La OEA y Venezuela

La Organización de Estados Americanos (OEA), conformada por 35 naciones del continente y que tiene como principios fundamentales la cooperación internacional para “lograr un orden de paz y justicia, fomentar su solidaridad, robustecer su colaboración, y defender su soberanía”, hoy tiene como su representante al excanciller uruguayo Luis Almagro quien ha tomado una posición diferente a la que se encuentra plasmada en la Carta de la OEA.

El presidente secretario general se ha manifestado abiertamente en contra del nuevo periodo presidencial de Nicolás Maduro al frente del gobierno de Venezuela hablando incluso de una intervención militar, lo que le ha costado ser expulsado del Frente Amplio de Uruguay, coalición de partidos de izquierda que gobiernan actualmente.

Canciller del entonces presidente José Mujica, después fue propuesto para ocupar la Secretaría General de la OEA, con lo que la izquierda latinoamericana ganaba un espacio más en aquel auge donde los gobiernos de América se inclinaban hacia la izquierda.

Hoy Almagro ha convertido a la OEA en un espacio más para señalar y tratar de intervenir a Estados soberanos, que han decidido su sistema político y económico de forma democrática. Sumados al grupo de Lima han desconocido las elecciones del año pasado y con ellos la investidura de Maduro.Con estas posiciones la secretaría general ha violado claramente los artículos de la Carta de la OEA: “Artículo 19 Ningún Estado o grupo de Estados tiene derecho de intervenir, directa o indirectamente, y sea cual fuere el motivo, en los asuntos internos o externos de cualquier otro.

El principio anterior excluye no solamente la fuerza armada, sino tambieìn cualquier otra forma de injerencia o de tendencia atentatoria de la personalidad del Estado, de los elementos poliìticos, econoìmicos y culturales que lo constituyen” así como los EU que como país miembro ha violentado el Artículo 20 Ningún Estado podráì aplicar o estimular medidas coercitivas de caraìcter econoìmico y poliìtico para forzar la voluntad soberana de otro Estado y obtener de eìste ventajas de cualquier naturaleza.

Incluso Luis Almagro ha manifestado su apoyo al presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó, quien se ha autoproclamado presidente interino y desconociendo la presidencia de Nicolás Maduro, que también ha recibido el apoyo de EU y Argentina. Por su parte en México el presidente de Acción Nacional Marko Cortés manifestó su solidaridad por la detención momentánea de Guaidó el domingo pasado, aunque como partido no han apoyado el interinato, el tweet del presidente nacional apunta que lo apoyarán en este desconocimiento a Maduro.

Sin duda será un largo periodo para Nicolás Maduro, quien debe comenzar a legitimar su mandato a través de acciones que favorezcan los derechos humanos y económicos de los venezolanos quienes deberán decidir su futuro como país. Por lo tanto, la OEA debería ceñirse a su Carta y apoyar la no intervención y la libre autodeterminación de los pueblos.Con la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela y el eventual o definitivo apoyo de gobiernos de derecha latinoamericanos ha nacido el nuevo opositor al régimen chavista, Juan Guaidó será el sucesor de Capriles mientras que Venezuela seguirá dando mucho que decir en la lucha de los extremos ideológicos por el poder en América Latina.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.