Señor gracias por concedernos una buena digestión y también algo para digerir

Fernando de la Fuente García

Y una voz varonil dijo de pronto: “Los doce compañeros”, como dice el poema de “El Brindis del Bohemio”, feliz salida del año viejo y feliz entrada de año nuevo, llegó la hora, ya es el momento de las felicitaciones, de las uvas, de los abrazos de las emociones, del llanto, de recordar a los seres queridos que no están en la mesa, y… ¿De qué más es momento? ¿Acaso es el momento de pedir perdón? ¿Acaso es el momento de agradecer? ¿Se pasaron los 12 meses del año y acaso te diste cuenta? Es tiempo de dar testimonios, desear, de agradecer, de pedir perdón y dar gracias.

Es tiempo de comenzar a pedir buenos deseos para otros, en este año nuevo quiero dejar testimonio a todas aquellas personas a quienes les deseo cosas buenas, deseo primero que ames y que amando, también seas amado, y que, de no ser así, seas breve en olvidar y que después de olvidar, no guardes rencores. Te deseo también que tengas amigos, y que, incluso malos e inconsecuentes, sean valientes y fieles, y que por lo menos haya uno en quien puedas confiar sin dudar.

Te deseo también que tengas enemigos. Ni muchos ni pocos, solo en la medida exacta para que algunas veces, te cuestiones tus propias certezas. Te deseo además que seas útil, más no insustituible, y que en los momentos malos, cuando no quede más nada, ésa utilidad sea suficiente para mantenerte en pie, igualmente, te deseo que seas tolerante, no con los que se equivocan poco, porque eso es fácil, sino con los que se equivocan mucho, y que haciendo buen uso de esa tolerancia, sirvas de ejemplo a otros.

Te deseo, además, que tengas dinero, porque es necesario ser práctico. Y que por lo menos una vez por año pongas algo de ese dinero enfrente a ti y digas: «Esto es mío», sólo para que quede claro quién es el dueño de quién. Te deseo también que ninguno de tus afectos muera, pero que si muere alguno, puedas llorar sin lamentarte y sufrir sin sentirte culpable. Te deseo por fin que, siendo hombre, tengas una buena mujer, y que siendo mujer, tengas un buen hombre, mañana y al día siguiente, y que cuando estén exhaustos y sonrientes, aún sobre amor para recomenzar.

Te deseo que descubras, con urgencia máxima, por encima y a pesar de todo, que existen, y que te rodean, seres oprimidos, tratados con injusticia y personas infelices. Te deseo que acaricies un gato, alimentes a un pájaro y oigas a un jilguero erguir triunfante su canto matinal, porque de esta manera, te sentirás bien por nada. Deseo también que plantes una semilla, por más minúscula que sea, y la acompañes en su crecimiento, para que descubras de cuántas vidas está hecha un árbol.

Te deseo que siendo joven no madures demasiado de prisa, y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer, y que siendo viejo no te dediques al desespero. Porque cada edad tiene su placer y su dolor y es necesario dejar que fluyan entre nosotros. Te deseo de paso que seas triste. No todo el año, sino apenas un día. Pero que en ese día descubras que la risa diaria es buena, que la risa habitual es sosa y la risa constante es mal sana. Si todas estas cosas llegaran a pasar, no tengo más nada que desearte.

Agradecer, es tiempo de comenzar a referir en estas fechas de salida y entrada de año a una importante carta que le escribí a mi hijo mayor cuando cumplió su primer cuarto de siglo, he procurado siempre dirigirme a mis hijos por escrito para que quede evidencia de mis palabras mediante un documento en papel, porque después con eso de que ellos tienen todo en carpetas en sus móviles, sus correos electrónicos, en la nube, en Facebook, Twitter, Instagram, WhatsApp, Telegrama etc., si algo llegara a ocurrirles, no se puede recuperar ningún documento, fotografías, y demás datos, como era en la época de mi noviazgo, o como en la época de los abuelos que cada día esperaban la llegada del cartero para recibir las noticias de la familia o del amor de su vida.

Todavía por ahí existe una caja ya muy vieja que contiene numerosas cartas de esas que se envían los enamorados por correo postal, con matasellos que contienen la fecha de algún acontecimiento importante entre los enamorados y que hoy están durmiendo en algún lugar oculto de la casa, pero que el día que faltemos los dos, los hijos podrán encontrar todo aquel arsenal de letras que sus padres se escribieron estando de novios, deberíamos de vez en cuando escribir letras en papel para esa persona que amamos, y porque no, hasta hacérsela llegar por correo postal para que, sienta la persona amada la emoción que sus padres o abuelos sentían al recibir aquella correspondencia perfumada de su ser amado.

Amigo lector, dejaré esas emocionantes nostalgias de la correspondencia escrita y perfumada y daré comienzo a esta carta, para que mientras le das lectura metafóricamente te pongas en el lugar de mi hijo, su cumpleaños es el 11  de enero y se asocia por consecuencia lógica al feliz año nuevo, acompáñame en esta reflexión de agradecimiento que recibió mi hijo hace ya 16 años.

Hola Hijo Fernando

FELIZ SALIDA Y ENTRADA DE AÑO NUEVO Y FELIZ CUMPLEAÑOS

Ya viviste tu primer cuarto de SIGLO. Hoy es el primer día de tu segundo cuarto de siglo, de los muchos que vivirás. Es hora de hacer un alto en el camino y ver la historia que has logrado hasta ahora. ¿Estas contento con ella?, ¿Hay cosas que se pueden mejorar?, ¿Existen otras que haya que aprender?, ¿Hay cosas que debemos dejar de hacer?, muchas preguntas, pero sé que tú tienes las respuestas.

