El arte de comer excremento y no hacer gestos

L. GABRIEL GAYOSSO BERMAN / La Cicuta / San Luis Potosí, S.L.P.

“El mundo no está amenazado por las malas personas, sino por aquellas que permiten la maldad.”  Albert Einstein (1879-1955) Físico y matemático alemán.

L Gabriel Gayosso BermanAlgunos, que se dicen conocedores argumentan que la política es el “arte de comer excremento y no hacer gestos”. No sé si esto sea cierto, pero de que si hay que tener hígado y mucha concha para aguantar cuanta embestida se de en contra de uno, acatar órdenes o instrucciones contrarias a lo que se quiere y se piensa, muchas veces ridículas, descabelladas o ilegales, eso sí es cierto.

Así como el médico gobernante se tuvo que tragar y apechugar las expresiones vertidas por, en ese tiempo rector de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, y hoy alcalde verde ecologista priista, Mario García Valdez, al declarar que se “achicaba ante la presencia del Presidente (Felipe de Jesús Calderón Hinojosa) y temblaba de miedo”; así también, el propio rollizo presidente municipal, se ha tenido que aguantar y apechugar los desplantes y reprimendas que le ha realizado el galeno gobernador.

Esta aptitud que deben de poseer los individuos, hombres o mujeres, que se dedican al ejercicio del poder, o coloquialmente llamada en nuestro país como política o grilla; sobre pasa términos como lealtad, ética, deontología, profesionalismo, principios, honradez, honor y dignidad; aunque existen sus relativas excepciones.

Prueba de ello, la han dado muchos personajes en el ámbito gubernamental local, por citar algunos: el ex Secretario de Seguridad Pública del Estado y hoy Comisionado General de la Policía Federal Preventiva, Enrique Francisco Galindo Ceballos; la Coordinadora General de Delegaciones de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y ex Subsecretaria de Gobierno, Yolanda Eugenia González Hernández, el coordinador de Asesores del galeno altiplanense, Juan José Rodríguez Medina, el ex D Director de Asuntos Jurídicos del Gobierno Estatal, el abogado Jesús Juárez Portillo; quienes, en un acto de congruencia y dignidad, renunciaron a sus designaciones y optaron por buscar otros rumbos, alejándose de la oligofrenia del titular del Ejecutivo local.

Algunos otros, han tenido que soportar la anosognosia del gobernador que, por osmosis o imitación tienen su esposa, su Secretario General de Gobierno (el Gober Chiquito); sus hijos y hasta su hermano médico también; quienes de una manera prepotente, soez, altanera, grosera y desposta tratan a los demás funcionarios; quienes soportan toda tipo de bajezas en aras de seguir mal utilizando los recursos públicos, haciendo negocios jugosos o familiares, o simple y sencillamente, por permanecer en los cargos donde han demostrado su incapacidad e ignorancia.

Así, la reciente renovación de la dirigencia estatal del partido del gobernador, el Revolucionario Institucional, nuevamente se da en un marco de los berrinches y caprichos del dizque primer priísta del estado, pues ya, en anterior ocasión, este partido sufrió de un cambio de dirigente por el enojo y cólera del médico Toranzo, al ordenar la destitución del diputado local Fernando “El Calolo” Pérez Espinoza de esta dirección.

Ahora le tocó al ex director del Sistema de Financiamiento para el Desarrollo del Estado (SIFIDE), Ángel Castillo Torres, quien llega a la dirigencia del PRI, tras la salida forzada de Pérez Espinoza, y quien aguantó estoicamente los desencuentros entre los militantes, las ordenes encontradas, la imposición de carteras y personajes, como la Secretaria General, Diputada Rosa María Huerta, plenamente identificada con el gobernador Toranzo, y las sentencias del Tribunal Federal Electoral, cuestionando su elección o designación, hasta que el propio gobernante, solicito su remoción a la dirigencia nacional del instituto político.

Claro que, después de pasado el berrinche y el acelere, se le designa nuevamente como titular del SIFIDE, para que termine con la administración Torancista.

En su lugar, entra al relevo el Ingeniero Joel Ramírez Díaz, es delegado estatal del Instituto del Fondo Nacional para la Vivienda de los Trabajadores (INFONAVIT), a quien se le identifica con el Secretario de Organización del CEN del PRI, José encarnación Alfaro.

La llegada del oriundo de Tierra Nueva, San Luis Potosí, se da en el momento coyuntural de la preparación del proceso electoral del 2015, donde se tendrán que presentar las candidaturas a la gubernatura, las diputaciones locales y federales, y las 58 alcaldías potosinas.

