Monserrat González le Dice “Game, Set and Match” al Tenis

Monserrat González es una de las mejores tenistas de Paraguay y hoy se retira de las canchas, a los 27 años de edad y con el reconocimiento internacional de los amantes al deporte blanco. A Montse e le recuerda en la final del ITF de Cancún, cuando después de regresar a la arcilla por una lesión, venció por dos sets a uno a la británica Emily Appleton, para consagrarse campeona, en México.

En sus redes sociales Monserrat González publicó este martes su decisión con un texto lleno de agradecimientos. Así le dijo adiós al tenis:

Quisiera agradecer a la principal responsable, mi pilar, mi ejemplo de superación, de lucha diaria. Gracias mamá por estar siempre, así como también a mi otro pilar, mi hermano Alejandro, quienes estuvieron incondicionalmente desde el primer día.

Al señor Ricardo Doria, quien confió cuando recién arrancaba en este loco sueño y me acompañó y guió como a una hija.

También gracias a todos los que formaron parte de mi equipo a lo largo de estos años, entrenadores, preparadores físicos, psicólogos, nutricionistas y a las marcas que aportaron a mi crecimiento como deportista.

A mis amigos, familiares y a Edgar, mi compañero de todos los días, quienes me acompañaron, alentaron y dieron su amor todo ese tiempo.

Con el tenis pasé los mejores momentos de mi vida. Fueron 23 años desde el día que me enamoré de este deporte. Crecí, sufrí, me entregué al máximo y mucho más en cada partido, cada set y cada punto que me tocó disputar como profesional y defendiendo a mi querido Paraguay.

Hoy quiero anunciar una de las decisiones más difíciles de mi vida. Tras varias situaciones personales y físicas en estos últimos dos años, he tomado la decisión de decirle “game, set and match” al tenis.

Este adiós es desde el cariño y el amor que seguirá toda mi vida, pero llegó el momento de disfrutar este deporte desde otra perspectiva.

Mi determinación y las ganas de sobresalir me llevaron a estar entre las mejores 5 del mundo en juveniles, conformar el equipo Fed Cup de Paraguay desde los 16 años, ser la número dos nacional y ubicarme entre las 150 mejores del mundo a nivel profesional.

A los 4 comencé mi relación con el tenis. Fue tarde fría de julio, cuando mi mamá me llevó por primera vez a un entrenamiento. Desde ese momento que agarré la raqueta sentí que eso sería parte de mi vida. Todo empezó como un hobbie que, pasando los años, poco a poco se fue convirtiendo en una pasión.

Con solo 13 años ya estaba entre los mejores de Sudamérica. Esto me ayudó para conseguir una beca para competir en Europa con jugadoras de todo el mundo. «Fue en ese momento donde descubrí que quería ser tenista profesional y competir al más alto nivel» dijo finalmente Monserrat González en el momento de decir adiós al tenis.