EN SEIS MESES MÁS, LA ERA FERNANDO TORANZO FERNÁNDEZ TOCARÁ A RÉQUIEM

otras vocesPor Adriana Ochoa/ La Cábala/ Pulso/ San Luis Potosí, S.L.P.
Le faltan 20 meses y unos días para concluir el periodo constitucional para el que fue elegido, pero el poder en política es básicamente expectativa y una vez pasado el primer semestre de 2014, Toranzo ya no representará mucho por esperar.
Después de dejar pasar cinco armadoras de autos con toda suerte de alegatos, el gobernador potosino va por una a Alemania. A buena hora despereza el hombre y se mueve un poco. No sabemos si el viaje incidirá finalmente en las decisiones de BMW, pero si va es de esperar que sea por algo más proteico que un buen deseo. Que haya mucha suerte y las cosas le salgan bien.
Visto para atrás, la historia triste de este gobierno ha sido un dejar ir oportunidades mientras otras entidades han estado a las vivas. No perdimos un tren, perdimos todos los que han podido pasarnos de cerca. Es un gobierno con un extraño don de la transubstanciación: convierte en melodrama y motivo de amargura todo lo que en otros estados se ve con ojos más felices.
Toranzo va de salida, ya no puede esperar curvas de repunte espectacular y las virtudes que lo llevaron del cuasi anonimato a donde está se fueron desmontando una a una.
El PRI pudo recuperar la gubernatura con Toranzo porque la capital, entonces bastión del PAN, no votó como se esperaba por Alejandro Zapata, como tampoco lo hizo por el candidato panista a la alcaldía capitalina, Jacobo Payán Latuff. La caprichosa capital potosina, una plaza nada fácil en términos electorales, se enamoró del “buenismo” del candidato médico, en contraposición a la complicada corte que rodeó, y acabó por aislar, al candidato panista.
A las primeras y la capital que definió la gubernatura se lleva un chasco: Toranzo le ha prodigado un desafecto sin taxativas. No se invierte ni siquiera en mantener en condiciones decentes la infraestructura vial que administra el Estado. El Periférico es un asco y sólo porque las lluvias han obligado a destapar tramos de canal colapsado en el río Santiago, que si no, pasaría otro año sin mantenimiento. Nada, ni una propuesta de gestión federal para una obra urbana de impacto. Se argumenta que la ciudad no necesita nada, que “es de ricos” y un desperdicio “tirar” en ella el dinero de un estado pobre. Para el círculo de resentidos zalameros que lo festinan, esta es una ciudad de curros levíticos, logrones y “cuentachiles”.
Se la ha pasado llevando y trayendo la deuda estatal como principal razón para no emprender nada de una línea por encima de pagar nóminas cada vez más gordas. El Instituto Mexicano de la Competitividad publicó en su Índice de Información Presupuestal Estatal un comparativo en el que cifra en 3 mil 492 pesos la deuda estatal promedio per cápita de todo el país, es decir, lo que cada mexicano debería pagar para cubrir la deuda de la entidad federativa donde reside. En San Luis es de mil 580 pesos por habitante, menos de la mitad del promedio nacional. ¿Sexenio en tono de melodrama? Pues sí, sobre todo para justificar la incompetencia propia.
Otra virtud, el “buenismo” del médico se evaporó con su tendencia a amenazar por quítame estas pajas. Su “¿estás conmigo?” en tono no muy amigable se volvió referencia para todo aquel que intentó expresar alguna vez un desacuerdo. Peor ha estado zaherir en público o mandar retirar de su presencia a quienes no le gustan. O de plano hacerlo echar de Casa de Gobierno, como al director del Centro INAH, Juan Carlos Machinena, en la comida de Navidad con delegados, magistrados y jueces.
De su determinación por castigar la corrupción y el daño a la colectividad, puro ruido y ni una nuececita. Pirotecnia deslumbrante que su contralor vende como la neta del planeta y se cae al tercer día en los tribunales por mal armada, desproporcionada y hepática. Su Procuraduría anuncia de cuando en cuando montones de expedientes contra ex funcionarios municipales y no se ve a qué hora los hagan efectivos. Mejor Telmex ha traído asoleado en los tribunales al ex tesorero del Ayuntamiento que presidió Victoria Labastida.
De un “hombre bueno” no se da pensar que sea sectario. Pues el médico nos salió cabeza de una cerrada cofradía de secretarias, choferes, vendedores de maledicencia y diputados de bravata lépera como única gracia. Desconfía de otros.
La proyectada austeridad de campaña se desplomó con la pesada resistencia a transparentar gastos de Casa de Gobierno, de bonos y compensaciones, de vehículos blindados y del avión oficial que el médico usa para irse de pesca en fines de semana porque, dijo, trabaja mucho y merece descanso. Nadie en su sano juicio considera “austero” engordar las nóminas a ritmo de dos burócratas por día, según los censos nacionales de Gobierno 2011, 2012 y 2013.
No hay quién hasta ahora le atribuya un atisbo de ese emprendedurismo nocivo de muchos gobernantes, señores que hacen negocio con, desde o por el cargo. Pero tiene Toranzo propensión a esconder cosas que no le convienen, y en eso le ayuda la inútil y recién descalificada Comisión Estatal de Garantía de Acceso a la Información Pública.
