estados Unidos. Sus precursores defienden el derecho de los hombres a propagar “su semilla”. Consiste que un miembro de la pareja se quita el preservativo durante el acto sexual sin que la otra persona sea consciente de ello.

Sin embargo, el verdadero problema es que esta práctica sexual puede tener como resultado embarazos no deseados o algo peor es el adquirir infecciones de transmisión sexual.

Las infecciones de transmisión sexual (ITS), son infecciones que se transmiten vía vaginal, anal o bucal cuando dos o mas personas tienen relaciones sexuales sin protección o medio preservativo para su cuidado. Las ITS van en aumento en el mundo y en México no es la excepción, porque la población mexicana no se cuida durante las relaciones sexuales, teniendo como resultado embarazos no deseados o incluso enfermedades venéreas.

Según investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), reportaron que la sífilis está reemergiendo entre los varones jóvenes mexicanos, entre los 20 y 44 años de edad, al pasar de una prevalencia de 0.08 a 3.25 por cada cien mil habitantes del período de 2003 a 2013, es decir, 40 veces más en 10 años.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), menciona que existen al menos 30 tipos de virus que pueden ser transmitidos al momento de tener relaciones sexuales sin una adecuada protección.

Pero, existen cuatro de ellos que representan una grave amenaza: hepatitis B, herpes simple (HSV), papiloma humano (VPH) y el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Una encuesta que realizó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en 2015, da una idea de los altos índices de contagio de ETS que se presentan en el país.

La enfermedad con más casos registrados es la tricomoniasis con 59 mil 850 personas contagiadas, seguida del virus del papiloma humano con 33 mil 427 casos y el VIH con 10 mil 694.2