Ya me cansé

DANIEL RODRÍGUEZ / Casa de cartas / San Luis Potosí, S.L.P.

Daniel RodríguezAl igual que el procurador general, Murillo Karam y al igual que muchos otros ya me cansé. Me cansé de que siempre busquemos culpar a los demás y no hacernos responsable de nosotros mismos, de nuestros actos, ya me cansé de la violencia y el odio generado, todos somos mexicanos, todos somos el mismo pueblo.

Existe una indignación generalizada por la desaparición de los 43 normalistas, muchas voces exigen la renuncia del presidente Peña Nieto, gritan que fue un crimen de Estado, pero ya me cansé de escuchar esto. Y me cansé por una sencilla razón, la desaparición de los 43 NO es un crimen de estado, fue una transgresión de un presidente municipal emanado de las filas del PRD, palomeada la candidatura por Andrés Manuel López Obrador, no por Enrique Peña Nieto.

Ya me cansé de escuchar que se exige justicia para los 43, pero que se cometan actos vandálicos para conseguir esa justicia; se pide un diálogo con el presidente de la República, para luego desconocer ese diálogo y al propio presidente.

Ya me cansé de ver que la sociedad se degrada, pero que sigue dando mordida al policía o al funcionario para que agilice los trámites, ya me cansé de que estamos hartos del narco, pero muchos consumen las drogas, ya me cansé de ver niños sin clase porque sus maestros se encuentran en paro indefinido por no aceptar la reforma educativa, ya me cansé de ver estudiantes que hacen copy-paste para sus tareas y no quieren entender el valor del esfuerzo.

Sí, ya me cansé al igual que todos, pero la solución no está en quemar la puerta de Palacio Nacional, ni en exigir la renuncia del presidente; la solución la tiene el pueblo que se educa a si mismo, la educación viene de casa, la escuela sólo nos da datos técnicos que servirán en la vida, los valores se aprenden día a día.

Ya me cansé de escuchar que se quieren más apoyos del gobierno, pero se grita que muera el gobierno, ahí está la incongruencia, por qué no podemos avanzar, mientras nosotros mismos sigamos fomentando los vicios de siempre, porque preferimos tranzar para avanzar, no señores, esa no es la solución.

México es fuerte, México es noble, pero México también se cansa, y se cansa no sólo del gobierno que agobia al propio pueblo, sino de aquel que sólo estira la mano aplicando la ley del mínimo esfuerzo, que hace un paro en la escuela, porque le exigen que aprenda una lengua extranjera.

México está cansado, todos estamos cansados, sí, hagamos la revolución, pero una revolución de nosotros mismos, bien dice un viejo proverbio, antes de salir a cambiar al mundo da tres vueltas por tu casa.

Lo he dicho en otras ocasiones, el cambio del mundo es posible, pero no quemando puertas, no cerrando carreteras, no afectando a terceros, el cambio positivo del mundo y por ende de México, se da en acciones pequeñas, pero constantes y significativas.

A todos los que hoy gritan muera el mal gobierno, y exigen que aparezcan los 43 con vida, les pregunto ¿quién se manifestó a favor de aquel empelado de una gasolinera que murió en un incendio causado por los normalistas?

Si de la normal rural de Ayotzinapa salen buenos profesores, ¿por qué el nivel educativo es tan malo en Guerrero? Y no, no todo es culpa del gobierno, es culpa de los padres que permiten a sus hijos realizar actos de vandalismo, es culpa de un sistema que permite esos mismos actos vandálicos, y es culpa de ese que dio una mordida por pasarse un alto.

La culpa es de todos, exigimos mucho, pero damos poco. Estoy cansado, estoy muy cansado de leer y escuchar sobre las injusticias que realiza el gobierno, pero estoy más cansado de ver un pueblo que no cede el asiento en el transporte público.

Sí, estoy cansado, pero mi lucha es con trabajo, con dedicación, haciendo un mejor México con acciones que de verdad impacten en lo positivo, no con falsa indignación, no vandalizando, no quemando camiones.

Las cartas caen, nadie gana.

Twitter: @LDanielRV

http://www.rocagestioncomunicativa.com

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.