Basta que el gobierno torancista declare “reservado” un asunto, para que no se pueda conocer. Y si se recurre, la CEGAIP, la más opaca de las comisiones de transparencia a nivel nacional –merecido récord-, le obsequiará la razón. A los comisionados no les pasa por la cabeza que su deber es transparentar para los ciudadanos, no recitar enredados legalismos para darle la razón al Gobierno. Su tarea es esencialmente para los ciudadanos, pero todo lo judicializan en forma execrable. Actúan como litigantes de tiendas en abonos chiquitos y casas de préstamo; como abogados chicaneros, nunca como ciudadanos puestos a defender el derecho de otros ciudadanos a saber. Alcahuete de la opacidad, CEGAIP es una porquería de institución. Ni volviéndola a batir.
No se puede saber cómo diablos le hizo el gobierno torancista para cantar ganancias sin cuento del invernadero de Santa Rita unos años, y en este salir con que no va entrar un céntimo. Tampoco sabremos en qué va la deuda de Invies con constructores y desarrolladores a quienes este gobierno les ofreció en un nuevo contrato su pago completo a más tardar en noviembre de 2011; aquello se enredó e Invies sale con el “asunto reservado” si se le solicita información concreta. ¿Y a honras de qué tanto trapo gubernamental a oscuras? Ahí está la prontita CEGAIP para convalidar.
Lo último que le faltaba desmontar a Toranzo era su buena fama profesional de médico, bajo asedio desde hace algunos meses sin que sus “cabezas de huevo” lo adviertan, tal vez ni él mismo. ¿O cómo cree que acaba un médico-gobernador cuya administración en materia de salud acumula casi tantas recomendaciones como las policías por violaciones a derechos fundamentales? La CEDH hace su trabajo, el que no parece hacerlo es su secretario de Salud.
De remate, una temporada invernal griposa en la que el estado destaca en número de casos pero su titular de Salud desaparece “por vacaciones”. No hubo a tiempo autoridad sanitaria que explicara a la población y precisara las dimensiones del problema. Y un supuesto comunicado digital “de madres” de un colegio en el poniente desata en este caldo sin igual un llamado a que nadie salga a la calle porque este gobierno, encabezado por un profesional de la salud, esconde un montón de muertos de una influenza desconocida y fulminante en los archiveros de los hospitales. Exagerado, desde luego, pero no inocente.
Gobierno en tono agónico. Si antes era sólo perceptible para enterados, ahora es casi masticable.
ROLLOS SUELTOS
EN OBRA NEGRA. De muestra se quedó la construcción proyectada para la gerencia de la Comisión Nacional Forestal en el interior del parque Tangamanga I. Según la Unidad de Asuntos Jurídicos de Semarnat-Conafor, los trabajos se suspendieron en el 41.5% de avance, un edificio tipo chalet en dos plantas con mil 403 metros cuadrados de superficie total.
SIN PERMISO. La construcción fue suspendida porque no tenía ninguna autorización para hacer un espacio burocrático en el parque, legalmente destinado sólo a fines recreativos. Para el chaletito se presupuestaron 5 millones 724 mil pesos 324. Con el parón en seco, los que más perdieron quizá sean el constructor y el arrendador de andamios que no ha podido rescatar sus materiales del sitio.
CAMBALACHE. Mucho tiempo quedó atorada la situación del edificio hasta que por ahí se empezó a mover el proyecto de dejar el espacio a medio construir en el parque para un proyecto de acuerdo con la finalidad legal del Tangamanga Uno, que es recreativo y cultural, algo así como un museo o espacio de exposiciones.
CONTRAPRESTACIÓN. El gobierno federal recibiría a cambio un predio para hacer una especie de “ciudad ecológica” o sede de tres dependencias federales relacionadas con el medio ambiente: Conagua, Semarnat y la Conafor.
OTRO ATORADO. Otra obra atorada, para lamento justificado de los comerciantes de la zona afectada, es la “rehabilitación”, remodelación o recableada de la calle de Arista, en el Centro, se supone que como parte de los compromisos del presidente Peña con San Luis. Las zanjas llevan meses abiertas.
PRETEXTOS. Todas, todas sus explicaciones sólo apuntan a que en Arista hicieron lo que siempre hacen cuando “rehabilitan” una calle: primero rompen el pavimento, excavan zanjas y luego se detienen por meses porque se acordaron que deben seguir un proyecto.
CANDONGOS. En el caso del proyecto del Centro, parece que INAH, a quien le aseguraron que había doce proyectos de diferentes sectores para el rescate. Cuando se les pidió el paquete para valorar las propuestas, entregaron sólo una, la de Arista, el resto estaba en proceso de elaboración. Por eso empezaron por Arista.
MUY OCUPADO. Andará en Puerto Vallarta esta semana el senador Teófilo Torres Corzo como cabeza de la representación mexicana en el Foro Parlamentario Asia Pacífico, que suma legisladores de 27 países. Le toca a México la sede este año y asistirá el presidente Peña.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.