Otorgan el Luchador Olmeca e Ingresan Personalidades Taurinas al Salón de la Fama

La Casa del Deporte Federado en nuestro país, la Confederación Deportiva Mexicana (Codeme), celebró sus dos ceremonias emblemáticas: entregó el Luchador Olmeca e indujo al Salón de la Fama a personalidades taurinas.

En el sector de tauromaquia se premió con el Luchador Olmeca a los matadores Octavio García «El Payo» (por su destacada trayectoria), correspondiente al año 2019; Manolo Mejía, por el 2020 (por su destacada trayectoria); Rafael Gil «Rafaelillo», por 2021 (por 50 años de alternativa); así como Sergio Flores, por este 2022 (por una década de doctorado).

Las distinciones las recibieron los diestros de manos de Francisco Cabezas, director de la Confederación Deportiva Mexicana.

“El Payo” mencionó: “me siento feliz por este premio, ya que demuestra que mi carrera se ha mantenido por muchos años en el gusto de la gente. Este 2022 ha sido muy especial y diferente y lo voy a terminar con una gesta al matar seis toros en una encerrona el 25 de diciembre, en Querétaro”.

Agregó: “obtener el Luchador Olmeca demuestra que a la sociedad mexicana sí le gusta la Fiesta Brava y que los ataques que estamos viviendo, como el que ocurre en la Plaza México, sólo se trata de disputas políticas de quienes están buscando tumbar una tradición del país para imponer ideas extranjeras”.

El matador Manolo Mejía dijo: “En lo general, es importante que los representantes del toreo tengan participación en estos eventos que nos impulsan como mexicanos; en lo particular, estoy satisfecho, porque toda mi lucha y toda mi dedicación a lo largo de tantos años en esta profesión ha tenido una recompensa y me sigue dando satisfacciones”.

A pie de entrega, Rafelillo apuntó: “no esperaba ser merecedor de un honor así, estoy agradecido con todos quienes hicieron posible un reconocimiento de esta magnitud. Esto me renueva el alma”.

Al bajar del templete, Sergio Flores comentó: “me siento orgulloso como mexicano y como tlaxcalteca de haber llegado a mi primera década de alternativa. Es un premio muy importante a nivel nacional y me siento feliz de que se haga un reconocimiento a  la tauromaquia. En este año he vivido de todo en lo taurino y en lo personal”.

En el marco de la inducción al Salón de la Fama, la ceremonia fue encabezada por el presidente de la Asociación Mexicana de Tauromaquia A.C., Pedro Haces Barba, que en la parte medular de su discurso adelantó: “seguiremos defendiendo a toreros y ganaderos y apoyando a la fiesta brava: tope en lo que tope”.

Asistieron Ana María Rivero, por parte de don Julián Llaguno fundador de la ganadería Torrecilla; Silvia Pérez, por el maestro Silverio Pérez; Lorenzo Garza hijo, por el maestro Lorenzo Garza Arrambide; y el empresario y actual propietario de Pastejé y de Real de Saltillo, Carlos Peralta Quintero, por su padre, don Alejo Peralta y Díaz Ceballos, empresario taurino y propietario de Pastejé.