Edificio Puga en el Olvido

Una alerta roja es el edificio Puga, para los trabajadores y derechohabientes que acuden al Instituto de Seguridad y Servicios de los Trabajadores del Estado ya que distintas fallas estructurales y deterioren los elevadores, impiden el acceso timo para los derechohabientes Qué son en su mayoría personas de la tercera edad.

Los derechohabientes que acuden a pasar lista o realizar trámites, denunciaron que para llegar a los pisos más altos, es un suplicio porque en su mayoría son adultos mayores y tienen que subir escaleras sin ayuda.

Leticia Ruiz Sanchez, Alba Salas Basurto y Verónica Vazquez en representación de todos los trabajadores por escrito manifestaron a Marcelina Oviedo la situación, pero hasta el momento no ha pasado de promesas, y los trabajadores consideran que es un tema de emergencia y debe atenderse a la brevedad.

Desde hace varios años ha presentado diferencia anomalías, dos de los elevadores no funcionan, y el tercero, hasta apenas hace unas semanas también se descompuso dejando a derechohabientes y empleados de la institución sin este servicio obligados a subir hasta once pisos por las escaleras, afectando a gran parte en su salud, pues en su mayoría son adultos mayores que por esto han sufrido de la presión, desmayos, mareos e incluso han tenido que ser llevados de emergencia en ambulancias a algún nosocomio después de sólo ir a algún trámite.

Esta semana se manifestaron más de 130 trabajadores exigiendo a Marcelina Oviedo la pronta reparación de los elevadores, así como reubicación de estas oficinas, pero hasta el momento han sido ignorados por autoridades de ISSSTE; a la manifestación se unieron también derechohabientes que en ese momento se encontraban en el edificio Puga.

Estudios que ha hecho protección civil en el edificio, han arrojado las distintas anomalías y desperfectos; usuarios han resentido incluso movimiento sísmico, y cada día qué pasa y tienen que ir a laborar o trámites, se juegan la vida pues el edifico está en riesgo de colapso.

El llamado es enérgico a las autoridades y a quien corresponda, para una pronta solución, e incluso la demolición del edifico que no solo pone en riesgo a quien se encuentre dentro, si no también a transeúntes y automovilistas que circulan en inmediaciones.