Se comenta que la llegada de Joel Ramírez, tuvo que ser consensada con el médico gobernante, pero alentada por el encargado de la Comunicación oficial del gobierno, el también ingeniero Roberto Armando Naif Kuri, quien fungió como titular de la Junta Local de Caminos, cuando Ramírez Díaz se desempeñaba como secretario particular del ex gobernador Carlos Jonguitud Barrios; con la anuencia del “gobernador chiquito” Ochoa Rojas, quien veía en Castillo Torres un peligro para su proyecto político personal transexenal.

Comentan algunos militantes priístas que el nuevo dirigente, no tiene fama de rijoso, ni de saltarse las trancas, más bien, es conciliador e institucional, pero que llega a la dirigencia sin compromiso estrecho con el gobernador, por lo que, en caso de que las decisiones para los candidatos a los cargos venideros, sean en el centro, Ramírez Díaz, acatará las indicaciones de la dirigencia nacional, y tendrá que lidiar con el voluble carácter del gobernador y su sequito de allegados.

Se le identifica con priístas de viejo cuño como Eduardo González Sierra, Subsecretario de Gobierno; Miguel Martínez Castro, también subsecretario; el notario público Miguel Ángel Martínez Navarro, la mencionada Yolanda Eugenia González Hernández; el Director de los parques Tangamanga, Antonio Esper; y con el diputado panalista y nieto de su ex jefe, Jean Castilla Jonguitud.

Tiene una buena imagen hacia el interior y exterior de su partido, con presencia y trabajo partidista de muchas décadas. No tiene recelos y resabios con sus coetáneos y contemporáneos, ha sido diputado federal y funcionario, sin mayores sobresaltos. Un buen dirigente, sano, y sin identificación grupal actual.

La mancuerna la realiza con la diputada federal María Rebeca Terán Guevara; hija de la líder campesina xilitlense Doña Rebeca Guevara de Terán; de quien se comenta ha sido una nulidad como legisladora federal, que confunde los “airiopuertos” con los teléfonos celulares y solo ha logrado ganarse el repudio de algunos alcaldes huastecos que han sido vilipendiados por la ahora dirigente estatal partidista.

Se espera la llegada de un nuevo delegado del CEN priísta, y si las cosas siguen como hasta ahora en el “partidazo”, se prevé un “choque de trenes” entre Ramírez Díaz y el médico Toranzo y sus allegados y compinches, en el momento decisivo en la designación de los candidatos a cargos de elección popular, particularmente en las diputaciones locales, de mayoría y plurinominales; así como en las principales alcaldías potosinas.

Por el momento, ha iniciado el desfile de los militantes, simpatizantes, cercanos, lejanos, amigos y enemigos, colaboradores, paisanos, amigos, conocidos, etc., etc., que pretenden hacer presencia, existencia, salir en la foto o solo ser vistos para un futuro inmediato en la integración de los equipos de trabajo partidista, y  porque no, en algún cargo de elección popular como regidurías o sindicaturas, o ya de perdido, en alguna dirección municipal.

Para los suspirantes a la primera candidatura, no hay  mayor problema, saben que la decisión será en el centro, que puede influir la opinión del gobernador, no se sabe si para bien o para mal; pero el cambio de dirigente no representa mayor inconveniente; no así, para los que aspiran a las diputaciones locales y federales, particularmente las plurinominales, pues sus aspiración es se podrían ver truncadas.

Personalmente conocemos a Joel Ramírez, aunque tenemos años de no cruzar palabra, pero sabemos que es un hombre institucional, y bien intencionado; trabajador y preocupado por su entidad y su terruño. Le deseamos la mejor de las suertes, y esperamos de su congruencia y ética personal, en esta nueva y nada agradable encomienda.

Comentarios: Concluyó la edición 2014 de la Feria Nacional Potosina, y aunque las autoridades y los directivos del patronato pregonen que tuvieron saldo blanco en materia de seguridad pública, las deficiencias, irregularidades y anomalías no se pueden ocultar; particularmente cuando existe el fallecimiento de una persona por electrocución. ¿Dónde estaban las autoridades de Protección Civil Estatal y Municipal? Seguramente disfrutando de la variedad en el palenque, o las tortas del Rey, o en alguno de los establecimientos de la Plaza del Mariachi. La población sabe y conoce lo que ahí sucedió. Nuevamente la piratería, y los ambulantes hicieron de un magnifico evento, una feria de rancho.

Comentario 2: Parece que por ser el último año de gobierno, al alcalde capitalino y al gobernador invisible se le están cargando las malas y las muy malas. ¿O acaso será la consecuencia de los años de no hacer nada y solo cometer errores? La mega obra de la Avenida Muñoz, será como todos los potosinos estábamos seguros seria. Un tremendo fracaso, una falacia, una gran mentira y una obra deficiente. Señor Alcalde y Señor gobernante, ¡los caprichos salen caros!, pero no con el erario, eso es de huérfanos.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.