Te faltan muchas experiencias por vivir, de todas ellas deberás aprender la lección que te enseñarán, como hasta ahora lo has hecho y que contribuirán en la felicidad tuya y de los tuyos. Hace 26 años llegaste a nosotros por primera vez, y te recibimos con mucho amor y cariño, siempre fuiste un hijo muy deseado por nosotros (al igual que tus hermanos José Luis y Batty), y fuiste nuestra primera experiencia que tu mamá y yo teníamos por vivir y de ella aprender, creo que no lo hemos hecho mal.

Hoy como hace 26 años te volvemos a decir te queremos mucho y deseamos que sigas recibiendo las bendiciones de Dios para que logres aquellas metas que tanto deseas alcanzar, conservar las que has alcanzado y vivir plenamente las que estás buscando ahora; pero nunca te olvides que las metas se alcanzan acompañado, en equipo, con nosotros, o tal vez en tu propio equipo, para que tengan mejor sabor en la historia que hagas de tu vida el día que formes tu propia familia.

Hijo, Que Dios te Bendiga Siempre y Disfruta HOY de tu Cumpleaños, que muy merecido lo tienes, porque eres un hombre de éxitos.

Tu Papá  Fernando.

¿Perdonar? Es correcto, es tiempo de comenzar a pedir perdón., porque siempre se puede perdonar y siempre se puede pedir perdón, en este año nuevo, quiero dejar testimonio a todas aquellas personas que han afectado mi vida para bien y o para mal, a aquellos a los que pueda haber herido les pido perdón, a aquellos a los que ayude, ojalá hubiera podido ayudarlos más., a aquellos a los que no pude ayudar, les pido comprensión. A aquellos que me ayudaron, cuando me vieron entre Griegos y Troyanos les quiero dar las gracias de todo corazón y para ésta noche en Misa de fin de año… les comparto la siguiente Reflexión:

Es la cruz del silencio, pero desde ese silencio es fecundidad de palabra, fuego que quema y hace arder el corazón del hombre que se acerca a su presencia eucarística y se pone bajo el fuego de los rayos de su corazón, sol radiante de amor que en la blancura de este pan sacramentado habla desde su silencio de amor que transforma y sana liberando al hombre para elevar su corazón a los bienes eternos. El silencio de la presencia real de Jesús en la Eucaristía impresiona, es la conquista de los grandes santos a quienes hace arder su corazón, como al beato padre Carlos de Foucauld, quien por años se sumerge en la soledad del desierto del Sahara.

La elocuente vida de amor, desde la Hostia consagrada en aquel sencillo fecundo, va transformando la vida del Padre Carlos. Nacen en su interior anhelos profundos de invocación, martirio y entrega en el despojo total de este mundo, los bienes terrenales que pasan son basura frente al tesoro único que es Jesús en su elocuente silencio eucarístico. En el pan eucarístico no encontramos ningún signo visible de vida, más Él es la vida. Ningún signo de presencia, cuando Jesús está vivo en este glorioso pan. Nada se oye, mas habla al corazón con ternura transformante.

Nada se ve, más Él es la gloria de los santos que llena de eterna gloria los ojos que lo ven desde la fe. Contra todas las evidencias, la Eucaristía es silencio irreducible. Sólo la fe nos libra de la perplejidad y fecunda nuestra vida ante su presencia sacramental. Siempre vale la pena sonreír, aunque la prueba por la que estés atravesando parezca insoportable, sonríe. La sonrisa es una poderosa aliada contra la apatía, ilumina el rostro a quien la recibe y regala esperanzas ¡Sonríe siempre!, aunque el dolor quiera abatirte, enséñale al mundo el gozo que Dios ha puesto en tu corazón. Sonríele a la vida, sonríele al tiempo y al mundo y comienza a restar tristezas a tus seres amados. Ni los problemas, ni las turbulencias o tempestades, podrán detener al que camina alegremente con Dios.

SEÑOR, PARA TERMINAR EL AÑO QUIERO DARTE LAS GRACIAS POR TODO.

Al terminar este año, Señor, quiero darte las gracias por todo lo que he vivido. Gracias por los días de sol y los nublados tristes; por las tardes tranquilas y por las noches oscuras. Gracias por la Soledad, por el trabajo, por las dificultades y por las inquietudes, gracias por todo. Señor gracias también por concedernos una buena digestión. .. Y sobre todo gracias por concedernos también algo para digerir. Feliz Año Nuevo 2022

Monterey Nuevo León. México

Diciembre 31, 2021

 

 

Dr. H.C. Mtro. QFB. Fernando De la Fuente García

ENTRE GRIEGOS Y TROYANOS

E-Mail: ferdelafuenteg@gmail.com

Facebook: Fernando DelaFuente García 

Gettr: @Alquimista

Twitter: @FerranFercho 

Instagram: @fernandodelafuenteg

WhatsApp: 4444-16-9864

Telegram: Fernando De la Fuente García

Telegram: t.me/ el despertar de monterrey

SEÑOR GRACIAS POR CONCEDERNOS UNA BUENA DIGESTIÓN Y TAMBIÉN ALGO PARA DIGERIR