Semana de Pascua y Covid-19

Resilencia es la capacidad que tiene el ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superarse e inclusive, ser transformados por ellas, las adversidades. Para ello se estima que se debe tener disciplina. En el Evangelio según San Juan del Domingo de Resurrección de esta Semana Santa, tenemos una gran lección de lo que es el respeto a la AUTORIDAD, pero entremos en materia, Felices Pascuas de Resurrección.

Sabes es triste que corroboramos en esta Semana Santa de Aislamiento por el COVID-19, que hemos sido educados para el desorden, para el valemadrismo, para no respetar la AUTORIDAD, para pitorrearnos de ella, para no hacer caso de recomendaciones lógicas, sensatas, e incluso elementales. Es triste ver como la ciudadanía no obedece las indicaciones para evitar su contagio del COVID-19, no cree que este pasando, le vale madre contagiarse y contagiar a otros, incluso a las personas mayores que viven en su casa… en fin, a muy corto plazo se tendrá que pagar la factura por esa irresponsabilidad.

Por otra parte es de comprenderse la irresponsabilidad de la ciudadanía ante el COVID-19. Mira desde mi punto de vista es muy lamentable que el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador, en plena rueda de prensa, llamada coloquialmente la mañanera de AMLO, dijera: “El Coronavirus nos cayó como anillo al dedo y no nos van hacer cambiar 4T”.

Esa monición es un desatino, es una falta total de responsabilidad a la investidura presidencial, es una falta total de responsabilidad a la AUTORIDAD que él representa, es una falta total de respeto a la Dignidad de la Persona Humana, es una gran falta de respeto al pueblo de México y a todos los mexicanos, es además una falta de respeto también a la AUTORIDAD que representa en el mundo la Organización Mundial de la Salud (OMS) de la que México forma parte.

En ese mismo instante en que escuchamos esas palabras dichas por el presidente de México, todos estamos más pendientes por alguien que queremos más que a nosotros mismos, y que con este presidente de México esto ya no es una victoria para los mexicanos, comprobamos que a este presidente de México,  solo le interesa su proyecto político personal. Vemos que nuestros seres queridos están ahora más inseguros que nunca, porque todas las personas que no fueron advertidas a tiempo de permanecer en casa enfermarán todas al mismo tiempo una vez que el virus se haya incubado en su cuerpo y brote la enfermedad, y con esa actitud de presidente irresponsable es muy probable, presumo yo, que existe una tesis en la que nuestros seres queridos son parte de la lista de exterminio cuando llegan a contagiados por el COVID-19.

Este lunes 13 de abril el actor y director de cine Eugenio Derbez, mediante una carta que dio a conocer, en redes sociales, era portavoz de la denuncia que hacían los médicos de la clínica 20 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de la Ciudad de Tijuana, en la que denunciaban que les hacían falta todos los insumos para para que los doctores puedan atender a los pacientes infectados de COVID-19. también denunciaba que los directivos de la mencionada clínica estaban, en este momento  infectados y que los pisos de hospital estaban llenos de pacientes infectados y de cadáveres, y que esto los tenia rebasaos a más de 100% a ellos y a otras clínicas dos clínicas más en Tijuana.

Después las redes de bots, que se presume son estrategia de la 4T, y del propio gobierno de AMLO, arremetieron a desacreditar al actor Derbez con todo lo que pudieron en las redes sociales, fue hasta que el propio Gobernador Bonilla del Estado de Baja California Norte confirmo en rueda de prensa que lo dicho por Eugenio Derbez en el video era verdad.

En lo que llamamos los días del Triduo Pascual de la Semana Santa, un noticiero de un canal de TV local,  que hacia un reportaje pudo observar que una gran cantidad de personas de la Ciudad de México (CDMX), de una manera irresponsable habían hecho caso omiso al llamado a las indicaciones dadas por la AUTORIDAD. Según las imágenes de la TV se pudo observar que la gente, entre ellos hombres y mujeres con niños, incluso adultos mayores.

Habían salido de su casa como si fuera un día cualquiera sin llevar la protección adecuada para protegerse del coronavirus COVID-19 y tampoco  guardaban la sana distancia indicada para evitar algún contagio entre personas cuando fueron a comprar la comida propia de la Semana Santa, en la Calzada de la Viga, considerado el mercado más grande de la Ciudad de México (CDMX) para la venta de pescados y comida propia de estas fechas.

