Pelean por Agua Ejidatarios de San Lorenzo y Casa Madero

** Casa Madero es una de las compañías vinícolas más grandes de México y la más antigua del continente.

personal de Casa Madero se vieron rebasados.Parras de la Fuente, Coahuila / Com. Soc. / Mayo 28 de 2022.- Un conflicto desde hace cinco años por agua, explotó este 25 de mayo en los viñedos de Casa Madero, donde un grupo de 60 ejidatarios de San Lorenzo ingresó a romper una de las compuertas que controlan el suministro del líquido a fin de atacar la sequía que afecta a la comunidad y la plaga en los nogales, así ve en diferentes videos que circulan en redes sociales.

En tanto Casa Madero giró un comunicado donde asegura que la invasión fue violenta, pese al llamado previo de autoridades estatales y municipales, Jesús Herrera, comisariado del ejido San Lorenzo, denunció el acaparamiento del vital líquido de Casa Madero y consideró que no han cometido ninguna falta o delito, tomando en cuenta que tienen una resolución del Tribunal Superior de Justicia en la que determina que deben recibir al menos 110 litros por segundo y actualmente solo reciben un promedio de 40, pero con el recorrido que realiza el agua, llega casi nada.

Casa Madero y ejidatarios pelean por aguaAdmitió el ingreso por la fuerza a la propiedad de Casa Madero, por un presunto acaparamiento del agua, pero aclaró que los ejidatarios, ya cansados de la apatía de las autoridades estatales y municipales, principalmente de Conagua, decidieron abrir las compuertas de las instalaciones de riego de Casa Madero, e invitaron a notificar a la empresa sobre la resolución del Tribunal.

El presidente municipal Fernando Orozco Lara explicó que el conflicto por el agua es antiguo y que en esta zona semidesértica, con apenas 200 o 300 mililitros de agua de lluvia al año, los agricultores mantienen sus tierras gracias a los manantiales que salpican los montes, canalizados en acequias que riegan los campos, según acuerdos de hace décadas, el último fue de 1964 y a partir de entonces se establecieron las proporciones de agua.

El Diario de Coahuila publicó que los constantes desacuerdos por el agua se resolvían por el entendimiento entre el dueño de la empresa y los agricultores. Algunos campesinos han recordado estos días, según comenta el alcalde, cómo era habitual que pudieran entrar a las instalaciones de la empresa para revisar el trasvase de agua; sin embargo, con la nueva dirección de Casa Madero, las fricciones han llegado a un punto álgido y los pobladores de los ranchos aledaños no se fían en que la cantidad de agua que les llega sea la que les corresponde.

“Lo que está pasando es producto de que no ha llovido. Los campesinos dicen que la falta de agua provoca la plaga del gusano barrenador, que se come la raíz y la madera del árbol, y que los nogales se estresan por la sequía. Por eso se metieron a Casa Madero. Dicen que el agua llega ahí y de ahí se reparte, pero que no les dan los litros a que tienen derecho”, declaró Orozco.

La compañía se fundó en 1597 en Parras. Un valle que denominan “un oasis en el desierto”. Y así es literalmente. Gracias a los ojos de agua, los cerros se mantienen verdes, es posible el cultivo de la vid, como el de la nuez, mientras que el resto del Estado es prácticamente desértico. Los viñedos se convirtieron desde hace poco más de una década en un atractivo turístico para el pueblo, y trabajan más de 500 personas en la finca vinícola. Otras 500, según los cálculos de la empresa, en empleos indirectos.

Este es el comunicado de Casa Madero: