Aquel niño que fue abortado

Fernando de la Fuente García

Aquel niño que fue abortado, igual y él jamás podrá cruzar el puente como en la película de Coco.

Voy a contarles algo que es por demás interesante y muy pocos se ponen a reflexionar en estos temas y van todos juntos uno tras otro. Como diría Jack el destripador, vamos por partes: “este fin de semana pasado vivimos varias vísperas, una de ellas fue la celebración de San Judas Tadeo, y la víspera de Halloween y la víspera del día 1 de Noviembre día de todos los Santos, y hoy estamos viviendo la víspera del día 2 de noviembre, dio de los Fieles Difuntos. No podemos pasar por alto que las fiestas que celebramos reflejan quiénes somos e influyen en nuestros valores.

Desgraciadamente muchos cristianos han olvidado el testimonio de los santos y la importancia de rezar por los muertos, y se dejan llevar por costumbres paganas para festejar con brujas y fantasmas Halloween, que significa all hallow’s eve del inglés antiguo, all hallow’s eve, víspera santa, se refiere a la noche del 31 de octubre víspera de la fiesta de todos los santos, la fantasía anglosajona, sin embargo, le ha robado su sentido religioso para celebrar en su lugar la noche del terror, de las brujas y los fantasmas, algo enmarca un triste retorno al antiguo paganismo, tendencia que se ha propagado también entre los pueblos hispanos. Detente un momento y reflexiona.

¿De dónde salieron nuestros ancestros? ¿Cuántas peleas han librado? ¿Por cuánta hambre han pasado? ¿Cuántas guerras han vivido? ¿Cuántas vicisitudes han sobrevivido nuestros antepasados? Por otro lado, ¿Cuánto amor, sueños, fuerza, alegrías, experiencias y estímulos nos han legado? ¿Cuánto de su fuerza para sobrevivir, cada uno de ellos ha vertido dentro de nosotros para que hoy estemos aquí «vivos»? Sólo existimos gracias a todo lo que cada uno de ellos ha pasado. Así que ¡Es nuestro deber honrar a nuestros antepasados! ¡Honrar a nuestros difuntos! Hay que tener gratitud y amor a todos nuestros ancestros, porque sin ellos, cada uno de nosotros no tendríamos la felicidad de conocer este plano terrestre y disfrutar de la vida que hoy tenemos cada uno de nosotros. Yo quiero que mis difuntos crucen el puente como en la película “Coco”.

Hagamos una reflexión, un breve recuento de lo que significa tener ancestros o antepasados. Que interesante la cantidad de nuestros antepasados, veamos: Padres: 2;  Abuelos: 4;  Bisabuelos: 8;  Tatarabuelos: 16;  Trastatarabuelos: 32;  Pentabuelos: 64;  Hexabuelos: 128;  Heptabuelos: 256;  Octabuelos: 512;  Eneabuelos: 1024; Decabuelos: 2048; En un total de 11 generaciones, 4094 ancestros, o 4049 antepasados todo esto en aproximadamente 300 años antes de que tu o yo naciéramos. “Hace varios años, en un curso sobre derechos humanos al que fuimos invitados los periodistas; durante un receso tuvimos un debate entre quienes nos oponemos al aborto con unas personas (eran tres mujeres y un hombre) que estaban a favor del aborto. Hablaron hasta por los codos y en mi turno les pregunté: ¿Aman a su mamá? casi al unísono respondieron: por supuesto a ella le debemos la vida coincidieron casi todos; volví a preguntar: ¿Aún viven sus madres? todos dijeron que sí; por último les dije: den gracias a Dios que sus madres les dio la vida.

¿Pero se han puesto a pensar que si ellas hubieran pensado lo mismo que ustedes, es decir abortarlos? Hoy no estuvieran ustedes aquí, ni en ninguna parte del planeta, promoviendo el aborto. Fue un silencio en todo el lobby, nadie se atrevió a rebatirme lo que les dije en voz alta, firme y con la intención de que me escucharan todos, incluyendo los conferencistas; una de esas personas, después del largo silencio trató de replicar respondiendo: ¡Él hubiera no existe!, y le contesté con voz fuerte pero tú si existes para desgracia de quienes tienen el derecho de nacer y estás promoviendo que no nazcan. Cada que escucho a alguien promover el aborto les digo lo mismo. Por lo tanto, yo reivindico el derecho del no nacido a existir, a desarrollar su vida tiene derecho a existir. Gracias por darme el Derecho de Nacer.

