El plan “A” de Armenta

En política no existen casualidades sino causalidades. Así iniciamos un nuevo año, analizando los invitados y los ausentes en las reuniones de los actores políticos que se encuentran en franca campaña desde hace ya varios meses.

Recordemos que desde el senado tenemos dos actores muy inquietos: Ricardo Monreal y Alejandro Armenta. Ambos se encuentran en campaña abierta; uno a nivel nacional y el segundo con miras a ser candidato al gobierno de Puebla pero, ¿Por qué partido?

Vayamos al 2019, aproximadamente al mes de abril, cuando se dio una reunión entre ambos actores con el hoy gobernador Luis Miguel Barbosa, quienes luego de haber tenido algunos momentos de desacuerdo, ese encuentro se caracterizó por estar en favor de la “unidad de Morena” y que desde su propia cuenta de tuiter el mandatario destacó “el día de ayer por la noche, me reuní con los senadores @RicardoMonrealA y @armentaconmigo, y si duda tuvimos un diálogo fructífero sobre diversos temas de la campaña por la gubernatura en el Estado de Puebla. El papel del Senador Monreal fue importante” (sic).

De esta reunión se pudieran desprender varias conjeturas; pese a que se dijo que el final de este encuentro fue ríspido, pudimos ver que cuando menos algunas posiciones fueron respetadas para el senador, entre ellas la titularidad del Inpode y varios espacios a buen nivel dentro en la Secretaría de Bienestar, del Migrante, Economía entre otras más. Lo más importante fue el “libre tránsito” en el estado para que Armenta pudiera seguir impulsando su proyecto rumbo al 2024.

En ese momento, ninguno de los dos senadores, tuvieron el deseo de ver otra opción que no fuera el proyecto de AMLO vía Morena. Por lo menos simularon que apoyarían en Puebla a Morena, pero, en realidad no fue así, por un lado el supuesto apoyo a Claudia Rivera, pero Armenta ni las manos metió y en lo oscurito logró las primeras posiciones en la estructura del partido rosa “Fuerza por México” así como varias candidaturas al interior del estado. Los armentistas ocuparon las primeras posiciones en el organigrama estatal. Recordemos que los oportunos audios filtrados donde expresó Armenta a Rafa Moreno Valle (el bueno) que él era su candidato retumbaron en la arena política y se fortaleció esa alianza vía la secretaria de organización del mismo partido rosa, donde su fiel coordinador y amigo de Acatizingo el exdiputado Javier Aquino Limón operó y fortaleció la estructura de Armenta sin que nadie objetara algo.

La red de Armenta también se tendió en Morena, pues sus fieles seguidores ocupan un buen número de las secretarias estatales en el partido morenista. Esto le ha permitido que con sueldo otorgado por Morena, los vehículos y un membrete puedan moverse en territorio poblano fortaleciendo la estructura. Al final del día, nadie sabe para quién trabaja.

El tiempo transcurrió, el escenario dio un vuelco y la derrota de Claudia, fue la derrota de ella, pero según de nadie más…

Hoy día, el escenario ha cambiado, el pasado mes de junio ya sin la presencia de Ricardo Monreal (pues al final del día ya lo había encaminado) sostuvieron una nueva reunión el senador Armenta y el gobernador Barbosa, y bajo la idea de “un café amistoso, y una plática de las experiencias políticas que se viven, fue una reunión agradable” afirmó el gobernador. Pero sin duda alguna, se reunieron haciendo uso de su investidura, su cargo. ¡Por supuesto que fue agradable! Pues a partir de ese momento vimos un nuevo acercamiento y la puerta abierta desde el ejecutivo para que Ricardo Monreal viniera a Puebla. El pretexto idóneo fue la presentación de su libro “Las grandes reformas para el cambio de régimen”, organizado por y desde el ejecutivo en el Centro Mexicano Libanés.

Una vez más el libre tránsito para los monrealistas en Puebla se fortalecía. El gobernador, marcó la pauta. Aun cuando Monreal no aparezca en la lista de aspirantes rumbo al 2024 para AMLO, el senador sigue haciendo su labor, al punto de tener a nivel nacional varios bastiones como los armentistas. Monreal es considerado un morenista antisistema y bajo este tinte debemos entender el cómo se guía, se mueve y se alía.

La llegada de Monreal y Armenta en sus diferentes escenarios sin duda alguna podría abrir la brecha para la posible ruptura que se diera al interior de Morena. ¿Acaso los morenistas estarán conscientes de este escenario? Les han dado más de una estafeta y los siguen manteniendo con muchas pero muchas consideraciones. Ni Monreal y por consiguiente ni Armenta son afines al proyecto de Gobierno de Andrés Manuel. Trabajan rápidamente con un plan “A”. Fortalecen su estructura con miras al rumbo 2024 pero no por Morena, sino por Movimiento Ciudadano.
Al tiempo.

@mayrusmayrus7