“El VAR de Qatar”

Video Assistant Referee es más que unas siglas dichas con ligereza, es una oportunidad de cambiar el resultado y el destino de una competencia.

1 árbitro principal, 2 jueces de línea, un juez de vídeo, diversos monitores, equipo cada vez más sofisticados son los encargados de en conjunto poder cambiar en segundos el marcador o una jugada vital que defina el resultado final de un partido.

VOR (Video Operation Room) es la cabina de video donde se analiza la jugada en cuestión y permite gracias a varias tomas y ángulos tener una mejor perspectiva y tomar una mejor decisión.

No aplica en todos los casos, solo en:

-Goles

-Expulsión de manera directa (por acumulación de tarjetas no)

-Donde la identidad del jugador esté en duda en una amonestación.

Fue creado este sistema para revertir errores humanos, si, aquellos que por falta de tecnología se fueron acumulando al paso de los años y dejaron muchos daños colaterales, destructores de sueños, coartaron anhelos y esperanzas en lo individual y lo masivo de millones de personas, diferentes ciudades, equipos de banderas de múltiples países y que condenaron al escarnio público a incontables árbitros quienes por la presión mediática, del público asistente y… ¿por qué no decirlo? Quizá muchas veces influenciados por temas de racismo, mafias de autoridades superiores o hasta miedo a las repercusiones en su trayectoria profesional y vida personal.

Aunque es joven el VAR y apenas se comenzó a usar en 2016 y oficialmente aceptado en 2017 en la Copa FIFA Confederaciones, a partir del mundial Rusia 2018 llegó parta quedarse y hoy día es reconocido por países de 1er nivel como España en sus torneos más importantes como la Liga de Fútbol Profesional, la prestigiosa Copa del Rey y la tan ansiada Super Copa de España.

El VAR aunque al principio fue tan discutido ha demostrado que se puede tener confianza en que un mal juicio arbitral se puede echar atrás y darle la justicia e imparcialidad a cada deporte, en este caso especial el fútbol.

Campeonatos injustos que formaron héroes de barro irán desapareciendo y se apostará por mejorar la calidad y el desempeño de los futbolistas.

Dignificación y respeto a los árbitros de todo el mundo quienes encuentran un refugio y están protegidos escudándose en una cabina, en pantallas de alta definición y que pueden cambiar súbitamente una jugada y ya no ser los odiados villanos del encuentro.

Sin embargo  el pasado no puede cambiarse, existen Campeones del Mundo que no merecen ser llamados así, “La mano de Dios”, México’86 el Maradonismo, la Iglesia creada en su honor se derivó a ese gol que nunca existió y cambió todo el rumbo de la competencia.

La genialidad, la destreza y calidad de Maradona son irrepetibles pero un verdadero campeón debe ganar limpiamente sin dejar margen de duda.

Hasta este momento para muchos es difícil y hasta confuso decir Países bajos pero sobre todo en México basta mencionar   “NO era penal” y un nombre te vendrá a la mente Arjen Robben con su casaca naranja y dirás -ah el tramposo de Holanda!!!

Brasil 2014, fin del camino al 5º partido.

Argentina pagó caro esa mano de Dios y en el siguiente mundial en la final de Italia’ 90 el villano fue para los chés el árbitro mexicano Edgardo Codesal quien marcó penal a Roberto Sensini y el alemán Andreas Brehme fue el ejecutor anotando gol a Goycochea dejando en la derrota y liquidando los sueños de un bicampeonato de la selección Argentina… justicia divina.

Innumerables ejemplos están en la historia de malas decisiones arbitrales pero se irán disminuyendo con el apoyo de nuevos avances tecnológicos, los que ganamos somos la afición y los estándares de rendimiento serán más altos y mejores todo en pro de este tan amado deporte:

El Fútbol.

@omm_ruth

RUTH CONTRERAS / Tras el Teclado / San Luis Potosí, S.L.P. / Noviembre 26 de 2022.