México, Cuarto País con Mayor Alza de Precios

El alza en los precios de los alimentos y energéticos, así como las problemáticas en las cadenas globales de suministro están presionando las tasas de inflación alrededor del mundo. México es el cuarto lugar con una tasa de 6.2%, en Uruguay alcanza 7.9% y en Argentina persisten un nivel a doble dígito con inflación interanual de 52.5 por ciento, según un análisis de El Economista.

La inflación está en el ojo del huracán; desde Asia hasta América los precios continúan incrementando de manera importante, ejerciendo presiones a la economía global. En Europa los precios de los energéticos han disparado las facturas de los hogares y empresas.

En Estados Unidos los precios al productor continúan al alza y las gasolinas están encareciéndose. En México los agropecuarios y energéticos son los principales productos con alzas. 

Así los bancos centrales alrededor del mundo se mantienen atentos a la evolución de los precios para tomar decisiones de política monetaria y compensar; como el retiro de estímulos o alzas en las tasas de interés.

El incremento anualizado de los precios al consumidor en la primera quincena de noviembre fue de 7.05 por ciento, el nivel más elevado en los últimos 20 años en México, producto del aumento en las tarifas de los energéticos, el alza de los productos agropecuarios y de las mercancías alimenticias, principalmente.

El incremento se da en medio de la inédita disrupción de las cadenas de valor y del aumento de los commodities industriales (petróleo, metales) y agropecuarios a nivel internacional; por lo que, por ejemplo, las mercancías siguen reflejando diversos choques de oferta por la obstrucción en la proveeduría y altos costos de insumos.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) subió 0.69 por ciento en los primeros 15 días de noviembre respecto de la quincena previa, el mayor aumento quincenal en cuatro años, cuando en el mismo periodo de 2017 (año del gasolinazo) subió 0.92 por ciento.

Con ello, la inflación anualizada alcanzó una tasa de crecimiento de 7.05 por ciento en la primera quincena de noviembre, la más alta desde la segunda quincena de abril de 2001, cuando registró un aumento de 7.08 por ciento; pero también la tasa anual más alta de una primera quincena de noviembre desde el año 2000.

El incremento de precios lleva 35 quincenas fuera del objetivo de estabilidad de precios que tiene el Banco de México (BdeM) de una inflación de 3 por ciento, con la perspectiva de que seguirá subiendo y cerrará este año arriba de 7 por ciento.