Hemos sido educados para el desorden, el vale madrismo, para no respetar la AUTORIDAD, para pitorrearnos de ella, para no hacer caso de recomendaciones lógicas, sensatas, e incluso elementales. El respeto a la AUTORIDAD es un reconocer nuestras limitaciones, saber que no somos los primeros, porque debemos obedecer las reglas que se imponen y en este caso la Jerarquía que Pedro había adquirido por la Voluntad de Dios. Él fue el que escogió a Pedro cómo cabeza de la Santa Madre Iglesia Católica Universal, en el Momento en el que El Señor le dice a Pedro: » Tu Eres Pedro y sobre esta Piedra edificaré mi IGLESIA Y  las puertas del Infierno no prevalecerán contra Ella». Y  es: PALABRA ETERNA DE DIOS. Y por tanto queda establecido que Pedro Es El Primer Papá en sucesión ininterrumpida hasta Benedicto XVI.

Más de dos mil años. Por tanto es de comprender que el discípulo joven se detiene a la entrada del sepulcro del Señor respetando la AUTORIDAD de San Pedro porque tenía toda la autoridad y el gobierno de la IGLESIA y a la jerarquía y al poder concedido en autoridad por Dios quien es que la delega hay que respetar. Y se tiene que hacer obedecer todo el que tiene un cargó, fue concedido por El Señor y a esa persona hay que respetar aunque no. Nos  parezca que sea así, de pronto  mucha más gente preparada y con mejores aptitudes pero El Señor  elige y hay que respetar Su decisión.

En este precioso domingo demos Gracias a la Santísima Trinidad por El Don de la vida que nos permite disfrutar en este Precioso Domingo de Resurrección como Prueba que Enaltece la Grandiosa Presencia de Dios en Toda la Creación. Dios que nos permite vivir en el día de Hoy que sea El que  nos colme de bendiciones  Junto con la Bendición de la Santísima Virgen María y que todos Unidos a una sola voz, La Iglesia Católica Universal Triunfante la iglesia Purgante y Nosotros la Iglesia Militante con todos nuestros Ángeles de la guarda a la Cabeza San MIGUEL Arcángel » ¿QUIEN CÓMO  DIOS?  Nadie como DIOS San RAFAEL Y San GABRIEL  PODAMOS NOSOTROS CON todos los ANGELES DE NUESTRA GUARDA con las SANTAS MISAS CELEBRADAS.

El día de hoy desterrar del mundo el virus que quieren matar nuestros cuerpos y hacer que nuestras almas se condenen sin Confesión. Que SI  podemos Cumpliendo las cinco  Reglas de la confesión  confesarnos con un dolor perfecto, perfecta contrición y propósito firme de no volver a ofender a DIOS. Que El Señor en este día nos guíe Con Su Divina Voluntad por el camino de la Santificación. La Pascua es el Amor real de Dios y no es un premio. El amor de Dios es un regalo. El perdón y el morir de Cristo es un acto de amor, por lo tanto, el perdón es también, un obsequio del amor de Dios.

Domingo de Resurrección. Evangelio según san Juan 20, 1-9:

El primer día de la semana, María la Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y fue donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo: “Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto”. Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro.

Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; e, inclinándose, vio los lienzos tendidos; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio los lienzos tendidos y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no con los lienzos, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura, que él había de resucitar de entre los muertos.  Palabra del Señor.

¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza! ha anunciado el Papa Francisco en su tradicional mensaje de Pascua. Este año, desde el interior de la Basílica Vaticana, en lugar del balcón de las bendiciones, donde se hace tradicionalmente el Domingo de Resurrección. El Santo Padre ha pronosticado otro contagio provocado por la Resurrección de Cristo. El contagio de la esperanza, que se transmite de corazón a corazón, porque todo corazón humano espera esta Buena Noticia.

El Resucitado no es otro que el Crucificado, ha advertido. Lleva en su cuerpo glorioso las llagas indelebles, heridas que se convierten en lumbreras de esperanza. A Él dirigimos nuestra mirada para que sane las heridas de la humanidad desolada. En la mañana de Pascua, el Papa ha recalcado que las palabras que realmente queremos escuchar en este tiempo no son indiferencia, egoísmo, división y olvido. ¡Queremos suprimirlas para siempre!

Así, ha descrito que este no es el tiempo de la indiferencia, porque el mundo entero está sufriendo y tiene que estar unido para afrontar la pandemia,  al igual que no es este el tiempo del egoísmo, porque el desafío que enfrentamos nos une a todos y no hace acepción de personas.

