La ausencia de la verdad

«Y es que en este mundo traidor no hay verdad ni mentira: todo es según el cristal con que se mira»: Ramón de Campoamor
Apelar a la cultura de la verdad, es una utopía: cada quien tiene la suya y la que más es conveniente.
No solo México como país, también los del resto del mundo, social y políticamente se mueven entre las verdades y las mentiras. Cada quien tiene su verdad y califica de mentira, desde la especulación, lo que le sea conveniente; hasta la objetividad más clara, se sujeta a diferentes ángulos de vista y todo, absolutamente todo es discutible, para llegar al objetivo deseado. El engaño, siempre será posible; torcer los hechos, también es una alternativa para muchos.
En términos domésticos, vamos, familiares, cada quien tiene sus problemas, pero, en términos sociales, en donde se involucran varias personas que comparten un espacio físico y de la misma forma interactúan, las cosas se van complicando cada vez más cuando la claridad no arriba a las relaciones de personas, y se van afectando la calidad de vida de los pobladores de una región o, de un país.
Aún más, en la ausencia de la verdad, o, lo más cercano a ella, se provoca que, los problemas crecen cuando los temas aparte de ser sociales, se tornan en económicos, vamos, donde tiene que ver la necesidad de dinero y, su incremento o, su decrecimiento, en ambos sentidos existen problemas. El colmo es, cuando todo esta problemática pasa en un país. De tal manera, como comento, en todo el planeta Tierra sucede. Pero entonces las afectaciones ya mayúsculas, ponen en riesgo factores mas delicados como la vida misma.
Los diferentes intereses de dominio de los seres humanos, no amainan, por el contrario, aumentan y se desbordan en la desmedida ambición del dominio de lo que se tenga a la vista.
Con el pretexto de un nacionalismo trasnochado y, una soberanía ya, casi inexistente, debido a la globalización mundial, la misma que ha creado una sociedad comunicada, informada y trasnacional, convirtiéndonos en seres humanos del mundo, los líderes que defienden esas banderas, muestran sus mezquindades, sin importar más haya de sus personales ambiciones.
La invasión de Ucrania, China queriendo imponer hegemonía comercial y advirtiendo a Estados Unidos para que no juegue con fuego y Rusia haciendo causa común. La expectativa es muy complicada y, desde luego, Mexico no se queda atrás con el tema discutible del TEMEC referente a la energía.
Algunos ejemplos, como los anteriores, de cómo las discusiones se centran en personas que dirigen naciones, en donde viven seres humanos en cuantía y calidad, muy superior en número pero que, no somos tomados en cuenta. Nos hechas a pelear, aún sin conocernos, defendiendo causas que se dan en intereses particulares, haciéndolos públicos.
La humanidad mundial tendrá un reto más que afrontar y, muy seguramente habrá sufrimiento, pasado por el espectro de la guerra y muerte, Pero igualmente por la pobreza acentuada.
@ jaimechalita
JAIME CHALITA ZARUR / Espacio de Reflexión / San Luis Potosí, S.L.P. / Julio 30 de 2022.