Entonces, somos o no somos

Las causan un gran revuelo debido a todo el contenido que tenemos a nuestro alcance, pero los vídeos sexuales o los packs están a la orden del día. Hace unos días veía un vídeo en donde una chica exponía a un hombre que la había saludado, sí, solo la saludó y le pidió ser su amiga. -Mándame un vídeo cantando y bailando el ratón vaquero, escribía la chica y el tipo lo hizo. Sin embargo ella difundió no sólo la conversación, también en video. Me pareció triste. No el hecho de que ese vídeo exista, cada quien hace, literal de su vida un papalote. Lo que me pareció triste es ver la reacción social que tenemos. Hoy con asombro veo mujeres que hace tiempo han venido celebrando la “ley Olimpia” para proteger la intimidad sexual de las mujeres. Pero, ¿adivinen qué? La mal llamada Ley Olimpia (y digo mal llamada porque no es una ley si no un conjunto de leyes) no solo protege a mujeres. Protege a las PERSONAS. Hombres y mujeres en general. “Ay pero para que se anda grabando”, “a eso te expones si haces un vídeo”. NI MADRES. Pensar así es igual de ilógico que pensar que una mujer fue violada por ser provocativa o que se viste de cierta forma. Hay quienes piensan que esta chica actúa bien porque el es hombre y por lo tanto un agresor, hombre no es sinónimo de agresor, agresor es la persona que acomete a otra con intención de lesionar sus derechos. Nadie tiene derecho a violentar la intimidad de otro ser humano. Puede parecer algo divertido y pasajero, pero esas personas que son vulneradas tienen familias, hij@s, espos@s. Y no, no me doy golpes de pecho. Soy bien open mind. ¿Pero, por qué nos sentimos con el derecho de exhibir de esa manera a una persona? Nadie, absolutamente nadie, sea hombre o mujer debería pasar por esto. Y no, la culpa no es de quién graba el vídeo o toma la foto. El pedo es quien difunde ese material con morbo y con carente respeto por la vida de otras personas. En verdad; difundir, compartir o exhibir videos ridiculizando y/o íntimos de otras personas es bajo, es sucio, incluso cruel. Cada vez que pienses en hacer algo así, ponte en los zapatos de quien está siendo vulnerado. Piensa en ti, en tu pareja, en tus hij@s. ¿Ya no suena tan chistoso no?

@joss_espino

JOSS ESPINO / Tu voz, mi voz / Ciudad de México / Agosto 14 de 2022.