Otra vez las promesas incumplidas

Pronto estaremos llenos de nuevas promesas para mejorar la vida de cualquiera. Pronto, igualmente, los discursos fáciles de decir, promesas del edén y muy difíciles de cumplir, pero llegarán a nuestros oídos esas promesas, endulzando nuestro porvenir. Sabemos el futuro de todo ello; ninguna promesa será cumplida totalmente, salvo muy contadas excepciones.

¿Qué trampas tienen preparadas las personas que estarán en campaña para salirse con la suya y cumplir según convenga?

El poder público, de las personas, se mantiene a través de ellas mismas, solo que, unas obedecen: la inmensa mayoría pero, otras mandan: la inmensa minoría y, en un país que se presume de leyes e instituciones, en el que todo se vuelve burocrático, se pierden las soluciones prometidas y, se cumple a conveniencia. Prometes según tus expectativas y, cumples según tus miedos.

Increíble lo que hacen quienes esclavizan poblaciones y, por instancias indecibles acciones se toman para mantenerse en lo que se desenvuelven: viviendo del dinero público.

Y es que parece que de repente entran en escena, varios problemas que han existido, pero que, súbitamente se les da presencia en medios de comunicación, redes sociales, además de cualquier otra forma que permita que se conozcan los hechos que se sufren o, no, dejándonos conocer, ahora, con mayor rapidez, lo que sucede.

Las principales columnas de medios noticiosos, los han ocupado, en las últimas semanas, los desperfectos del Metro de la CDMX, como si nunca hubieran existido y, que en abandono, casi total, se van acumulando los problemas y, a la par del desgaste normal de este transporte, se evitan los mantenimientos preventivos y correctivos, dejando que se presenten los problemas como ha sucedido y, entonces repáralo, con el costo social y, político consecuente.

En las últimas fechas ha dejado claro que, las anomalías, de este medio de transporte, se piensan se han dado intencionadamente, es decir, con dolo, premeditadas y dando ventajas a quien o, quienes, las provocan. Los delitos así clasificados, tienen un castigo penal y, ni siquiera investigaciones serias hay, porque cuando existen, son descalificadas por la Jefa de Gobierno.

Súbitamente Ella, ha anunciado una inversión multimillonaria para la línea 1,2, y 3, para modernizarlas, después de muchos años, tantos como al rededor de 50. Caray cuántas vidas se hubiesen salvado si los mantenimientos adecuados hubieran sido efectuados. Muchas vidas se hubieran salvado y muchos por decir lo menso, hubieran llegado a tiempo.

El hubiera no existe, dice el proverbio popular pero, en estos casos claro que se le debe dar un contexto pues, forma parte de la historia de lo que nunca debió haber pasado. Entre muchas otras cosas, desaparecieron los fondos que deberían haber sido aplicados a prevención y corrección del transporte en cita. No solo recientemente; las cajas chicas son sacadas de la imaginación oculta.

¿Será este anuncio que, por ningún motivo debió formar parte de un discurso, el anuncio de “es Claudia”? Que pena, una vez más se usan los recursos públicos para no decaer en popularidad y desde luego fomentando un populismo que lastima a todos. No importa la filial ideológica, al final la derecha o, la izquierda y, sus Intermedios, terminan en donde mismo: las ansias de dinero y poder.

@jaimechalita