¿Justicia social o justicia chiquita?

El pasado 20 de Febrero se celebró el “Día Mundial de la Justicia Social”. ¿Usted celebró algo? ¿Supo de algún evento cercano, en la ciudad, en Soledad o en el Estado? ¿Qué tan lejos estamos de una genuina celebración en tal tema? ¿Qué es la Justicia Social? ¿Qué debemos entender?
El significado se refiere a una repartición equitativa de los bienes sociales.

Se supone que en una sociedad con Justicia Social los Derechos Humanos, en su más amplio sentido y en todas las gamas (derechos elementales como la vida La libertad, la integridad; los derechos políticos, sociales y culturales de los que ya hemos hablado en alguna ocasión, son respetados y las clases sociales más desfavorecidas cuentan con oportunidades reales de desarrollo.

Muchos pueden suponer y es legítimo, que el concepto deviene de la Justicia Distributiva que pregonara Aristóteles, por la que todas las personas pudieran disfrutar y acceder a una serie de bienes imprescindibles como la Educación y la Alimentación.

El concepto se origina en una obra sobre Derecho Natural del Italiano Luigi Taparelli’d Azeglio, desde el año de 1843. E 26 de noviembre de 2007 la Asamblea General de Naciones Unidas en su resolutivo A/RES/62/10 proclamó el 20 de febrero como el “Día Mundial de la Justicia Social”. El lema para este 2020 es “Cerrar la brecha de desigualdades para lograr la justicia social”. Juan Somavia Ex Director General de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el año 2012 dijo que: «El mundo tiene varias opciones. Podemos seguir aplicando las políticas que provocaron la crisis y esperar por lo menos 88 años para erradicar la pobreza extrema al ritmo en el que lo estamos haciendo en la actualidad. O bien podemos empezar a idear y llevar a la práctica una visión de la sociedad y del crecimiento basada en la
dignidad de los seres humanos que sea capaz de lograr eficiencia económica, sostenibilidad y trabajo decente para todos en una nueva era de justicia social».

Actualmente vivimos en un mundo donde la tecnología ha obtenido gran importancia y hasta necesidad para el desarrollo cotidiano de cualquier ser humano, pero también con el uso de la tecnología estamos alterando drásticamente nuestro sistema natural de supervivencia, es decir la naturaleza; por lo que si queremos mejorar el bienestar humano y la equidad social es urgente reducir los riesgos ambientales y la escases ecológica. Para lograr este avance necesitamos una economía que respete y busque no solo el crecimiento del consumo material sino que también reconozca como objetivo final el bienestar humano real y sostenible.

Dentro de los objetivos de esta celebración está la de apoyar en la tarea de la sociedad internacional encaminada a erradicar la pobreza y promover el empleo pleno y decente, la igual entre los sexos y el acceso al bienestar social y la justicia social para todos; la misión de las Naciones Unidas en este tema es buscar la promoción del desarrollo y la dignidad humana a la vez de la justicia social universal.

En México con la promulgación de la Constitución Política de los Estado Unidos Mexicanos en 1917 quedaron establecidos temas que abarcan la justicia social como: 1. La educación como derecho colectivo y que en el artículo tercero quedo señalado que “todo individuo tiene derecho a recibir educción…”; 2. Acceso a los derechos de la ciudadanía instituidos en el artículo 35 donde están descritos derechos como “votar y ser votados, asociación libre, ejercer en toda clase de negocios el derecho de petición, ser nombrado para cualquier empleo público, iniciar leyes y votar en consultas populares…” ; y 3. El fomento a la justicia laboral está determinado en el capítulo “Del Trabajo y de la Previsión Social señalado en el Artículo 123. Toda persona tiene derecho al trabajo digno y socialmente útil; al efecto, se promoverán la creación de empleos y la organización social de trabajo, conforme a la ley”.

Además, con la suscripción de Tratados Internacionales, se han ido incorporando y consolidando diferentes derechos y principios para su accesibilidad y disfrute. Pero eso es en cuanto a la obligación y compromiso del Estado Mexicano, solamente. Sin embargo falta el compromiso de todos, sociedad y Gobiernos y Partidos Políticos, para hacer crecer una mínima, pequeña, breve y escasa Justicia Social.

Comenzando por la Justicia a secas, el combate a la impunidad y una verdadera seguridad; así como un modelo económico más humano; combatir el abuso bancario, la usura, la desatención a la niñez y a la vejez. Contribuimos todos en la promoción de la justicia social cuando aminoramos barreras entre las personas por su sexo, género, religión edad o discapacidad. No queremos justicia chiquita. Urge Justicia Social y no Socialita.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.