Estado ¿Represor?

DANIEL RODRÍGUEZ / Casa de cartas / San Luis Potosí, S.L.P.

Existe una diferencia, tal vez separada por una línea muy tenue, entre un Estado represor y un Estado de Derecho; frecuentemente se confunde al uno con el otro, quizá porque así sea más rentable para los fines de algunos, total, el fin justifica los medios ¿o no?

daniel-rodriguez-casa-cartas-2

No se puede hablar de represión sin tomar en cuenta las libertades ciudadanas, tal como el derecho a manifestarse libre y pacíficamente, el derecho a la libertad de expresión, el derecho a la educación, el derecho al libre tránsito. ¿Pero qué ocurre cuando se usan estos derechos y atropellamos los derechos de los demás?, simple y sencillamente se pierde el Estado de Derecho que permite todas las formas de expresión ya descritas.

El Estado debe velar por los derechos de la mayoría, por lo cual, si una manifestación se torna violenta, se causan daños a personas y bienes muebles e inmuebles de terceros, el Estado está obligado a actuar por medio de la fuerza pública para así salvaguardar a quienes son o pueden llegar a ser víctimas de los daños colaterales de los manifestantes; la fuerza pública lleva implícito que es lo que usará, es decir, la fuerza.

Una represión, tiene más que ver con lo que sucede en otros puntos del orbe, tal es el caso de China, Rusia, Argentina y Venezuela, donde expresar, ya no digamos por medio de movilizaciones sino por una opinión, se encarcela o se mata a quien se atreva a cuestionar a la autoridad.

En el caso de México, nos encontramos ante un Estado que no es represor por el contrario, es sumamente permisivo, al grado de llegar a lo patético al no defender el Estado de Derecho. Existen algunos casos, donde no actúa el Estado Nación, sino que es por medio de los ayuntamientos que no atienden a los protocolos de seguridad y actúan por cuenta propia, para después generar un conflicto que afecta al Estado Nación.

En mi perspectiva, México no es represor, si así fuera, los líderes de grupos antagónicos al gobierno estarían presos, exiliados o tal vez algo peor; no se aceptarían recomendaciones de Derechos Humanos, tal como sucede en Venezuela, donde Nicolás Maduro ordena el uso de armas de fuego en contra de manifestantes y encarcela a su más fuerte opositor; no, México no es represor, pero sirve de bandera político para ciertos grupos que buscan desestabilizar al país.

Apuestas altas, ¿quién ganará?

Twitter: @LDanielRV

www.rocagestioncomunicativa.com

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.