Donde el Embudo es Ley

Por Adriana Ochoa/ La Cábala/ San Luis Potosí, S.L.P.
Con tal que “pase” la tenencia, Gobierno ofrece exentar a los propietarios de autos con precio inferior a 200 mil pesos, un mínimo de modelos en el mercado, para seguir exprimiendo a la misma clase media cautiva de siempre. Además, ofrece extender la “austeridad” de papel a otros poderes. A ver quién les cree.
De 39 marcas de autos que se comercializan en el país, sólo 9 manejan modelos por debajo de los 200 mil pesos de tope que el Gobierno del Estado propone para dejar exentos de tenencia, como la gran concesión al anunciado rechazo de dieciséis diputados a este impuesto.
De la lista de 301 modelos de autos y camionetas en el mercado mexicano, es posible marcar 28 que cuestan menos de los 200 mil. Y de esos 28 modelos, 17 en efecto ofrecen precios por debajo de 200 mil, pero se trata de las versiones notoriamente más austeras. Los precios varían de acuerdo con los elementos de seguridad pasiva y equipamiento que traiga la unidad y los hay que responden a una necesidad más que un “adorno”, como las bolsas de aire.
¿De dónde sacó el gobierno de Toranzo el parámetro de los 200 mil pesos de tope para exentar la tenencia? ¿Y de dónde sacan el criterio de considerar “rico” y fiscalmente exprimible a cualquiera que se compre un Aveo o un Ibiza en versiones por encima de la más austera. Suena a ocurrencia desesperada y tramposa para que le aprueben su aborrecido impuesto y la clase media, que siempre lleva las de perder como causante cautivo, le abone más a las arcas estatales porque “es de ricos”  y  sancionable pagar a plazos un vehículo compacto o mediano con precio superior a 200 mil, así sea una pick up para trabajo.
Argumentan que la mayoría resultará beneficiada con este tope, pero este país andaría en un Chevy, en un Matiz o cualquier otro subcompacto si esa fuera la realidad nacional. Basta salir a la calle para darse cuenta que no es así. Pero sacarán ese discurso con tufillo a resentimiento social para decidir quién merece ser catalogado como “rico” y por tanto merecedor de un impuesto que ya no debería existir.
Y luego al cuarto para las doce también se alcanzaron la puntada de aumentar la carga tributaria a las nóminas, con medio punto porcentual adicional a ver si así nadie protesta “porque al fin que nada más es medio puntito más”.
Conforme se discuta la propuesta de Ley de Ingresos habrán de salir más sorpresas, porque la tenencia no es todo. Como cada año, volverá la lloradera gubernamental de que se ve precisado a cobrar porque recauda muy poco y es un gobierno muy pobrecito, aunque la señora Federación le haya aumentado el gasto en 3 mil millones de pesos para 2014.
Como ya harta la misma cantaleta recaudatoria cada año sin que se haga un esfuerzo real por gastar menos, anuncia que ahora sí salarios topados a la burocracia sindicalizada y que extiende su modelo de “austeridad” para los otros poderes.
Su “austeridad” es pura propaganda, porque no se es “austero” cuando se tiene por justo y bien merecido agarrar el avión oficial cuanto fin de semana se apetezca ir de pesca a Manzanillo, o a cualquier otro destino de playa.
No estamos de austeridad cuando no hay un parámetro para medir qué porcentaje de cada peso dedicado al “combate a la pobreza” se convierte en obras y acciones concretas para los pobres y cuánto se va en la nómina de la burocracia empleada para realizar esos programas; cuánto fue la ganancia del proveedor o contratista de las obras y cuánto se lleva el tipo que recomienda o impone tal o cual constructora “o no te sueltan el recurso”, que los hay.
No se es “austero, austero” cuando la parentela trae vehículos oficiales para sí y para la nutrida escolta armada cuando corre por el Tangamanga I y va al Costco o a la farmacia “como cualquier hijo de vecino”, como si “cualquier hijo de vecino” en San Luis tuviera para pagarse todo ese aparato alrededor. ¿De veras creen que no es chocante ir a un supermercado con una numerosa guaruriza que bloquea los pasillos?
No es “austero” meter a la nómina a una dama que reside en el extranjero, desconoce la realidad del estado y no tiene el perfil para un cargo sólo porque se le debe un favor “de familia”. Tampoco se ahorra mucho incorporando a protegidas cuya habilidad más apreciada es la cartomancia. Les hace falta una buena tijereteada de personajes bastante medianitos pero  con sueldo de ejecutivos, desde directores que no arreglan un caldo salado, como el de la Comisión Estatal del Agua, a esposas de choferes incrustadas en puestos muy por encima de sus habilidades, sin olvidar a voceras sonsas y voceros obsoletos dedicados a la muy productiva tarea de llamar en tono imperativo a medios electrónicos para que cambien tal foto del mandatario porque se le ve “somnoliento”, desanimado o tristón (¿?).
Este gobernador no es inclinado a lujos evidentes en su entorno, pero su administración deja ir los pesos en muchos aspectos que ni siquiera se atreve a transparentar. Finanzas, la primera, con ese hacerse de la vista gorda o “perdón” extralegal que puede permitirse conceder a empresas en líos fiscales. Por ahí suena un río medio turbio.
¿Qué clase de “austeridad” suelta cheques a diestro y siniestro a muy diversos personajes, de líderes precaristas a gente de medios, bajo el vago concepto de “contingencias sociales y/o naturales”. Si nos atenemos a la lista de cobrables  de 4 mil a 5 mil 300 pesos emitidos por la Secretaría General este año, ¿le llovió mucho al líder de la CMAP o le nevó al ex líder antorchista Rommel Alanís? ¿Y qué diantres es una “contingencia social” para este gobierno?
