¿Quién perdió el debate?

En el debate político, el puntero en la contienda gana si evita perder, y lo natural es que los demás contendientes enfoquen sus energías y argumentos en contra del que va en primer lugar. Dicho lo anterior, tratare de contestar y analizar las siguientes preguntas, ¿Quién gano el debate?, ¿Quién perdió?, ¿Quién no perdió?, ¿Quién le tiro a quién?, ¿Quién salió mejor librado?

Es preciso partir y tener claro que cada uno de las y los candidatos con sus respectivos partidos, alianzas y coaliciones persiguen objetivos distintos, algunos están en una posición real de competencia, mientras otros simplemente en la búsqueda de lograr mantener sus registros y obtener espacios de representación proporcional.

Los debates políticos sirven para contrastar ideas, propuestas, visiones, capacidad y experiencia de quienes buscan la confianza y el voto de los ciudadanos, y en este primer debate por la gubernatura tuvimos la oportunidad de conocer algunas de las propuestas para atender los principales problemas que aquejan a los potosinos, además fue una exhibición de la preparación o la falta de ella de las y los candidatos así como ver sus reacciones y el temple con el que atendieron algunos señalamientos puntuales que se hacían entre ellos.

Así pues, entremos en materia: Quién gano el debate? Marvelly Costanzo. Esto difícilmente cambiara la intención del voto de manera significativa, ganara si acaso uno o dos puntos porcentuales – el detalle estará en a quien se los quita -. Sin embargo fue un gran logro, ya que marco y logro posicionar su agenda. Confronto a los tres punteros y se convierte en una opción para el electorado indeciso.
¿Quién no perdió? Octavio Pedroza. Haciendo un balance general se podría decir que el candidato de la coalición Si por San Luis sale tablas, cuido todos los detalles, desde lucir y brindar la percepción más gobernable, hasta un discurso preparado, coherente y respetuoso, con un muy buen cierre sin caer en lo espectacular y sobresalen dos errores que cometió, uno fue en su afán de hacer un buen papel y no equivocarse tuvo un inicio rígido, que conforme fue avanzando se fue soltando y se sintió más cómodo y el otro fue el engancharse con el candidato Machinena y caer en su juego.

¿Quién le tiro a quién? La “chiquillada”. En entregas pasadas de este espacio habíamos comentado el doble juego que tendrá la llamada “chiquillada”: el primero obviamente es el de mantener el registro, y el segundo es ver cómo van a operar y a favor de quien, esto puede ser pegándole a uno para favorecer al otro y en este caso se dedicaron a lanzar sus argumentos al candidato de la coalición Si por San Luis, ¿A quién favorece esto?

¿Quién salió mejor librado? Ricardo Gallardo y Mónica Rangel. Considerando todo el material y las presuntas acusaciones que hay en torno a estos personajes, el saldo es positivo para ellos. Se puede decir que salieron ilesos del enfrentamiento, y eso es un gran logro.

Además la Dra. Mónica fue quien mejor estructuro sus ideas y participaciones, abarco sus temas en los tiempos que tenía establecidos, no se engancho ni cayo en provocaciones, tampoco cayo en lo espectacular, además que no logro conectar ni generar mayor interés.

En cuanto a Ricardo Gallardo, el logro posicionar su mensaje y discurso, muy al estilo del presidente polarizando al electorado – estrategia que claro que es válida pero habrá que ver que tan redituable es – y con propuestas que habría que explicar más a detalle como se financiarían y costearían.

Y por último, ¿Quién perdió? Las y los potosinos. Por una pobre exhibición y de muy bajo nivel por parte de los candidatos, además de un formato que deja mucho que desear, ya que al hacerlo segmentado por grupos y con preguntas muy técnicas y extensas – que muy pocos candidatos contestaron en realidad – poco ayudo al desarrollo e intercambio de ideas.

Un debate es la oportunidad para hacer propuestas, expresar desacuerdos y ver más allá de la realidad inmediata. De otro modo se convierten en cuestiones triviales que provocan desinterés en el electorado, sin propuestas realistas el debate solo es un juego de opiniones sin sustento ni visión de cambio.

Los procesos electorales deben modernizarse y los debates no son la excepción urgen verdaderos debates, con intercambios de ideas y propuestas.

@15HugoGuerrero

HUGO GUERRERO / Matices / San Luis Potosí, S.L.P. / Mayo 10 de 2021.