La Peor «Cruzazuleada» de la Historia y la Mejor Remontada de Pumas

Pumas a la Final

Esta fue la cuarta anotación para la histórica remontada de Pumas.

Ciudad Universitaria registró esta tarde la peor cruzazuleada de la historia y Pumas consumó la mejor remontada del futbol mexicano, al derrotar 4 a 0 a la Máquina Celeste y avanzar a la gran final del torneo Guard1anes 2020 de Liga MX, ante el León, que fue el primer finalista. “Cambié el sistema estratégicmente y doblegamos la línea de 5. Elegí a los mejores que estaban y les repetí que nosotros también podíamos meter cuatro, y así sucedió”, dijo el entrenador Andrés Lillini al finalizar en encuentro.

¿Fue penal o no?

“No me abandonen, ya me trajeron hasta acá, eso les pedí y no lo hicieron. Gracias, porque no es fácil remotar un 4 a 0 con 60 horas entre un partido y el otro”, comentó el timonel de Pumas al tiempo de reiterar que éste es un momento en la vida personal “muy emotivo”.

El director técnico de Cruz Azul, Robert Dante Siboldi, consideró que es “tristísimo lo que le toca vivir. Los muchachos hicieron lo que pudieron y la responsabilidad es toda mía”, dijo y explicó que salieron a presionar en la media cancha para quitar el balón en un terreno alejado de su portería, pero no resultó y metió tres al centro para evitar el juego aéreo, pero Pumas supo aprovechar esos «balonazos».

“Siento que le fallé a la afición, tengo una gran tristeza, pero voy a buscar la revancha. Así es el fútbol, tenemos que trabajar y seguir para adelante. Tengo un contrato hasta junio y no renunciaré, jamás me echo para atrás y entiendo la gran desilusión, pero voy a buscar la revancha. Es un fracaso, pero voy a buscar la revancha”, reiteró.

Cruz Azul volvió a la cancha y este domingo visitó el estadio Olímpico Universitario para enfrentarse a los Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México, en un juego que sería válido por la vuelta de las semifinales de la Liguilla del torneo Guard1anes 2020 de Liga MX, para definir al segundo finalista del campeonato, además de León.

César Arturo Ramos

La Máquina Celeste no pudo aguantar el cuatro a cero que metió en la ida, cayó por cuatro tantos a cero y le dio la clasificación al Club Universidad Nacional a la Gran Final del certamen por mejor posición en la tabla general.

Robert Dante Siboldi paró en Cruz Azul a Sebastián Jurado; Juan Escobar, Pablo Aguilar, Julio Domínguez, Joaquín Martínez; Luis Romo, Rafael Baca, Ignacio Rivero; Orbelín Pineda, Roberto Alvarado; Jonathan Rodríguez, con dos cambios respecto a su último partido y repitiendo su esquema 4-5-1, con tres volantes de contención y dos de creación.

Dos cambios llegaron para este encuentro: Adrián Aldrete, quien salió lesionado de la semifinal de ida tras sufrir un esguince grado 2 en el tobillo izquierdo. Fue reemplazado por José Joaquín Martínez, igual que el pasado jueves.

A él se sumó José de Jesús Corona. El capitán celeste fue marginado de la convocatoria por Robert Dante Siboldi tras sufrir dolencias musculares, razón por la que ingresó Sebastián Jurado y debutó de forma oficial en primera división con la Máquina Cementera tras casi un año desde su fichaje.

La desesperación imperó en la Máquina ante el avance del tiempo en CU.

Cruz Azul llegó con ventaja en el marcador para este encuentro: el triunfo por cuatro a cero en la ida le dejó la clasificación mucho más cerca. En caso de anotar un gol, los Pumas tendrían que convertir seis unidades para llevarse el pase a la final.

Sin embargo, el marcador se abrió temprano, llegó el uno a cero parcial a los 3 minutos y llenó de ilusión a unos Pumas que aprovecharon espacios que dejó la defensa cementera en ese tiro de esquina que sentenció Juan Dinenno.

La UNAM se mostró insistente y con muchas ganas de seguir anotando goles, y a pesar de que Cruz Azul les cedió la iniciativa durante los primeros pasajes del partido, luego de los 15’ fueron tomando fuerza, cogiendo la posesión y atacando mucho más que al comienzo.

De todos modos, los dirigidos por Siboldi no se desesperaron por el único gol en contra: Pumas jugó con más ansias por seguir anotando, mientras que los celestes fueron pasivos, pero sabiendo que el uno a cero les daba la clasificación a la Gran Final a ellos.

