Con Dios no se juega y menos con la vida

Fernando de la Fuente GarcíaEl día de antier, martes 7 de septiembre de 2021, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en México, resolvió sobre la inconstitucionalidad de los artículos 196 y 224, fracción II del Código Penal del Estado de Coahuila, extendiendo la invalidez a porciones de los artículos 198 y 199 del mismo ordenamiento. En suma, la Corte sostuvo –entre otras cosas– que es inconstitucional “autoprocurado o consentido” mismo que establecía una pena de 1 a 3 años a la mujer que voluntariamente practicara su aborto o a quien la hiciere abortar con el consentimiento de aquella. En el mismo sentido, extendió la invalidez a la sanción establecida para el personal sanitario que asistiera a un aborto voluntario, así como a la penalización del aborto que se practique dentro de las 12 semanas de gestación en caso de violación o inseminación artificial o implantación indebida.

CON DOLOR Y CONSTERNACIÓN
Los Obispos de México, habiendo estudiado el contenido de esta resolución y los argumentos expuestos por varios ministros en las sesiones públicas de discusión sostenidas el 6 1 y 7 2, de septiembre, creemos que los problemas que enfrentan las mujeres y el estatuto jurídico del concebido no nacido son un tema complejo con aristas antropológicas, científicas, filosóficas y éticas que no es posible reducir a una resolución en un asunto judicial. Con dolor y consternación, consideramos que es imprescindible que todos los actores sociales – fuera de un clima de polarización ideológica y sin apegos a posiciones políticas– nos involucremos en una nueva y profunda reflexión que nos permita encontrar un camino común de solución a un problema multidimensional y multifactorial como el que nos ocupa. En esta coyuntura de la más alta trascendencia, quiero ofrecer algunas líneas de reflexión que sirvan para orientar la conciencia de todos los fieles y personas de buena voluntad.

EL ABORTO “SINÓNIMO DE ASESINATO A LA MAL LLAMADA SUSPENSIÓN DEL EMBARAZO”
Me sumo absolutamente a la reflexión de un Sacerdote católico expresada en vivo al día siguiente de la aprobación del aborto, porque estuvo fuerte la noticia que recibimos con respeto al aborto: “sinónimo de asesinato a la mal llamada suspensión del embarazo” ¿Se acuerdan el día que el Santo Padre Benedicto XVI lo hicieron renunciar? A las tres horas, un rayo Cayó sobre la cúpula de San Pedro. ¿Lo recuerdan? ¿Qué pasó el martes pasado, el día 7 de septiembre del 2021? Fue aprobado el Aborto: “sinónimo de asesinato a la mal llamada suspensión del embarazo”.

LA MORENITA DEL TEPEYAC LA PATRONA EN CONTRA DEL ABORTO A NIVEL MUNDIA
Ya empezamos, debemos temer la justicia de Dios. un pueblo guadalupano, un pueblo en que a nadie, en ningún otro país se había dado el regalo que tuvimos los mexicanos, y que el antes Papa, hoy San Juan Pablo II nombró a la morenita del Tepeyac la Patrona en contra del aborto a nivel mundial. Le aprueban el aborto, y este infeliz que nos gobierna, el pobre hombre por no decir pobre diablo prefirió de una vez en lugar la aprobación de estado por estado que fuera de un jalón y de un plumazo dio la orden: “aprueben el aborto a nivel nacional” que se atenga México.

NO ERES MI PRESIDENTE, “NO TIENE NOMBRE LO QUE HICISTE”
Señor presidente: “ojala te enteres de estas reflexiones” no eres mi presidente, “no tiene nombre lo que hiciste”, y tú, con toda la bola de sinvergüenzas del Poder Judicial, con toda la bola de trinqueteros de tu Partido rascuache de Morena, con todos los que están contigo y te siguen apoyando y que aunque se dicen católicos, todos ellos que votaron y que siguen apoyándote, ¡felicidades!, pero yo no quiero estar López Obrador en tus zapatos, el día en que Jesucristo te mande llamar a su presencia, no te la vas a acabar infeliz.

PERO PERTENECEMOS ALLÁ ARRIBA
Acabaste con un México hermosísimo, y todos los que te siguen, y siendo católicos, siguen apoyándote, es una vergüenza, perdón que lo diga, porque es cierto que somos ciudadanos del mundo, pero pertenecemos allá arriba, así que gracias a todas las personas, y lo vuelvo a decir, que siguen o votaron por este señor, y siguen pensando en su Cuarta Transformación, Dios los perdone. Me duele, ahí está en cada hogar católico la Morenita del Tepeyac, es una cochinada lo que nos hizo este infeliz, y si, López Obrador, lo que se erradico en 1531 cuando esa Señora que está en todos los hogares mexicanos la Santísima Madre pisó estas tierras y acabo con los sacrificios humanos, tu López Obrador con tu gobierno rascuache haz abierto una vez más el infierno para México.

