Cisterna vs Tinaco, ¿cuáles son las diferencias?

El tema del almacenamiento de agua es de vital importancia en cualquier construcción, por eso es recomendable tomarse un tiempo para pensar en las ventajas o desventajas de cada opción disponible, así como sus características e incluso los mantenimientos requeridos.

Existen dos alternativas para almacenar agua potable, ambas se realizan de manera subterránea pues es la forma más sencilla de ocupar un espacio amplio sin comprometer los demás elementos de la casa, complejo de departamentos o empresa.

Cisterna tradicional

La forma tradicional que se ha utilizado desde hace muchos años es construir una especie de bóveda o contenedor subterráneo de concreto armado que se conecta al suministro hidráulico de agua potable, de esta manera el agua se va acumulando.

Para construir este tipo de cisterna es necesario extraer una buena cantidad de tierra, después, se realiza un análisis de los datos como la cantidad de agua que se va a requerir para delimitar los metros cúbicos necesarios de la cisterna, así como la cantidad de material a utilizar, etc.

Por supuesto, este es un proceso tardado y complicado que puede tener buen resultado si lo realizan profesionales, pero también tiene puntos débiles, para empezar, la integridad estructural.

En caso de un sismo fuerte, una buena construcción de la cisterna de concreto es vital para evitar fracturas, igualmente las fugas de agua son un problema a considerar.

Cisterna prefabricada

Estas pueden variar desde los 1200 litros hasta 10,000 litros, por supuesto, no hace falta realizar los análisis complicados de una cisterna de concreto pues el mismo manual de instalación viene con una lista detallada para cada capacidad de la profundidad de excavación, el espesor de las plantillas y el repellado, etc, por supuesto, la instalación siempre debe realizarse por profesionales.

Las ventajas de este tipo de instalación son mayores no sólo gracias a su facilidad de instalación comparado con las cisternas de concreto, sino también a su construcción robusta y seguridad garantizada para conservar el agua en buen estado, conoce más en el catálogo disponible en https://rotoplas.com.mx/.

Complementando con un tinaco de agua

Una vez que se ha decidido por el tipo de cisterna a utilizar, es momento de transportarla desde ahí hasta un tinaco de agua que siempre deben colocarse en la parte más alta de las casas, por lógica básica, la gravedad hará su trabajo y suministrará de agua a toda la instalación hidráulica.

Elegir un tinaco de agua no debe tomarse a la ligera, el tamaño del tinaco debe ir acorde al de la cisterna, por ejemplo, un tinaco de 1200 litros para una cisterna de 5000 litros o de 600 para una cisterna de 1200 litros.

La diferencia principal radica en la función, la cisterna acumula el agua potable que llega mediante el suministro hidráulico, el agua se transportará desde la cisterna al tinaco mediante el uso de una bomba de agua y este último a su vez administrará el agua a la construcción mediante su propia instalación hidráulica.