Pandemia Golpea a Centros Comerciales

Al 30 por ciento de desocupación están las plazas comerciales ubicadas en la Capital potosina, ante la falta de liquidez financiera para cubrir el pago de las rentas, mismos que dependiendo de tamaño y ubicación, puede ir desde los 15 mil hasta poco más de 30 mil pesos.

El presidente de la sección en San Luis Potosí de la Asociación Mexicana de Profesionistas Inmobiliarios (AMPI), Gustavo Rivera Cerda, adelantó que en las próximas semanas se hará un segundo corte para determinar el número exacto de locales que se han quedado vacíos, aunque aseguró que la tendencia de desocupación sigue presente a consideración de que la actividad comercial, no ha logrado regularse por la permanencia de la pandemia del coronavirus.

Dijo que ante la falta de flexibilidad en pagos o ajustes por parte de los grupos de administración, los comerciantes decidieron desocupar los espacios comerciales para trasladar sus negocios a sus hogares o hacer ventas únicamente vía internet.

«La gente está desesperada, hay locales que nosotros administramos y la gente ya los dejó, se mudó a sus casas o venden sus productos por internet sin que esto represente un gasto de renta», señaló.

Las plazas en las que se ha tenido mayor desocupación son las ubicadas al poniente de la ciudad y las que están próximas al río Santiago, pues son las que se han negado a llegar a algún tipo de acuerdo con los renteros de negocios que llevan varios meses con establecimientos cerrados porque ofrecen productos o servicios fuera de lo considerado como esencial.

«Dudo mucho que el porcentaje de locales solos se haya bajado, las plazas comerciales más afectadas por la desocupación son los que están al poniente y en las cercanías al Río Santiago que no quisieron hacer tratos con locatarios, entonces al bajar el flujo de visitantes imagínese», explicó.

Finalmente, consideró que la situación incluso podría agravarse, ya que cada vez se percibe un escenario más cercano a regresar al semáforo epidémico color rojo por el incremento en el número de casos, por lo que advirtió que el sector inmobiliario no toleraría un nuevo confinamiento, ya que significaría una segunda oleada de pérdida de empleos y cierre de establecimientos.