¿Pensamos en los demás? Es mentira

Luego presumimos que pensamos en los demás, pensando que comprendemos por lo que pasan pero, es mentira. Nadie siente lo que los demás hasta que lo experimenta.

La vida cotidiana, muy seguido nos hace presa de nuestras actividades y nos encasilla en el impulso del deber ser y cumplir con lo que nos conviene a costa de lo que sea. Al despertar ni siquiera pensamos en el oxígeno que respiramos, simplemente, en la autonomía del ser humano, maravillosa por cierto, tomamos el vital elemento para nuestra vida pero, no reparamos en que ahí está, hasta que nos hace falta.

La vida gregaria y la separación social, ha generado una serie de problemas del conjunto en el que se nos permite desarrollarnos pero, parece que eso no le importa a las mayoría de las personas. Podría suceder casi cualquier cosa y, la consternación de lo propio está por encima de todo y todos.

El jueves pasado, en un ejercicio sin precedente, cuando menos no lo recuerdo, en que la autoridad municipal, haya convocado a personas con alguna discapacidad, pero aún más, queriendo vivir los obstáculos, que en una ciudad como la nuestra se presumía, incluyente. No lo es. Hay sufrimiento, casi invisible, para quienes, tratando de desplazarse por nuestras calles, no tienen la facilidad de moverse, de ver bien o, no ver nada, para gente de talla pequeña, igualmente para quienes en edad adulta, se les dificulta caminar.

Sentados en sillas de ruedas, algunos miembros del Cabildo, guiados por personas con alguna discapacidad, iniciaron un crucero de la Plaza de Fundadores a la explanada del Teatro de La Paz. La experiencia fue adversa. No solo por no saber a lo que se enfrentan quienes con discapacidad se desplazan por las calles, también para quienes teniendo discapacidad, tiene que vencer una serie de obstáculos que a los demás nos parecen inexistentes. Rampas con inclinaciones inadecuadas, pero igualmente, inexistentes en el extremo propuesto, postes en medio de una banqueta, sin dejar espacio para que pase una silla de ruedas. Vamos no hay condiciones.

La convocatoria, en la sensibilidad de una mujer interesada por este tema y, otros más que duelen a quienes los padecen, fue de la Maestra Estela Arriaga, Presidenta del DIF Municipal, quien junto al Alcalde Enrique Galindo, a bordo de una silla de ruedas, hicieron el crucero sufriendo la ciudad que se presumía incluyente. El mensaje de ellos, por demás emotivo, sensibilizando a quienes tenemos la fortuna de no estar impedidos, es para, de esta Ciudad Capital, hacerla entre todos, verdaderamente incluyente.

Empatía con las personas impedidas, fue el mensaje de la regidora Martha Orta, quien igualmente usando una silla de ruedas, pero también empujándola, llamó a realmente sumar los esfuerzos de la ciudadanía y retomar la corresponsabilidad ciudadana, para hacer de esta ciudad, una de calidad mundial en la inclusión.

Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido, reza el proverbio popular. Pensar en los demás, asegura el éxito gregario, el del conjunto social.

@jaimechalita

JAIME CHALITA ZARUR / Espacio de Reflexión / San Luis Potosí, S.L.P. / Junio 13 de 2022.