La OMS Alerta sobre el Grave Impacto Ambiental de la Industria Tabacalera

  • ** Países como Francia y España y ciudades como San Francisco y California en los EE. UU. han tomado una posición, siguiendo el principio de quien contamina paga.

Ginebra / Com. Soc. / 30 de mayo 2022.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) reveló hoy nueva información sobre la medida en que el tabaco daña tanto el medio ambiente como la salud humana, y pide medidas para que la industria sea más responsable de la destrucción que está causando.

Cada año, la industria tabacalera cuesta al mundo más de 8 millones de vidas humanas, 600 millones de árboles, 200 000 hectáreas de tierra, 22 000 millones de toneladas de agua y 84 millones de toneladas de CO2.

La mayor parte del tabaco se cultiva en países de ingresos bajos y medianos, donde el agua y las tierras de cultivo a menudo se necesitan desesperadamente para producir alimentos para la región. En cambio, se están utilizando para cultivar plantas de tabaco mortales, mientras que cada vez más tierras se talan de bosques.

El informe de la OMS «Tabaco: envenenando nuestro planeta» destaca que la huella de carbono de la industria de la producción, el procesamiento y el transporte del tabaco equivale a una quinta parte del CO2 producido por la industria de las aerolíneas comerciales cada año, lo que contribuye aún más al calentamiento global.

“Los productos de tabaco son el artículo con más basura en el planeta y contienen más de 7,000 químicos tóxicos, que se filtran en nuestro medio ambiente cuando se desechan. Aproximadamente 4,5 billones de filtros de cigarrillos contaminan nuestros océanos, ríos, aceras, parques, suelos y playas cada año”, dijo el Dr. Ruediger Krech, Director de Promoción de la Salud de la OMS.

Productos como cigarrillos, tabaco sin humo y cigarrillos electrónicos también contribuyen a la acumulación de contaminación plástica. Los filtros de cigarrillos contienen microplásticos y constituyen la segunda forma más alta de contaminación plástica en todo el mundo.

A pesar de la comercialización de la industria tabacalera, no hay evidencia de que los filtros tengan algún beneficio comprobado para la salud. La OMS insta a los responsables de la formulación de políticas a que traten los filtros de cigarrillos como lo que son, plásticos de un solo uso, y consideren la posibilidad de prohibir los filtros de cigarrillos para proteger la salud pública y el medio ambiente.

Los costos de limpiar los productos de tabaco desechados recaen sobre los contribuyentes, en lugar de la industria que crea el problema. Cada año, esto le cuesta a China aproximadamente 2600 millones de dólares estadounidenses y a India aproximadamente 766 millones de dólares estadounidenses. El costo para Brasil y Alemania asciende a más de USD 200 millones (consulte la tabla a continuación para obtener más estimaciones).

Países como Francia y España y ciudades como San Francisco, California en los EE. UU. han tomado una posición. Siguiendo el principio de quien contamina paga, han implementado con éxito la «legislación de responsabilidad extendida del productor» que responsabiliza a la industria tabacalera de limpiar la contaminación que genera.

La OMS insta a los países y ciudades a seguir este ejemplo, así como a brindar apoyo a los cultivadores de tabaco para cambiar a cultivos sostenibles, implementar fuertes impuestos al tabaco (que también podrían incluir un impuesto ambiental) y ofrecer servicios de apoyo para ayudar a las personas a dejar el tabaco.

Nota para el editor: En la siguiente tabla, presentamos estimaciones de los costos atribuibles a los desechos de productos de tabaco (TPW) en un país de cada una de las regiones de la OMS. Estas estimaciones se basan en el enfoque de «estimación proporcional», que comienza con una estimación de los costos de la basura total («todo el desperdicio de producto» o APW) para cada país, y luego aplica una estimación de la proporción de toda la basura que es TPW (es decir, un “peso” de TPW).

Para los costos estimados de APW (columna [1]), nos basamos en la literatura y los informes disponibles públicamente para la mayor cantidad posible de los seis países. Para Brasil, China e India, no pudimos identificar ninguna fuente. Por lo tanto, para esos países, imputamos costos de APW aplicando el costo de APW promedio per cápita de países similares de ingresos medios para los cuales había datos disponibles. Una vez que tuvimos el costo APW para todos los países, aplicamos la proporción TPW. La proporción de TPW se basó en el promedio global de la limpieza costera internacional de Ocean Conservancy, ponderada por la prevalencia de tabaquismo de la OMS en cada país (es decir, asumimos que los países con tasas más altas de tabaquismo tendrían proporciones más altas de TPW). La estimación final del costo de TPW es el costo de APW multiplicado por la proporción ponderada de TPW.