SLP Regresa al Top 10 en Feminicidios: Semáforo Delictivo

En décima posición, San Luis Potosí regresó al top 10 nacional en feminicidios, según el reporte que tiene la organización Semáforo Delictivo hasta septiembre del 2021.

Con un recuento de 19 feminicidios confirmados por autoridades de seguridad, San Luis Potosí está nuevamente en focos rojos, por debajo de estados como Estado de México, Nuevo León, Sinaloa y Sonora.

Chihuahua, Morelos y Quintana Roo, son los primeros tres estados con mayor número de feminicidios, con 36, 22 y 20 respectivamente, el país lleva 736 asesinatos de mujeres y contando.

En total, enero inició con 76 reportes, febrero con 74,marzo 96, abril 79, mayo 98, junio 81, julio 65, agosto 105 y septiembre con 62, con los meses de agosto como el más alto y septiembre como el reportado con menos muertes violentas de mujeres.

Durante agosto del 2021 107 feminicidios sucedieron en México, una cifra máxima para un mes y el registro más alto al menos desde el 2015. En dirección contraria a otros delitos del fuero común, el feminicidio y otras agresiones contra mujeres y niñas no han logrado disminuir durante la administración actual. 

Este registro de feminicidios representó un crecimiento de 43% en comparación con agosto del año pasado, de acuerdo con las cifras del SESNSP (Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública). 

Sólo en lo que va del 2021 (enero-agosto) se registran 692 casos de femicidios, lo que implica un aumento de 8% en relación con el mismo acumulado en el 2020, resaltó Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, durante su intervención en conferencia matutina. 

Siguiendo los datos disponibles en el SESNSP, se observa que la mayoría de los feminicidios ocurren en apenas tres estados: Estado de México, Jalisco y Veracruz. 

Adicionalmente, otros delitos que atienden a la estructura de violencia de género en el país continúan al alza: como las agresiones sexuales, la violación y los incidentes de violencia familiar. 

A diferencia de la tendencia a la baja que sigue el total de homicidios dolosos, este delito para las mujeres no ha logrado reducirse. Aunque no muestra una tasa de crecimiento tan alta como el feminicidio se ha mantenido en niveles altos desde 2017.