El crecimiento mundial

El crecimiento de la población mundial y su relativa organización, ha hecho que las relaciones humanas sean muy complejas y, cuando la competencia entre quienes habitamos el Planeta, por tener, no solo lo necesario, sino también, más de ello, sin tener en cuanta a los demás, los enconos se dan y nos lastiman.

El ordenamiento de más de siete mil millones de personas, lo cual es debido, ha obligado a generar modos de representaciones sociales, desde la junta de mejoras de las colonias, hasta naciones que existen. Los modos de representación, casi siempre son “democráticas”

La semana pasada, los presidentes de Canadá, Estados Unidos y, México, se reunieron para tratar temas de salud, emigrantes y, economía principalmente. Los acuerdos y pláticas privadas, desde luego que tendrán influencia en nuestras vidas, quizás sin enterarnos.

Tres hombres reunidos en un solo llegar arreglando la problemática que vivimos quienes habitamos estos tres países. Independientemente del éxito o, fracaso de este encuentro, el destino de millones de personas, queda en las manos de los acuerdos de ellos.

Cierto es que, la vida pública tendría que pasar por el tamiz de los congresos de cada país, desde luego sabiendo que quienes nos representan, igualmente tienen sus acuerdos y provecho de ellos.

Qué pasara con el tema de alta problemática con los migrantes, el de las vacunas con una pandemia que no cede y, qué tal, el bloque de economía que se configura a través del tratado de libre comercio, directamente para competir contra China. Tres personas decidiendo el destino de muchas más.

La construcción de una sociedad diferente a la que tenemos, es imprescindible, vital, para la sostenibilidad de nuestras propias vidas. La diversidad, la pluralidad, las diferentes formas de ver y sentir la vida de las personas, obliga a la inclusión, pero igualmente, al diálogo entre todos.

Escuchar es o, debería ser un deber de los gobernantes, no solo a sus aduladores, no solo a sus partidarios, a todos. La seguridad de que eso suceda, por ahora es muy remota, pero con la construcción de corrientes sociales, buscando los equilibrios de intereses y organizados, utilizando las herramientas de ciencia y tecnología, hoy abandonadas en nuestro País, no sin algún interés obscuro, seguramente tendríamos una mejor forma de vida, por cierto reclamada desde los lugares de reunión pero, no aplicadas en el cambio unipersonal.

@jaimechalita