¿CONGRESO CON AUTONOMÍA O DIPUTADOS CHAMAQUEADOS?

alejandro zapata 150xPor Alejandro Zapata Perogordo/ Ideas/ San Luis Potosí, S.L.P.
La formación del grupo de 16 diputados que se pronunciaron por eliminar el repulsivo impuesto sobre la tenencia vehicular en el Congreso local, de manera inusual, se enfrentó abiertamente con la administración torancista, quien ha insistido en mantener el cobro, saliéndose al final con la suya.
Quienes lo componían son legisladores de oposición y por lo tanto, válidamente se presumió que contaban con independencia, más aun, tratándose de un tema tributario, la propia ciudadanía lo vio con simpatía e inmediatamente dio el respaldo a la medida adoptada por el autodenominado G-16. Aunque desde un principio hubo algunos escépticos, calculadores, incrédulos, afirmaron que ese bloque no iba a aguantar, que acabaría resquebrajándose, lo que así ocurrió, el tiempo les dio la razón.
¿Qué experiencia nos deja este episodio?
De entrada, podemos señalar que aún persiste el sistema político de un solo hombre, como diría Vargas Llosa: «la dictadura perfecta mexicana», en la versión potosina, ya lo había anticipado el Dr. Toranzo, días previos a la sesión del Congreso, al decir: «¡la tenencia se queda!». Hablaba con conocimiento de causa, el mensaje estaba claro, nos comunicaba a todos: aquí, mando yo.
Por otra parte, es indiscutible la capacidad de cooptación del gobierno y la poca convicción de algunos diputados. El primero requería de cuando menos tres de los dieciséis firmantes y, los consiguió. La pregunta obligada es: ¿qué les dieron?, pues de a gratis no fue, sería ingenuo pensar que por remordimiento de conciencia o producto de la casualidad, de un momento a otro cambiaron su forma de pensar, ¡para nada!, el hecho que sin duda fue determinante, es un oculto proceso de negociación. Total, que los ciudadanos paguen los caprichos del poderoso y, los diputados, eso sí, previas prebendas, se pongan incondicionalmente al servicio del gobernante en turno.
No es una cuestión aislada en relación al impuesto de la tenencia, sino más bien, es un modelo que durante décadas se ha implantado, solo que ahora con mayor cinismo, se perdieron los valores, las convicciones, la sensibilidad, se trabaja para darle gusto al gobernante, ¡que les importa que a la gente le vaya mal!, no contentos con la reforma fiscal a nivel federal, que incrementa sustancialmente los impuestos en esta época de recesión económica, nos enjaretan un aumento del 54% al agua, el 25% del impuesto sobre la nómina y por supuesto los prediales.
¿Y el pueblo?, bien gracias ¡que pague!
La gente ya no aguanta a la clase política, ya no soporta un sistema de imposiciones, está harta de la corrupción, de la impunidad y la inseguridad. Los pretextos y las excusas se han convertido en el deporte tradicional de los gobernantes, por cierto, práctica cotidiana en San Luis Potosí, donde volvemos a las prácticas caciquiles
Dicen que los pueblos tienen los gobernantes que merecen, no es una frase acorde a esta tierra. La actual administración gubernamental ni por asomo está a la altura de los tiempos, menos aún de la gente potosina.
El Congreso mal, el gobierno mal, ¿que nos queda?, gritar, denunciar, rebelarnos, unirnos y cambiar las cosas.
Es momento de actuar, de cohesionarnos, de transformar el sistema político y poner reglas claras a efecto de que los servidores públicos dejen de ser virreyes y sirvan para elevar la calidad de vida de sus gobernados. Es tiempo de reflexión, donde nos permita analizar la realidad y confrontarla con aquello que queremos y deseamos
Es fundamental establecer los mecanismos para impidan que los gobernantes terminen como acaudalados personajes y la gente cada vez más pobre.
Requerimos un Congreso realmente autónomo, dotado de dignidad, que represente auténticamente a los ciudadanos, que ponga un alto a los excesos de la autoridad, que sea un contrapeso del ejecutivo y un celoso fiscalizador en el manejo de erario público.
El juicio de la historia pondrá a cada quien en su lugar, solo que el presente nos obliga a desterrar la pasividad y, a poner cada cosa en su sitio.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.