Colombia en Llamas

 

Se incendia Colombia. Después de una semana de protestas y enfrentamientos entre policías y militares contra grupos de manifestantes en diferentes puntos del país, la noche de este 4 de mayo registró el mayor ataque, con un saldo oficial de 100 autobuses urbanos incendiados, 25 CAIs vandalizados, 30 civiles y 16 policías heridos, sin muertos, a decir de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López Pulgares; sin embargo, en redes sociales mencionan que hay una fuerte cantidad de ciudadanos fallecidos y desaparecidos.

El presidente colombiano Iván Duque citó en sus redes sociales que Bogotá sufrió, anoche, el ataque de criminales organizados que están siendo enfrentados por la fuerza pública. “Rechazamos enfáticamente estos atentados contra integrantes de la policía colombiana. ¡Todo el peso de la ley a quienes persistan en la violencia!”.

“Queremos anunciarles que instalaremos un espacio para escuchar a la ciudadanía, sin ideologías, pero sí con patriotismo, con toda la institucionalidad, los partidos, sector privado, mandatarios y líderes de la sociedad civil, para, entre todos, construir soluciones para el país”, cita el mandatario.

Para el senador Gustavo Petro, la orden de enfrentar a los manifestantes es una estrategia del gobierno para dar cabida a un golpe de estado y evitar las próximas elecciones, dados los malos resultados a dos años de gobierno, donde ha crecido la pobreza en Colombia. Exhortó al Comité de Paro reorganizarse y ordenar el cese a las manifestaciones, para exponer menos a la población y al mismo tiempo evitar la excusa de un golpe de estado y que no haya elecciones en este 2021.

“En las manifestaciones no está el terrorismo ni el narcotráfico. En las manifestaciones está la Constitución y la Patria. No vamos a reunirnos con usted para hacer teatros de democracia de día, mientras se masacra al pueblo en las noches, esa foto no es necesaria”, puntualizó.

Sobre la noche de “guerra”, la primera Alcaldesa de Bogotá dijo en un mensaje al pueblo colombiano, textual:

Qué noche tan dolorosa.

Tuvimos una brutal escalada violenta. Hay 30 civiles y 16 policías heridos. Ningún fallecido. Por literal destrucción, Transmilenio apenas podrá operar de 6am a 3pm con solo 60% del sistema. La violencia debe parar. Debemos recuperar la deliberación serena.

A las 12:50 de la noche, estamos cerrando el puesto de mando unificado.

El 4 de mayo Bogotá tuvo una noche trágica y dolorosa. El niel de destrucción, de violencia de ataque contra ciudadanos, contra bienes públicos y contra nuestra policía que hemos visto esta noche es realmente insólito.

Tenemos 30 civiles heridos, por lo menos 16 policías heridos, más de 10 de policías del CAI Aurora fueron tratados de quemar vivos dentro de un CAIs. A ese nivel de violencia llegó la ciudad en algunos puntos esta noche.

En total registran 25 CAIs afectados, de los cuales tres fueron incinerados, 19 fueron vandalizados y tres fueron destruidos, donde pretendieron incendiar con personas y policías adentro.

Tenemos también una gran afectación, acumulada, lleva ya muchos días, al sistema del transporte público, solo en el último día registran 30 buses truncales vandalizados, al igual que 74 buses zonales, cuatro incinerados, y ocho estaciones destruidas.

Como consecuencia del reiterado vandalismo sobre el sistema, anuncio que este día es imposible operar en condiciones normales en el sistema del transporte público de Bogotá, Transmilenio no podrá abrir desde las cuatro de la mañana como todos los días, solo podrá abrir a partir de las seis de la mañana y cerrarán el sistema a las tres de la tarde y por lo menos un 35% de las estaciones del sistema no podrán operar. Durante la mañana informarán cuáles no estarán en funcionamiento.

De los 30 civiles heridos, milagrosamente ninguno con arma de fuego a pesar de haber sido una noche tan violenta; sin embargo, las 22 comisiones de derechos humanos estuvieron a lo largo y ancho de la ciudad en los puntos más críticos recibiendo también denuncias de abuso policial que estamos documentando y que mañana a primera hora cruzaremos con las diferentes organizaciones de derechos humanos de la sociedad civil.

Destruir a Bogotá no puede ser una causa, destruirnos entre nosotros no puede ser una causa, cada noche prevalece más el vandalismo que la movilización y eso no es lo que nadie quiere.

Quiero hacer un llamado a la ciudadanía a que en la medida de lo posible el día de mañana hay convocadas manifestaciones, creo que la noche de hoy ha demostrado que ninguno de los convocantes tiene capacidad de garantizar que la convocaría culminará pacíficamente y entre más tensiones y choques haya por vandalismo con la policía, más riesgos tenemos que pudiera haber abuso o terminar heridos.

Le ruego a Bogotá, a Colombia, parar, llevamos ocho días, de manera francamente milagrosa, hemos logrado que no haya un muerto, hasta ahora, o una acción de balas indiscriminadas que ya sabemos en que pueden generar, pero cada día tenemos más heridos, cada día tenemos más tensiones, es inadmisible, no tiene razón de ser. Paremos por favor, deliberemos, dialoguemos.

Bogotá no ha sido ni será militarizada, la policía metropolitana sigue garantizando la seguridad de la ciudad, a los policías que fueron heridos brutalmente atacados, a los que trataron de ser quemados vivos dentro de un CAIs, no hay palabras para rechazar, es inadmisible: Sin embargo, la policía estará cumpliendo su labor, cubriendo la ciudad, todos cumpliendo su labor, pero todo debemos poner de nuestra parte para parar esta sin razón, estamos al borde de que termine ocurriendo una tragedia en Bogotá, peor de lo que ya hemos visto en confrontación en estos días.

Por favor paremos, razonemos, deliberemos y rechacemos, venga de donde venga, la violencia.