Hablando de Secuestros, Todo México Debería Conocer el Nombre de Miriam Rodríguez

En 2012 a Miriam le secuestraron a su hija, dos años después, sin apoyo de ninguna autoridad, encontró los restos de su hija en lo que se conoce como una fosa común, lugar donde el crimen organizado entierra a sus víctimas por todo el territorio mexicano.

Ante la falta de interés de las autoridades estatales y federales, dedicó su vida a buscar y encarcelar a los responsables del secuestro y asesinato de su hija.

Como si de una película se tratara, Miriam encaró múltiples personajes para conseguir información. “Se cortó el pelo, se lo pintó, se hizo pasar por encuestadora, trabajadora de salud y funcionaria electoral para conseguir nombres y direcciones”, se lee en un reportaje que el New York Times le dedicó el año pasado. “Inventó excusas para conocer a sus familias: abuelas y primos que, sin saber, le daban los más mínimos detalles. Los registraba en un cuaderno que guardaba en el maletín negro de su laptop con el que hizo la investigación y los rastreó, uno por uno”.

Logró encarcelar a más de la mitad de los responsables.

Pero parece que pedir justicia en este país es un crimen.

Miriam fue asesinada un 10 de mayo de 2017 frente a su casa. A pesar de los gritos de auxilio por años a las autoridades y que estas sabían del riesgo que enfrentaba Miriam, nadie se preocupó por protegerla. Ni el gobernador de Tamaulipas, Francisco Cabeza de Vaca, ni el Presidente Enrique Peña Nieto.

Hoy una película basada en Miriam Rodríguez triunfa en Cannes: La Civil. En su presentación, el largometraje recibió una ovación de 8 minutos.

Nunca olvidemos el nombre de Miriam Rodríguez, cuya historia de valor y determinación refleja todo lo que está podrido en este país.

  • * La Civil.

La película »La Civil», narra la lucha de una madre del municipio de San Fernando, Tamaulipas, por encontrar a su hija desaparecida y castigar a los responsables hasta perder la vida, recibió el Premio al Valor del Festival de Cine de Cannes.

En San Fernando y en todo el estado, el valor de Miriam Rodríguez sigue reproduciéndose en activistas y colectivos para hallar a victimas en medio de un recrudecimiento del acoso del crimen organizado.

«Hay mucho secuestro y mucha desaparición, es la constante en San Fernando», dijo Guillermo Gutiérrez Riestra, del colectivo Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas de Tamaulipas.

Gutiérrez señaló que la violencia y las desapariciones están regresando a los graves niveles de 2010, cuando 72 inocentes fueron masacrados en San Fernando, o de 2014, cuando Karen, la hija de 20 años de Rodríguez, fue plagiada y, pese al pago de rescates, nunca fue devuelta.

En el primer semestre del año 2021, detalló, el colectivo registra cinco desapariciones en San Femando porque familiares se han acercado a pedir su ayuda, pero la cifra negra es elevada por el miedo a denunciar ante las amenazas del crimen.

En Tamaulipas, el estado más afectado por las desapariciones en el País, con más de 11 mil casos en la última década, la Administración del Gobernador panista Francisco García Cabeza de Vaca oculta cifras oficiales, acusan los colectivos.

En tanto, el crimen devora nuevas regiones, como sucede ahora con el «tramo

del terror» de Nuevo Laredo, donde han desaparecido al menos 109 personas que viajaban de Monterrey a la ciudad fronteriza desde finales del año pasado.

«Que el mundo sepa lo que pasa aquí», dijo la activista Josefina de León, quien busca a su hija Cinthya Mabel desde el 2012.