Albañiles Festejan el Día de la Santa Cruz, Piden Salud y Mantener su Trabajo

“Como yo le digo a mi familia… hoy sé que salgo, pero no sé si regrese bien, ¿verdad? Es el riesgo que corremos cuando salimos de la casa”, comentó Marco Prado, quien lleva más de 30 años dedicados a la albañilería.

Con la esperanza de seguir mantenido la salud y el trabajo, dos cosas que hoy en día están amenazados por la pandemia del Covid-19, los albañiles festejaron este lunes el día de la Santa Cruz.

Por eso, como cada 3 de Mayo, en las obras colocaron la característica cruz de madera para enmarcar la celebración que se realiza con algo de comida y las infaltables bebidas espirituosas, como ellos le llaman.

«Hoy nos la pasamos echando cheve y comiendo carnitas y todo eso. Es el festejo que más esperamos», narró Fernando Hernández otro albañil con más de 35 años de experiencia.

Tanto Fernando, como Marco, trabajan actualmente en uno de los muchos nuevos edificios que se levantan al poniente de la capital potosina, en un inmueble de 5 pisos de la avenida Chapultepec. Reconocen que en esta profesión son comunes las mal pasadas y la comida se calienta, a veces, hasta en una carretilla o en un tambo.

«Un día me dijo mi hijo el mayor, llévame contigo a trabajar, le dije bueno vamos para que te desengañes y veas el trabajo que yo hago, vino un tiempo conmigo, pero dijo, esto no es para mí. Le dije, si quieres estudiar, adelante, hasta donde yo pueda. Gracias a Dios él ya va a terminar la carrera», contó Marco al mismo tiempo que preparaba la mezcla.

La celebración de la Santa Cruz viene desde siglos atrás, cuando los mexicanos antiguos preparaban ceremonias para pedir buenas cosechas. Tras la invasión europea y el establecimiento de la religión cristiana como única, los agricultores que muchos años después se convirtieron en albañiles, continuaron con sus celebraciones, pero ahora rogaban a la Santa Cruz.

Años atrás los albañiles pedían no sufrir accidentes en las obras, ahora lo que piden es mantener el empleo para seguir llevando dinero a sus familias y continuar poniendo su granito de arena para levantar las nuevas construcciones de la ciudad.

«Damos gracias a Dios nuestro señor y a la Santa Cruz que nos dé trabajo para poder seguir adelante y le pedimos que ya deje todo esto de la pandemia para que los demás compañeros que no tiene empleo vuelvan a su trabajo», finalizó Marco Prado.