Derechos de Mujer

NORBERTO AMAYA / Voces a Debate / México, D. F.

» Gracias a la vida, que me ha dado tanto… » .

Sabes que debes respetar, hacer valer los derechos humanos, defender la vida y la integridad. Debes ser una persona cercana a lo que vives y a lo que sientes. Te acuerdas de tu madre, comprendes los juegos pasados y los tiempos vividos, eres presente, pero sobre todo, eres pasado y futuro, eres mujer.  Ya lo que venga, seguro que debes saber que no es fácil.

norberto-amaya-aquino-tuiter

Estamos buscando una sociedad de libertades, donde no exista violencia doméstica, acoso en el trabajo, «privilegios» para obtener un puesto, o rostro y cuerpo presentable para ser la «representante del jefe» o la persona que usan para intereses privados. No se puede.

Vivir a México y el mundo es difícil, hay que pelear diariamente por el derecho a ser iguales y a no ser objeto de violencia.  Sin embargo te encuentras con indiferencias y hostilidades, quienes piensas que son amigos, resultan tus peores enemigos y acosadores. Así no se puede. ¿Cuántas violaciones cotidianas hay en casas de «confianza» o familias? ¿Acaso se debe creer en los ministerios públicos? ¡NO!

A lo anterior se debe agregar la discriminación de género,  una sociedad «machista» está condenada a ser una sociedad de desiguales y sin perspectivas de desarrollo, es una sociedad condenada a vivir el oscurantismo y el ostracismo.  Es necesario sumar esfuerzos para que tengamos una sociedad de iguales. Aunque algunos retrasados se opongan y otros legislen a favor de los violentos.

Saber amar, es saber vivir, recibir un beso y una caricia, implica reconocer que existe el amor y la necesidad del cuerpo de unos y otros. Lo anterior es cosa que algunos niegan, a veces por apariencia o por ignorancia. Entregar amor, implica entregar paz y saber que somos unos para otros, de forma solidaria y sin inhibiciones. El amor es lo que va a cambiar al mundo. Hay que entenderlo y defender ese derecho.

Hoy tenemos un mundo con hambre y mujeres que luchan día con día a favor de su familia o por los que más quieren. Los encuentras en TODOS los estratos sociales. Las mujeres saben a donde van y son excelentes organizadoras de un mundo nuevo. El problema es que no les damos el derecho a hacerlo y les negamos las capacidades esenciales de una inteligencia común. Somos iguales e indispensables, nadie es más que el otro. «En la calle codo a codo, somos mucho más que dos».

Hoy tenemos que ver por nuestras mujeres, las que se preocupan todos los días por nosotros, por saber si comemos, dormimos, trabajamos o hicimos lo necesario para aportar a un hogar que requiere de nuestro dinero para sobrevivir.  Somos parte solidaria de un hogar necesitado en tiempos  de «arrasamiento del neoliberalismo». Somos vida y libertad.

Sin embargo, ahí estamos, prestos a dar la batalla y a defender a las mujeres y a sus derechos legítimos ganados por décadas sin entregar «cuerpo» y condiciones. La revolución es parte de nuestra historia y nuestra esencia. No son sólo museos y palacios, o ceremonias y desfiles. La historia de la mujer en México es de una mujer digna.  Leona Vicario, Josefa Ortíz de Domínguez, «Las Adelitas», etc, son esencia de lo nuestro.

La sociedad actual hace de nosotros una máquina, así caminamos y actuamos, reconocemos capacidades, belleza, cultura, respeto,  conocimiento e inteligencia, sin embargo, reconocemos en las mujeres lo que son. Mujeres al fin, con DERECHOS, facultades, capacidades y aspiraciones. Respetémoslas.

REFLEXIONES.  No se puede vivir con la idea de aplastar a los otros. Nuestras mujeres merecen que les entreguemos lo mejor de lo que somos, aunque ya no seamos nada. Viva la vida. Amor con amor se paga.

Mail: nor.amaya@live.com.mx.

Twitter; @Amaya5M –

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.