Como a nuestros ancestros o antepasados, Dios los ayudo cuando vivieron tantas experiencias que nosotros ni nos imaginamos y que a pesar de eso aquí estamos vivos gracias a ellos. Dios ayuda también a que la fuerza de tu corazón sea más grande que las calamidades que haya en tu vida. Guarda esto en tu mente: Las tristezas, decepciones, luchas y confrontaciones también las vivió Jesús y las superó. Debes comenzar a creer desde ya y estar seguro que nada será igual, que todo será mejor. Dios te ayudará a superar todos los obstáculos. Solo Dios transformará cada una de tus tristezas en un «Te amo» cada lamento en un «Yo te consuelo» y cada problema en un «Yo soy tu auxilio». Quien Ora se fortalece. Quien se fortalece avanza. Quien avanza llega a la meta. Quien llega a la meta consigue la corona de la vida. “El que reza se salva; el que no reza, se condena” (San Alfonso de Ligouri fundador de los Padres Redentoristas).

Cuando se habla de los Derechos Humanos, siempre se llega a la conclusión de que  comienzan en el vientre materno y ahí está la Creación de Dios, que se trasmite a los hijos como una extensión de la imagen y semejanza de Dios, como podrá crear descendencia y antepasados aquel niño si No Nace, aquel niño que fue abortado, igual y él jamás podrá cruzar el puente como en la película de Coco durante el día de los muertos, pues no habrá quien se acuerde de él; en esta situación me queda muy claro que al no haber Concepción se termina la Creación de Dios, se termina la descendencia del No Nacido, por lo tanto, yo reivindico el derecho del No Nacido a existir, a desarrollar su vida, porque es un ser humano que ya tiene corazón, tiene genética propia con un ADN humano, porque es un ser humano irrepetible, es un ser único y tiene derecho a existir y a tener descendencia.

Sigamos recordando a los fieles difuntos que cruzan el puente cada año. Una vez un buen amigo español de se refirió así a una amiga suya, nacionalizada española, hace pocos años después de su muerte, al festejar el aniversario luctuoso, esta persona fue artista desde los años 30`s Ana María Puente Ochoa nacionalizada española y apodada Imperio Argentina, el comentario de mi amigo fue el siguiente:

-Dicen que la cara es el espejo del alma, pues Malena tenía que ser una bellísima persona, porque grande como artista ya lo era, donde estés felicidades, siempre estarás viva en tus temas, joyas que muchas artistas interpretamos en tu honor” los amigos así son atemporales, son para toda la vida.

Sus palabras me llenaron de emoción cuando leía su comentario sobre ella y viene mi mente una vez más Armando Fuentes Aguirre, “Catón” para recordar uno de su cuentitos para seguir recordando a los fieles difuntos que cruzan el puente cada año, mientras los recuerden –pies resulta que un amigo de la iglesia le dice a nuestro amigo Catón, sabes que se murió don fulanito de tal, aquel hombre el que era inmigrante que vivía solo, ya muy mayor de edad con el que jugábamos ajedrez en el café , si lo recuerdo dice Catón, pues a las 5 de la tarde en el panteón lo van a sepultar, y me pidió el señor cura que lo acompañáramos al sepelio, de acuerdo ahí estaré contigo.

Pues resulta que solo estaban los dos amigos, el señor cura y los sepultureros, y dijo Catón a su amigo, este hombre va a morir muy pronto, a lo que el amigo le dijo, no la amueles como que va a morir muy pronto si ya está muerto, si, le contesto Catón, va a morir muy pronto porque tú y yo al rato lo seguimos a él y no habrá más quien se acuerden de él, por eso este amigo va a morir muy pronto, porque su recuerdo quedará en el olvido; y tienes razón mi amigo, yo también pensé en la reciente película de Disney de nombre “Coco”, donde mencionan este tema de morir de los ya muertos, y te digo una cosa, creo que la gente de Disney se inspiró en ese cuentito de Catón que viene en su libro desde ante de que la película fuera proyecto.

Aquel niño no nacido, que fue abortado, igual y él jamás podrá cruzar el puente como en la película de Coco, y, yo quiero que mis difuntos crucen el puente. Solo se muere cuando se olvidan, yo nunca te olvido (Coco), pues precisamente en la película de Coco se popularizo la canción “Recuérdame del autor Carlos Rivera, y que canta Miguel, el niño protagonista de la película, su música aun suena en mis oídos, y su letras exquisita y se las comparto, es hermosa. “Recuérdame hoy me tengo que ir mi amor. Recuérdame. No llores por favor. Te llevo en mi corazón y cerca me tendrás. A solas yo te cantaré. Soñando en regresar. Recuérdame, aunque tenga que emigrar Recuérdame. Si mi guitarra oyes llorar. Ella con su triste canto te acompañará. Hasta que en mis brazos estés. Recuérdame. (Se repite)”.