Suena bien ponerle un tope salarial a la burocracia en el Presupuesto, pero no tanto que tras una larga sesión de “vencidas” con la lideresa del sindicato mayoritario del Gobierno, un buen día se arreglan y no sepamos cuánto nos va a costar en “prestaciones” y otras dádivas. De gratis, la señora y sus huestes no se iban a retirar tras largos meses de plantón y pleito en los tribunales.
¿Esta es la “austeridad” que exportará el Gobierno del Estado a los poderes Judicial y Legislativo para que gozosos aceptemos seguir pagando impuestos por circular?
Para cobrarles una tasa más de impuesto sobre nóminas, el Gobierno promete ahora sí un fondo para atraer inversión. Los impuestos no se recaudan para gastos específicos, y aún si se pudiera, es sabido que Gobierno le debe a Pensiones porque aplica el descuento a burócratas y maestros, pero usa ese dinero en otros compromisos. Acabará desviando  ese recurso prometido para atraer empresas en pagar a su obesa nómina y en gasto corriente.
Los impuestos eso son, “impuestos”, nos los imponen, cada vez para peor en este país. A fin que la clase media “aguanta” y quien tiene un sueldo decoroso sólo trabaja para sostener burócratas porque pagará entre 20 y 30% de ISR; más 16% de IVA de lo que consuma con lo que le resta; más 2% de telecomunicaciones si usa celular o tiene internet; más impuesto a las calorías de refrescos y pastelitos y más lo que tengan a bien inventarse. Échenle números: la mitad del ingreso de un profesionista o empresario mediano se puede ir en mantener funcionarios grises, incompetentes, acomodaticios y de mínimo esfuerzo.
Por lo menos tuvieran la atención de rendir cuentas de a de veras a los ciudadanos que pagan sus sueldos, prestaciones, obras y gracias. Es la ley del embudo: todo para el Gobierno, y de éste a los ciudadanos pura entelequia. No les vengan con sus reportes cuchareados para auditores “superiores”, contralores serviles, comisiones de transparencia “a modo” o diputados peor de manirrotos y abusivos, esos han probado servir para dos cosas…
Sí, ya hartan.

Rollos sueltos.
PURO SHOW. Los montajes decorativos para el informe de un diputado local: Juan Manuel Segovia rindió el suyo en el Club de Leones de Matehuala, a todo tren y con una fila de camiones con logotipos de una firma cementera en el exterior. Cuando asistentes ilusionados empezaron a preguntar a qué hora era “la entrega del cemento”, los choferes de los camiones explicaron que a ellos sólo les dijeron que llevaran el camión… vacío.
BOCHORNOSO. Algo va a tener que hacer la Auditoría Superior del Estado con la denuncia ante el MP que presentó una empleada de Gobierno del Estado en contra del coordinador administrativo de la ASE, Víctor Manuel Pérez González y una dama descrita como agresiva y dada al escándalo. La denunciante se queja de acoso y amenazas.
PURO DESCUIDO. Si bien es plan que el bulevar río Santiago funcione como “río” en caso de lluvias intensas, la razón por la que no se puede circular aunque ya haya dejado de llover es por falta de mantenimiento en el canalón central, diseñado para desfogar agua en ciertos niveles. El ducto está colapsado en tres puntos porque tiene años sin limpieza.
LA CULPA DE… Como vialidad estatal, el mantenimiento del bulevar es asunto de Seduvop, y el de los ductos hacia es de la Comisión Estatal del Agua, la misma que no es capaz ni de meter al orden a la constructora del acueducto desde El Realito. La contratista destroza vialidades para hacer zanjas y meter los tubos, tapa con tierra y no repone el pavimento o se tarde meses en hacerlo. Para muestra, los cruces de Periférico con Coronel Romero y con Chapultepec.
LA DEJARON IR. Que alguien en Gobierno está más que molesto con los diputados priistas que no observaron la inclusión de los maestros de telesecundarias en la Ley de Pensiones y cambios a la norma. Primero, no le tomaron opinión a Pensiones.
LOS EXTRAS. A iniciativa del SNTE, se adicionó a la Ley cobertura de pago de estímulos para “fomentar la permanencia de los trabajadores” pero sin estudio actuarial que sustentara la propuesta.
HASTA DOS DEUDAS. En un artículo dejaron abierta la posibilidad de que los trabajadores accedan a dos préstamos sin haber liquidado el primero de ellos.
INEQUIDAD. Ya le detectaron además ventajas para sindicalizados de diferente origen, pues habrá algunos que obtengan el 100% de la pensión con menos años cotizados.
OTRA VEZ. Vaya exhibida que le puso el diario Reforma al jefe de bancada del PAN en San Lázaro con señalamientos de alcaldes a quienes se les exigió “moche” o se les asignó constructora a cambio de canalizarles presupuesto federal. Algo de ello habíamos tratado en una entrega anterior con el trafique de recursos federales que autorizaron los diputados, diez millones por cabeza.
LO MALO. Es que este año también los diputados federales gozarán de “bolsa” para repartir a su contentillo. Mínimo a ver si ahora lo dejan en San Luis Potosí y no en otro estado del país.
ACÁ TAMBIÉN: Y a nivel local, que a los municipios del distrito de un diputado muy “consentido” se les canaliza recurso directo para que contraten las obras… con el diputado de marras. No, pos sí.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.