Erradicar Tabúes Ayudará a la Detección Temprana de Cáncer de Próstata: Pedro Zenteno

  • ** Es el cáncer más frecuente en varones, en el ISSSTE representa 36.9% del total de casos.
  • ** De enero de 2021 a mayo de 2022, implicó atender 22 mil pacientes, brindar 70 mil consultas y 214 mil estudios de antígeno prostático.

Ciudad de México / Com. Soc. / Junio 11 de 2022.- De enero de 2021 a mayo de 2022, el cáncer de próstata implicó al ISSSTE atender 22 mil 32 pacientes, otorgar 70 mil 98 consultas, proporcionar tres mil 564 quimioterapias, nueve mil 465 radioterapias y 356 cirugías para su tratamiento. A la par, de manera preventiva, se aplicaron 214 mil 890 estudios de antígeno prostático, éstas son las estadísticas de la Subdirección de Aseguramiento de la Salud, de la Dirección de Prospectiva y Planeación Institucional.

Con motivo del Día Mundial del Cáncer de Próstata, padecimiento oncológico que más afecta a la derechohabiencia masculina del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) con 36.9 por ciento del total de casos en este sector, el director general, Pedro Zenteno Santaella, hizo un llamado a los mexicanos a realizarse una revisión preventiva anual para detectar oportunamente esta enfermedad.

El titular del instituto precisó que esta patología tiene gran impacto en la salud de los varones derechohabientes, al igual que en el resto del mundo.

Ante este panorama, Pedro Zenteno exhortó a la comunidad masculina a erradicar tabúes y prejuicios, y aunque no tengan síntomas, acudir a las unidades médicas anualmente para un chequeo médico, con el propósito de detectar esta enfermedad en fases iniciales, hábito que puede salvar su vida.

Al respecto, el oncólogo médico del Hospital Regional “Gral. Ignacio Zaragoza”, Eduardo Buendía Villar, señaló que cuando esta patología se detecta y trata en etapas tempranas, los pacientes pueden alcanzar una sobrevida mayor a 90 por ciento durante cinco años, lo que significa que tienen mayor probabilidad de no morir por esta causa y mantener una buena calidad de vida. Los tratamientos pueden ser localizados y se evitan terapias más agresivas.

Los hombres requieren saber que, en el cáncer de próstata, muchas veces no hay un solo síntoma perceptible. “El cáncer en la mayoría de los casos es silente, avanza sin que nuestro cuerpo lo detecte. El tumor libera sustancias que hacen que nuestro propio sistema inmunológico no lo identifique”, explicó.

En cuanto a factores de riesgo, el oncólogo refirió en primer lugar la edad avanzada: a mayor edad, mayor probabilidad; la herencia (si existen casos previos de familiares directos con esta patología) y la obesidad. Estos datos revelan la importancia de que los varones se sensibilicen y tomen precauciones, indicó.

“Algunas personas creen que someterse a revisiones de la próstata en busca de cáncer, por parte de personal médico, atenta contra su integridad como hombres, lo cual es falso; realizarse estos estudios no afecta en ningún sentido la virilidad y sí puede favorecer que tenga opciones de tratamiento”, puntualizó Buendía Villar.

La resistencia que prevalece en los hombres al chequeo médico preventivo y las pruebas de tamizaje para cáncer de próstata, ocasiona que hasta 50 por ciento de los casos se detecte en etapas avanzadas, cuando la enfermedad ya se diseminó y dio metástasis en otras partes del cuerpo, como huesos y pulmones, alertó el especialista.

Aclaró que en el cáncer no se puede garantizar una curación con ningún tipo de tratamiento, pero la gran ventaja de detectarlo oportunamente es evitar tratamientos más agresivos. “La realidad es que los pacientes con cáncer de próstata detectado y tratado en etapas tempranas tienen una calidad de vida muy buena”, enfatizó.

Con base en la Norma Oficial Mexicana NOM-048-SSA2-2017 para la atención del cáncer de próstata, que puede ser consultada en este enlace cutt.ly/mJDVvPK, el oncólogo Buendía Villar recomendó a todos los hombres que a partir de los 45 años de edad acudan anualmente a sus unidades médicas a realizarse un protocolo para detección de cáncer de próstata, y los hombres que tengan antecedente familiar de la patología a partir de los 40 años o a una edad equivalente a 10 años antes de la edad en que su pariente hubiera sido diagnosticado.

El protocolo consta de cuestionario de valoración de riesgo y signos, prueba de antígeno prostático y estudio de orina. De acuerdo con resultados, el médico puede requerir realizar un tacto rectal, procedimiento de uno o dos minutos y no implica riesgos ni deja secuelas. Si en la exploración prostática se identifica algo sospechoso, el paciente es referido a urología para realizar una biopsia y tener un diagnóstico definitivo, y en conjunto con los especialistas de oncología se procede a ofrecer tratamiento, concluyó el experto.