Una amiga enfermera de nombre Julieta Culebro nos comparte algo que hace que sigamos recordando a los fieles difuntos que cruzan el puente cada año, su cuñada Georgina Martínez Vilchis los sentimientos acerca de sus muertos y que hacen que crucen el puente cada año al celebrar nuestro día de muertos, ella lo escribió como sigue: Mis muertos no descansan porque habitan en mi corazón, día a día, segundo tras segundo son el motor de mi vida. Mis muertos no habitan en tumbas ni en nichos de alguna iglesia, ellos están en el sillón de siempre; y mi padre regando su jardín, y mi madre sentada enfrente de su máquina de coser; silbando una de sus canciones favoritas «Cruz de olvido»; mi hermano arreglándose para ir al trabajo; por cierto con un gran porte, y mi otro hermanito en el hospital ayudando a pacientes necesitados de ayuda.

Como dice el viejo poema: «A mis soledades voy y de mis soledades vengo, porque para andar conmigo con mis soledades tengo». También los fieles difuntos están en ustedes amigos; en cada uno de sus saludos, de cada mañana en sus abrazos y miradas de amor cada vez que nos encontramos, están en sus olores terrenales que me hace sentirlos muy pegados a mis hombros y a mi corazón. En ustedes familia que día con día me demuestran su gran amor hacia mí (dice Julieta Culebro) y en mis bellos sobrinos que son mi alegría de vivir. Estás también tu esposo mío, estas en mis dos hijos, gracias por todo. Y «Vivamos hoy». Mis muertos volaron y siguen volando como colibrí alrededor de mi persona, están constantemente acompañándome en mis horas de soledad, son mis ángeles, mis protectores.

Porque mis muertos necesitan de mi alegría para vivir por eso les doy vida y los mantengo vigentes en mi ser. Por eso mis muertos son seres más vivos que muchos vivos terrenales y de mí depende que disfruten de esta vida que dejaron ante el llamado de nuestro señor. Por eso yo no le lloro a mis muertos, por eso la lagrima que escurre en mis mejillas es de felicidad, porque mis muertos no se han ido, están en mí vida, mis emociones, mi realidad y mi trascendencia, es de ellos. Mis muertos solo dejaron de existir para el resto de la humanidad, pero ellos viven en mí y yo vuelo junto con ellos en esta vida bella que Dios nos dio.

De la Poesía Purépecha tenemos esta magnífica reflexión. En la vida ni se gana ni se pierde, ni se fracasa ni se triunfa. En la vida se aprende, se cree, se descubre, se escribe, se borra y se reescribe otra vez; se hila, se deshila y se vuelve a hilar. El día que comprendí que lo único que me que me voy a llevar es lo que vivo, empecé a Vivir lo que me quiero llevar, mi derecho a cruzar el puente cada año.

Una reflexión de Mónica Sánchez, nos recuerda que: En mi vida quiero personas que sumen, no que resten. No dejes que se pierda tu esencia. Intenta no perderte entre las personas, pues cada vez desconocemos más a los que nos rodean. No te desveles ni te deshagas de tu esencia aunque lo que estás viviendo te atormente. No cambies ni te transformes sino es porque has asumido una buena lección.

Tu corazón es hermoso así, no permitas que las personas resten o dividan tu vida. Ama tu interior y mejórate cada día, pero no consientas perder tu esencia. Si ella desparece, serás solo alguien más y aquellos que te quieren y te valoran no podrán distinguirte.

Recuerda que aquello que te hace llorar te hace tan especial como lo que te hace reír. Darte cuenta de que esto constituye una liberación en sí misma. Cubre tu esencia, no dejes que las circunstancias la despedacen, protégela del frío, y cruzarás el puente cada año.

De la Poesía Purépecha tenemos esta magnífica reflexión. En la vida ni se gana ni se pierde, ni se fracasa ni se triunfa. En la vida se aprende, se cree, se descubre, se escribe, se borra y se reescribe otra vez; se hila, se deshila y se vuelve a hilar. El día que comprendí que lo único que me que me voy a llevar es lo que vivo, empecé a Vivir lo que me quiero llevar, mi derecho a cruzar el puente cada año.

Una reflexión de Mónica Sánchez, nos recuerda que: En mi vida quiero personas que sumen, no que resten. No dejes que se pierda tu esencia. Intenta no perderte entre las personas, pues cada vez desconocemos más a los que nos rodean. No te desveles ni te deshagas de tu esencia aunque lo que estás viviendo te atormente. No cambies ni te transformes sino es porque has asumido una buena lección.

Tu corazón es hermoso así, no permitas que las personas resten o dividan tu vida. Ama tu interior y mejórate cada día, pero no consientas perder tu esencia. Si ella desparece, serás solo alguien más y aquellos que te quieren y te valoran no podrán distinguirte.