Pero no todo sería color de rosas, ya que a los 36 minutos el silbante anuló un gol para los Pumas por fuera de juego; sin embargo, a los 38 y luego de escuchar los consejos de los árbitros en el VAR, César Arturo Ramos validó el tanto que significó el 2-0 para Pumas.

Hasta que a los 40’, Carlos González disparó al arco que custodiaba Sebastián Jurado y convirtió el tres a cero a favor de la UNAM: a falta de un único tanto, los Pumas aprietan a Cruz Azul y se ilusionan con la remontada y la clasificación a la final de la Fiesta Grande del Guard1anes 2020.

Pumas a la final contra León.

Una dormida Máquina seguiría intentando con tiros a la portería, hasta que a los 45 minutos el silbante pitara penalti a favor de Cruz Azul por falta sobre Jonathan Rodríguez en el área; sin embargo, minutos más tarde lo anularía gracias al VAR, al marcar fuera de lugar, previo a la jugada.

Los celestes no entraron conectados al partido. Pumas fue ampliamente superior y, con futbol, demostraron que sus ganas de sumar de a tres y clasificarse a la Gran Final eran mayores a las ansias de los jugadores de Cruz Azul de llevarse el triunfo. La defensa estuvo desconectada y dejó pasar los tres tantos que anotaría la UNAM esta noche, sin que Sebastián Jurado tuviera mayores implicaciones en ellos.

Además, el mediocampo que buenos frutos le diera a Siboldi en los tres partidos anteriores dejó mucho que desear esta noche: la Máquina no consiguió hilar tres pases seguidos y terminaba saltándose el mediocampo para que el balón pasara de la defensa a la delantera casi sin escalas.

La segunda mitad comenzó con un codazo de Ignacio Rivero a Alejandro Mayorga, jugador de los Pumas, que debió salir de cambio. Luego, el mismo volante, intentaría anotar el anhelado gol de Cruz Azul, y pisaría fuerte a Juan Dinenno, demostrando más ímpetu que en el 1T.

A pesar de no mostrar mucho fútbol, los celestes llegaron mucho más que en la primera mitad a la línea de fondo rival. Julio González tuvo trabajo y debió atajar la serie de tiros que tuvieron los de Siboldi en los primeros pasajes del segundo tiempo: a pesar de no apuntarle al arco, los celestes dejaron en claro que iban por el gol que les diera la ilusión y la ventaja -nuevamente- en la clasificación.

Las discusiones entre «cruzazulinos» fueron el reflejo de un equipo desesperado este día.

Mucho nerviosismo y poco aprovechamiento de los balones parados demostró la zona ofensiva de Cruz Azul: Orbelín Pineda y Jonathan Rodríguez erraron dos tiros libres sin disparar siquiera al arco y dejando en cualquier parte la contundencia que mostraron en la ida.

Roberto Alvarado fue el más desconcentrado en el encuentro, razón por la que salió a los 65 minutos para darle el paso a Yoshimar Yotún, que buscaba darle un segundo aire a la ofensiva celeste y ver si podían mejorar en balones parados.

El parado táctico cambió con el correr de la segunda mitad: un 4-2-2-2 con Julio Domínguez de lateral izquierdo y Shaggy Martínez por la derecha, con Pablo Aguilar y Juan Escobar de centrales. Luis Romo, Rafael Baca, Ignacio Rivero y Yoshimar Yotún en el mediocampo y Orbelín Pineda como segundo delantero detrás de Jonathan Rodríguez.

Hasta que a los 68’, una jugada polémica dejó a todos pidiendo penal a favor de la Máquina. Julio González salió a despejar un balón y, sin siquiera tocarlo, le pegó con el puño y por la espalda a Orbelín Pineda, quien quedó aturdido en el suelo. No cobraron la pena máxima.

La desesperación del mediocampo quedó en evidencia una vez comenzada la recta final del encuentro: Juan Manuel Iturbe debió separar una bronca que se echaron Rafael Baca y Yoshimar Yotún, al no entenderse y mostrarse cada vez más desconcertados y con poco feeling entre ambos.

A pesar de múltiples llegadas, a los 89 minutos la desesperación hizo que Cruz Azul tocara fondo: Juan Pablo Vigón anotó el cuatro a cero que sería definitivo y le daba la clasificación a Pumas a la Gran Final.

Con la eliminación sentenciada, los jugadores de la Máquina tendrá un par de días de descanso antes de volver a preparar su participación en la Liga de Campeones de Concacaf a partir del miércoles 15 de diciembre ante Los Angeles FC en Orlando. /Con información de Geraldine Molina / Vamos Cruz Azul.