Candidatos, que si ganan, difícilmente volveremos a verlos

JAIME CHALITA ZARUR / Espacio de Reflexión 83 / San Luis Potosí, S.L.P

Estuvo de visita en San Luis Potosí el múltiple aspirante a la presidencia de la República Mexicana, Andrés Manuel López Obrador, profético en su  frase célebre «al diablo con sus Instituciones». Pues bien, parece que el mandar al diablo cuanta cosas se interponga entre los intereses políticos y de dinero, está de moda hay que mandar al diablo todo, ideología, amistades, esfuerzo de los amigos, acuerdos formalizados en las expectativas de grupo, vamos todo, pues con la máxima de, en el amor y la guerra todo se vale, pues en política también.

Jaime-Chalita-Reflexiones

Entre alianzas, cambio de partido y declinaciones de última hora y, públicas, algunas en medio de debate, que se traducen en traiciones entre personas, partidos e intereses y abandono de ideologías, filias y fobias, se acerca el fin de estas campañas electorales, caracterizadas por la falta de propuesta, por el choque violento y por los intereses de llegar a como se pueda, a como se deje y a como dé lugar, por ganar el poder y el dinero de los potosinos, el dinero de todos y así usarlo en intereses que se dicen serán transparentes pero que, jamás lo han sido.

Tiempo de cerrar ya esta jornada electoral que ha iniciado hace 90 días para los candidatos a gobernadora y gobernador y, 60 días para candidatas y candidatos a presidente municipal. Mucho habrá que contar de lo que hemos vivido y, porque no, sufrido de estas campañas que, estoy seguro dejarán heridas muy profundas en las personas que han quedado resentidas y traicionadas en la persecución de hacerse de un puesto y que, obviamente el camino ha sido largo desde las elecciones primarias hasta la definitoria de candidaturas pero, más aún, ya en la recta final muchos cambiaron de camiseta y traicionaron a quienes les habían dado la confianza de participar.

Después de ver y escuchar las diferentes posturas y propuestas de los candidatos, nos dimos cuenta como ante la impotencia del proyecto, se inició la descalificación entre ellos, alejándose de lo que le interesa al electorado que es la propuesta de avance, de progreso pero,  brilló por su ausencia.

Después de atentados en contra la vida, muertes quizá, de argumentos de lesiones, hasta el día 30 de mayo, se habían documentado 116 denuncias ante el CEEPAC, pero ninguna ante el ministerio público. Llama la atención el aumento, sin sentido, de la polarización del ambiente político en la Huasteca y en algunos otros lados de nuestro Estado. No vale la pena que los ciudadanos entremos en enconos, riñas o descalificativos, por otros que pronto se van a olvidar de nosotros.

Hemos escuchado ya de todo en la recta final de las campañas políticas, por cierto, favorecidas por la expectativa en la nota negra y no, en el proyecto, producida por casi todos los candidatos que desean ocupar un lugar en la administración pública, para servir a los ciudadanos a quienes han buscado, tratando de conquistar para sumar votos a favor de sus causas pero, sabemos que, una vez que existan ganadores, será enormemente difícil volver a platicar con ellos.

Faltando en forma importante el proyecto, la propuesta, quizá por desconocimiento del tema, se prefirió en muchos casos por la descalificación del oponente pero, paradójicamente, todos hablaron de cómo corregir problemas tan sentidas como el agua, educación, endeudamiento, pensiones, transparencia y rendición de cuentas, además, la contención de la enorme cantidad en el gasto de representación, la abultada nómina de la burocracia del Estado y, también la del Municipio; desde luego la deuda que va en aumento y las condiciones tan adversas en las que ha sido renegociada; todos, temas que han acumulado problema uno atrás de otro y se han vuelto un verdadero dolor de cabeza.

La pregunta sería ¿si se sabe cómo resolver los problemas y, las campañas políticas son muy parecidas, entre ellas, históricamente, por qué se ha complicado tanto nuestra existencia? Queda claro que la complejidad de nuestra vida social, necesita la participación de todos y no solo de un grupo político que, tenga sus particulares intereses y no los de la sociedad.

Está ya próximo el día 7 de junio, hagamos nuestra reflexión y con ella asistamos a votar, ayudando a la celebración de esta fiesta cívica de los ciudadanos y, no entremos en diferencias de partidos o candidatos, ello no nos debe importar, evitemos enfrentarnos,  promoviendo si, lo que debería de ser el respeto a una mayoría, demandada en una verdadera democracia, pues los potosinos ya no estamos para engaños, hemos crecido en nuestra opinión informada de selección y hoy, más que nunca, debemos asistir a las urnas ejerciendo nuestro derecho de votar en paz y armonía,  esto es muy fácil y exigible a la vez, pues deberá de ganar quien más votos tenga y nosotros tendremos que respetarlo.

Hagamos de estas  elecciones un ejercicio de civilidad a cargo de la sociedad y sus intereses y no a cargo de los intereses de candidatos o partidos.

No desperdiciar tu oportunidad de votar es valor agregado a nuestra participación cívica.

jaimechalita@yahoo.com

@jaimechalita

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.