ENTENDAMOS QUE CON DIOS NO SE JUEGA, Y MENOS CON LA VIDA
Si así, ya teníamos 100 millones de abortos al año, ahora que se agarre México, un país guadalupano, que triste, este es el inicio de muchas cosas que van a suceder, así que no nos escandalicemos, mejor hagamos oración y que sea lo que Dios quiera. Espero que estén bien, pero se tenía que hacer esta reflexión para que entendamos que con Dios no se juega, y menos con la vida. Dios nos bendiga y “Que viva Jesús en nuestros corazones” En 1997 se logra la legalización del aborto en 21 de las 32 entidades federativas de la República Mexicana sólo en los siguientes casos: Cuando el embarazo es producto de una violación. Cuando hay peligro de muerte para la madre.

NINGUNA MUJER DEBE VERSE ORILLADA A TOMAR LA DRAMÁTICA DECISIÓN DE RECURRIR A LA PRÁCTICA DEL ABORTO
La Iglesia, como Madre, conoce lo que pasa por el corazón de las mujeres que luchan contra toda forma de discriminación y violencia, en especial el de aquellas que son víctimas de actos criminales o que se encuentran en situación de vulnerabilidad, desamparo o abandono. Ninguna mujer debe verse orillada a tomar la dramática decisión de recurrir a la práctica del aborto, situación que en un gran número de casos deja una profunda secuela de dolor. En este sentido, somos conscientes que la cárcel no es una solución a la problemática de la mujer que aborta y más bien puede ocasionar su revictimización.

TODOS LOS SERES HUMANOS, INCLUYENDO AL YA CONCEBIDO, PERO AUN NO NACIDO, TAMBIÉN DEBE PROTEGER
Así, la Iglesia refrenda un compromiso decidido y activo con aquellas iniciativas, programas y proyectos que busquen ofrecer los medios necesarios para que las mujeres construyan un proyecto de vida digno, de acuerdo con sus legítimas aspiraciones y se involucren activamente en todos los espacios. Por otra parte, la Iglesia, Madre de todos los seres humanos, incluyendo al ya concebido, pero aun no nacido, también debe proteger –por todos los medios lícitos– su dignidad fundamental como creación de Dios (cf. Sal 139,14-18) y asegurar que su derecho a la vida no se condicione, se discrimine o quede sujeto a la voluntad o decisión de un tercero.

SIEMPRE SE DEBEN SALVAR LAS DOS VIDAS
Este camino, tampoco constituye una alternativa de solución. El corazón de la madre, sufre profundamente cuando sus hijos son lastimados, vulnerados o cargan el peso de una situación dolorosa y difícil. Por su parte, la madre que presencia la muerte de un hijo, sobre todo cuando éste es pequeño y vulnerable, también atraviesa una pena indecible. Con este sentir, lamentamos profundamente que frente a la aparente disyuntiva sobre no criminalizar a la mujer que aborta y preservar la vida del concebido no nacido, la Corte haya optado por descartar al segundo, sin buscar la salvaguarda de ambos.

SU FUERZA SALVADORA… CRUZ. DIOS, SIEMPRE PUEDE MÁS.
Cristo nos está pidiendo que no permanezcamos indiferentes ante la injusticia, que nos comprometamos responsablemente en la construcción de una sociedad más cristiana, una sociedad mejor, para esto es preciso, que alejemos de nuestra vida el odio, que reconozcamos como engañosa, falsa e incompatible con su seguimientos, toda la ideología que proclame la violencia y el odio como remedios para conseguir la justicia. El amor vence siempre, el amor vence siempre como Cristo ha vencido. El amor ha vencido, el amor vence siempre, aunque en ocasiones ante sucesos y situaciones concretas, pueda parecernos impotente. Cristo parecía impotente en la Cruz. Dios, siempre puede más.
San Juan Pablo II.

Mtro. QFB. Fernando De la Fuente García
ENTRE GRIEGOS Y TROYANOS
E-Mail: ferdelafuenteg@gmail.com
Facebook: Fernando DelaFuente García
Gettr: @Alquimista
Twitter: @FerranFercho
Instagram: @fernandodelafuenteg
WhatsApp: 4444-16-9864
Telegram: Fernando De la Fuente García
Telegram: t.me/ el despertar de monterrey
CON DIOS NO SE JUEGA Y MENOS CON LA VIDA