Nos gana la codicia

A lo que nos referimos con el termino de la mayor trascendencia para la convivencia gregaria y, conocido como Sociedad, del latín societas, nos remite a un concepto de variadas interpretaciones que se expresa en agrupaciones de individuos que conviven en determinada demarcación de algún lugar de cualquier país en el Mundo.
La figura humana desde luego, a la que nos referimos es aquella que, implica ciertos grados de comunicación y cooperación, que cuando se produce la persistencia y tras muchos siglos de transmisión generacional de conocimientos y comportamientos, puede calificarse como la cultura de cada grupo gregario que coexiste.
La población mundial, ha crecido mucho, más de siete mil millones de habitantes en el Planeta Tierra, empieza a a ser insostenible. La viabilidad de nuestras vidas en el gozo del Planeta Tierra, la hemos puesto en riesgo innecesario pero que, ya sucedió y muy pocas personas han tomado conciencia del impacto negativo que hemos generado en el mundo.
La conciencia social está tan deprimida que casi es ausente en nuestras vidas, para dar paso a un creciente enfrentamiento estéril para cualquier resultado positivo y que sirva para aliviar las quejas de la sociedad, las mismas que pareciera no se desean componer.
Hay una corresponsabilidad de nosotros en la sociedad que no hemos querido tomar y marcar el destino de las personas para que alcancemos una ruta de mejores formas de vida aún cuando las exigimos, pero solo lo platicamos, de verdad, cuando se trata de intereses personales, no importa lo que sea con tal de sacar ventaja dejando de lado lo que se predica como valores y principios de lealtad social.
El día 13 de octubre asistí al arranque de obras de mejoras en la Avenida Arenal y Acceso Norte. Hubo intervenciones en la oratoria de la Presidenta de Soledad De Graciano Sanchez, del Presidente de la Capital Potosina y desde luego del Gobernador del Estado, todos remarcando el que se terminara con la división que históricamente había en los dos municipios para dar paso a una nueva historia de los potosinos.
Loable el llamado, incuestionable en la solicitud, deseable en su aplicación. La respuesta está en las personas que habitamos en las dos ciudades, para que verdaderamente exista materialidad al llamado de los líderes políticos que conducen nuestros destinos sociales.
Nos han llamado a la unidad de trabajo y cooperación, a la unidad de convivencia y provocar ambiente de paz y crecimiento. Lo han hecho ellos. Quizás deberíamos haberlo hecho hace muchos años por el bien de nosotros mismos, pero no lo quisimos pues somos los ciudadanos los que deberíamos marcar nuestro destino, no lo hemos querido, nos gana la codicia.
@jaimechalita