Recuerda que aquello que te hace llorar te hace tan especial como lo que te hace reír. Darte cuenta de que esto constituye una liberación en sí misma. Cubre tu esencia, no dejes que las circunstancias la despedacen, protégela del frío, y cruzarás el puente cada año.

El Ser humano es extraño… se pelea con los vivos y lleva flores para los muertos. Lanza a los vivos a la calle y pide un «buen lugar para los muertos». Se aparta de los vivos y se mira desesperado cuando éstos mueren. Queda años sin conversar con un vivo y se disculpa y hace homenajes cuando éste muere. No tiene tiempo para visitar al vivo, más tiene todo el día para ir al velorio del muerto. Critica, habla mal, ofende al vivo, más lo santifica cuando este muere. No le hace caso, no abraza, no se importa con los vivos, más se auto flagela cuando estos mueren… A los ojos ciegos del hombre, el valor del ser humano está en su muerte y no en su vida… Sería bueno que repensáramos esto, en cuanto estamos vivos. (Papa Francisco).

No puedo hablar del día de los muertos sin mencionar el siguiente fragmento del evangelio que dice: Padre mío, en tus manos encomiendo mi Espíritu, dicho esto expiró. Jesús llego hasta la muerte sin haber pecado y en la cruz cargo los pecados de toda la humanidad. Nadie ha declarado haber muerto por los pecados de otros y nadie ha calificado para morir en lugar de otro… solo Jesús. Oremos por la Virgen María.

La Legión Española y El Cristo de la Buena Muerte, por muchas veces que lo veas, jamás dejas de emocionarte, en Málaga, una vez más La Legión ha rendido trasladado a su Cristo de la Buena Muerte, emoción incontenible al ver a estos hombres de muchas batallas, entregados a su fe con esa devoción. Durante la Semana Santa recordamos a “El novio de la buena muerte”, que se ha convertido en un rezo hacia el Cristo de la Buena Muerte, “El novio de la buena muerte” es una de las cinco marchas procesionales dedicadas al Cristo.

“El novio de la buena muerte”, éste rezo dice textualmente así:

“Nadie en el tercio sabía quién era aquel legionario, tan audaz y temerario que a la Legión se alistó, nadie sabía su historia, más la Legión suponía que un gran dolor le mordía como un lobo el corazón. Más si alguno, quien era le preguntaba, con dolor y rudeza le contestaba: Soy un hombre a quien la suerte hirió con zarpa de fiera. Soy un novio de la muerte que va a unirse en lazo fuerte con tan leal compañera”.

“Cuando más rudo era el fuego y la pelea más fiera defendiendo a su Bandera el legionario avanzó y sin temor al empuje del enemigo exaltado, supo morir como un bravo y la Enseña rescató, y al regar con su sangre la tierra ardiente, murmuró el legionario con voz doliente. Soy un hombre a quien la suerte hirió con zarpa de fiera. Soy un novio de la muerte que va a unirse en lazo fuerte con tan leal compañera”.

“Cuando al fin la recogieron, entre su pecho encontraron, una carta y un retrato, de una divina mujer, aquella carta decía: “Si algún día Dios me llama, para mi puesto reclama, que a buscarte pronto iré, y en el último beso que le enviaba su poster despedida le consagraba. Por ir a tu lado a verte mi más leal compañera me hice novio de la muerte, la estreche con un brazo fuerte y su amor fue mi Bandera”.

La Legión ha rendido trasladado a su Cristo de la Buena Muerte, emoción incontenible al ver a estos hombres de muchas batallas, entregados a su fe con esa devoción. Durante la Semana Santa.

La muerte es la fiel y silenciosa compañera, está con nosotros desde que nacemos al igual que nuestro ángel de la guarda cuidando que no nos  pase nada y estará atenta toda nuestra vida para cuando nos mande llamar Dios, llevarnos inmaculados a su presencia después de pasar por el Purgatorio. Y desde luego esperando que al morir tardemos mucho en volver a morir porque estaremos cruzando el puente.

Monterrey, Nuevo León. México

Noviembre 1, 2021

Dr. H.C. Mtro. QFB. Fernando De la Fuente García

ENTRE GRIEGOS Y TROYANOS

E-Mail: ferdelafuenteg@gmail.com

Facebook: Fernando DelaFuente García

Gettr: @Alquimista

Twitter: @FerranFercho

Instagram: @fernandodelafuenteg

WhatsApp: 4444-16-9864

Telegram: Fernando De la Fuente García

Telegram: t.me/ el despertar de monterrey

 

AQUEL NIÑO QUE FUE ABORTADO, IGUAL Y ÉL JAMÁS PODRÁ CRUZAR EL PUENTE COMO EN LA PELÍCULA DE COCO