Crónica de una Muerte Anunciada en Ademeba. Los Norteños de San Luis a la Final

Arim Solares y su esencia.
Arim Solares y su esencia.
  • **Michoacán vs San Luis, que no es de San Luis, la final del Torneo de la Fenapo 2022 este lunes a las 14:00 horas.

San Luis Potosí, S.L.P. / Agosto 21 de 2022.- Tremendo susto le sacó la escuadra de San Luis, que sí es de San Luis, al conjunto de basquetbolistas profesionales de Chihuahua de Arim Solares con el que integraron el otro San Luis, en un duelo que los de casa dejaron ir en dos ocasiones y de esta manera la final del Campeonato Nacional de Ademeba, celebrado en el marco de la Feria Nacional Potosina 2022, será ante el equipo de Michoacán.

A las 14:00 horas en el Centro de Alto Rendimiento  se llevará a cabo el encuentro de San Luis Potosí de Chihuahua contra Michoacán, después de la victoria de Arim Solares con su cuadro base de chihuahuenses, quienes derrotaron por marcador de 74 puntos a 71 al conjunto de San Luis Potosí que si es de San Luis, en un juego como se esperaba, cargado en el arbitraje, pero en el que «los potosinos tuvieron la oportunidad de clasificar a la final.

El cuadro inicial de Alberto Ochoa, Juan Hernández, Marcos Rivas, Alejandro Barriga y Jonathan Duarte, «hizo sudar la gota gorda» a los visitantes, auto llamados San Luis Alianza, en un encuentro que se definió en tiempo extra.

En el inicio del duelo, ex seleccionado nacional y ahora coordinador del Inpode, Arim Solares, entró a la cancha burlón y seguro de avanzar a la siguiente fase, provocando en el buen número de aficionados que se dieron cita en el Centro de Alto Rendimiento, un fuerte abucheo y le pidieron dejar jugar a los nuevos talentos.

Las jugadas en la pintura que buscó San Luis Alianza, con un notorio despliegue para Arim Solares, fueron opacadas por los triples de Alberto Ochoa y Jonathan Duarte, y fue así como el primer cuarto concluyó con marcador de 14 a 13, a favor de los norteños de San Luis.

Durante el segundo cuarto, las pérdidas de balones el conjunto potosino fueron constantes, la rotación entre Juan Luis Ramírez, Jonathan Duarte y Leonardo Sánchez, mermó en la armonía del equipo y en su coordinación, con un evidente segundo cuarto que San Luis Alianza aprovechó con jugadas fáciles en la pintura y amplió la ventaja en el marcador.

Osnar García, botador de San Luis, al finalizar el segundo cuarto inyectó una bocanada de motivación, con dos coladas sobre las torres chihuahuenses que terminaron en canasta; sin embargo, el marcador mantenía una ventaja desventaja hasta de 12 puntos.

Con un Centro de Alto Rendimiento volcado hacia el equipo original de San Luis Potosí, el arbitraje comenzó hacer de las suyas cuando la distancia en el tanteador se reducía, marcó dos violaciones dudosas que se convirtieron en puntos fáciles para San Luis Alianza; sin embargo, el segundo tiempo estaba emparejado 27 a 25, gracias a que Ulises Lares que no pudo con la marcación de Alberto Ochoa y le cometió dos faltas obvias durante sus coladas.

Los abucheos al San Luis de Chihuahua, los gritos de apoyo para el San Luis que sí es de San Luis y los reclamos a los árbitros a quienes los aficionados corearon «vendidos, vendidos, vendidos», se consumió el medio tiempo, mientras las dos escuadras planeaban la estrategia para la parte complementaria.

El regreso de ambas escuadras fue una explosión de gritos en el Cedetar Rojo, que a decir de la afición potosina, presenció un duelo que no se disfrutaba así desde que San Luis Potosí tenía básquetbol profesional, y en esta ocasión, la afición estaba volcada al equipo de casa, por las injusticias y la ambición del San Luis de Chihuahua, de quedarse con el torneo a cualquier precio.

Durante la tercera mitad las decisiones arbitrales para favorecer a los norteños de San Luis fueron mas evidentes, un tapón de Jonathan Duarte y un robo de Alberto Ochoa, los árbitros los marcaron como faltas. Ambas decisiones surtieron efecto en el conjunto de San Luis y comenzó a caer hasta llegar a perder por 8 puntos.

Un tiempo fuera solicitado por el conjunto local, puso orden en los errores y molestias que eran evidentes dentro de la pintura, «corregidos y aumentados» los llevó a terminar con el tercer cuarto, 48 a 45 a favor de los norteños.

El último periodo regular fue el de mejor sabor, según los aficionados, con disparos y coladas de ambas escuadras mantuvieron la atención de los asistentes al Centro de Alto Rendimiento, fue entonces que con dos triples de Jonathan Duarte y una colada de Alberto Ochoa colocaron al equipo arriba en el marcador.

El arbitraje continuó haciendo de las suyas y marcó faltas inexistentes que se reflejaron rápidamente en el temperamento de los potosinos, además, perdieron dos veces el balón por consumir el tiempo de 24 segundos, aún así, los potosinos recuperaron las posesiones y empataron a escasos 6 segundos de juego, con una colada de Osnar García, obligando al tiempo extra.

Con el juego empatado a 65 puntos, los visitantes comenzaron a jugar dentro de la pintura y con bolas cargadas hacia Solares, fueron evidentes y transformadas en faltas y puntos por las decisiones arbitrales.

En los últimos 30 segundos, San Luis no pudo llevarse el encuentro después de un tiro mal ejecutado de un poste chihuahuense, cayó en las manos de Alberto Ochoa, pero durante la colada decidió consumir el tiempo, con dos puntos por debajo del marcador, que después de dos pases, terminó fuera de la cancha.

Después de que la afición consideró que la jugada del gané la tenía el San Luis de San Luis, el juego se tornó más débil y cómo era de esperarse los norteños de San Luis avanzaron a la final del Torneo Nacional de Ademeba, con un marcador final de 74 puntos a 71.

San Luis jugó con Alan Aguilera, Mario Macías, Ronar García, Jesús Duarte, Alejandro Barriga, Jair Grimaldo, Leonardo Sánchez, Yojan Alvarez, Marcos Rivas, Alberto Ochoa, Carlos Jaso y Juan Hernández.

Chihuahua de San Luis alineó a Arim Solares, Alan Oliva, Diego Herrera, Pablo Santana, Ulises Lares,  Ricardo García, Alan Arenas, Omar Zavala, Rodrigo Basilio, Andrés Reyes, Jacob Salas y Jesús Suárez.

Ahora San Luis Rose enfrentará a Coahuila para disputar el tercero y cuarto lugar el próximo lunes 22 de agosto, en punto de las 12:00 horas en el Centro de Alto Rendimiento, mientras la gran final entre Michoacán y San Luis Alianza se jugará a las 14:00 horas.

Aquí el grito de «vendidos, vendidos, vendidos».