Asimismo, ha asegurado que el tiempo de Pascua no es no es tiempo de la división. Que Cristo, nuestra paz, ilumine a quienes tienen responsabilidades en los conflictos, para que tengan la valentía de adherir al llamamiento por un alto al fuego global e inmediato en todos los rincones del mundo,  y es tiempo del olvido, que la crisis que estamos afrontando no nos haga dejar de lado a tantas otras situaciones de emergencia que llevan consigo el sufrimiento de muchas personas, ha deseado.

De manera especial, Francisco ha recordado a los que han sido afectados directamente por el coronavirus, los enfermos, los que han fallecido y las familias que lloran por la muerte de sus seres queridos, y que en algunos casos ni siquiera han podido darles el último adiós, ha comentado, y ha deseado que el Señor de la vida acoja consigo en su reino a los difuntos, y dé consuelo y esperanza a quienes aún están atravesando la prueba, especialmente a los ancianos y a las personas que están solas.

Llamado a la esperanza en nuestra realidad actual. La Familia como la sociedad está formada por seres humanos, y es característica  del ser humano tener esperanza, pensar en el mañana, es en los momentos de crisis cuando  más invoca con esperanza. Constatemos que en nuestros tiempos parece haber desaparecido la esperanza, a veces por no ver otras salidas, otras veces por poner la esperanza en el poder y la posesión, otras por la falta de recursos, produciendo en muchos casos, el desaliento, la desesperanza, y la falta de valores éticos y espirituales.

La falta de solidaridad y sobretodo vivir en una antropología sin Dios y sin Cristo y su mensaje. Los cristianos ser sus testigos.

La situación de la familia. El modelo de familia actual condicionado por los cambios antropológicos y culturales. Un mundo en decadencia que no promueve el amor y la entrega. No podemos anclarnos en el pasado, pero por desgracia la persona en la actualidad está menos apoyada en su entorno familiar y social. El individualismo existente, genera agresividad, libertad  mal utilizada, intolerancia, falta  de objetivos claros y disciplina, vínculos débiles y ritmos social diferente; que conllevan a considerar la familia como lugar de paso, en el que sólo se reclamen los derechos y los deberes.

Añadamos el hecho de padres alejados de sus hijos, por las exigencias laborales, trabajo digno, tiempo de desplazamientos, seguridad social. Problemas conyugales, familias desintegradas. Familias  monoparentales, hijos fuera del matrimonio, violencia de género, las parejas de homosexuales. La explotación sexual  y abusos dentro de la propia familia. Hijos alejados de los padres por la influencia de la sociedad y la no comunión con los valores de los padres. Falta de dialogo, de apoyo emocional, incapacidad para resolver problemas, falta de amor y respeto.

El divorcio es uno de los problemas que atenta contra la integridad de las familias modernas, con una doble problemática: La realidad social, que ocasiona la mayoría de las veces daños a los diferentes miembros, a las familias y a la sociedad en general; y necesidad legislativa, para responder  a sus necesidades. La falta de trabajo o trabajos mal remunerados y la falta vivienda profundizan todo lo anteriormente mencionado y conlleva en ocasiones a utilizar a los hijos para explotarlos a nivel laboral, en la prostitución, venta de órganos o droga, niños de la calle etc.

La incorporación de la mujer al trabajo y la nueva forma de vida de la familia y de los miembros que la componen, la idea que éstos tienen de libertad, felicidad e independencia y las aspiraciones de la pareja en orden a su bienestar y a su realización social; elementos que sitúan el valor del matrimonio y de la familia en dependencia de otros valores individuales y personales, en detrimento de los comunes, originando la cultura de lo provisional, no para siempre, y de buscar relaciones para remediar la soledad, suelen  originar crisis mal enfrentadas y fracasos.

Los jóvenes privados de la oportunidad del futuro, la impotencia frente a la realidad social y la dependencia de los padres se sitúan en un estado de ausencia y desinterés. MEDITEMOS EN ESTO.

 

Monterrey, Nuevo León

Abril 14, 2020

ENTRE GRIEGOS Y TROYANOS

Mtro. QFB. Fernando De la Fuente García

E-Mail: ferdelafuenteg@gmail.com

Facebook: Fernando DelaFuente García

Twitter: @FerranFercho

WhatsApp: 4444-16-9864

SEMANA DE PASCUA Y CORONAVIRUS COVID-19

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.