5 Problemas más Comunes en una Construcción

Conoce a qué retos te puedes enfrentar al poner en marcha tu proyecto.

Parece que ninguna obra se salva de los problemas. Pueden afectar la operación y retrasar el calendario en menor o mayor medida. Muchas veces suceden cuando menos lo esperas ya sea en la ejecución o en cualquier fase del proyecto y resolverlos siempre es una experiencia retadora.

Si hiciéramos una encuesta, seguro que saldrían más que anécdotas, verdaderas historias de pesadilla. Desde los inconvenientes que se pudieron prevenir, hasta errores de terceros que vuelven un lío el presupuesto, los tiempos y en general toda la planeación.

Dicen por ahí que de todo se aprende y es verdad, las dificultades en tu obra, deben volverte fuerte y sabio, para evitar pegar la cabeza contra la pared en futuros proyectos o por lo menos hacer que el golpe económico no sea tan severo. Revisemos algunos de ellos.

Problemas relacionados con la maquinaria

En la mayoría de las obras, es común que se alquile la maquinaria. Es más viable hacerlo así, dado su alto costo de compra y su uso intermitente. Pero cuando no se opta un proveedor confiable, te arriesgas a padecer una infinidad de dolores de cabeza.

Te encuentras con que no está en las mejores condiciones para ser operada, quizá no cuenta con las certificaciones de seguridad necesarias, etc. Si buscas la tranquilidad, elige la alquiladora más confiable que tenga equipos listos para usarse.

Prueba la renta de maquinaria ligera en DF donde no solo te lleven la maquinaria y ya, sino que igual recibas asesoría técnica si la necesitas y te ofrezcan mantenimiento, transporte y alojamiento de calidad.

Falta de personal calificado

Encontrar fuerza de mano de obra y personal técnico especializado a un costo razonable puede ser un verdadero desafío. Sabemos que el ahorro es un aspecto vital, pero no aplica en el caso de una construcción. Te puede salir más caro y riesgoso.

Los accidentes pueden multiplicarse al igual que las multas por no realizar el trabajo de manera profesional. Es cierto que se vale capacitar, pero esto implica un gasto tal vez más alto que contratar de inicio a alguien calificado.

Gastos que no esperabas

No prever los gastos agregados antes de que ocurran puede dejarte muy limitado financieramente. Como el objetivo es entregar la obra en tiempo y sin dificultades, serías capaz de vender tu alma para costear todo lo adicional que no consideraste se podía salir de las manos.

Como es probable que ocurran, lo mejor es destinar una cantidad a manera de “colchón salvavidas” dentro de tu proyección de costos. Así, será menos complicado afrontarlos.

Entrega de materiales con retraso y baja calidad

Este es uno de los más frecuentes y con seguridad el que más se puede advertir desde la etapa donde planificas toda la operación y estudias muy bien qué proveedor es el que trabajará contigo. Si haces una buena investigación, seguro que descartarás a los que tengan malas valoraciones.

Si eliges al dedazo, mejor prepárate para llorar porque si tiene antecedentes de insatisfacción de clientes, es muy seguro que te quedará mal a ti. Busca candidatos con referencias positivas de conocidos del gremio.

También puede ser que los materiales que ocupes demoren por ser de importación. En este caso lo más recomendable es tomar tu planeación y colocar algunos días de soporte por si su llegada se demora.

Defectos en los acabados

Este punto es la conclusión de los anteriores. Si pagas por materiales de poca calidad, contratas cuadrillas y/o técnicos que no saben hacer el trabajo o no tienen empacho por hacerlo mal y otras malas decisiones que se pueden sumar, no esperes que los acabados sean excelentes.

Estas son algunas de las fallas más comunes:

  • Agrietamientos en losas, muros y otras estructuras que harían imposible el funcionamiento de la construcción ya terminada.
  • Filtraciones de humedad y hongos que pueden originar corrosión en los metales de soporte y otros elementos indispensables para la estabilidad de la construcción.
  • Desprendimiento de pintura.
  • Goteras en ventanas si se trata de una edificación con fines habitacionales.

Tras leer esta nota, apostamos a que se te fueron ocurriendo formas de prevenir cada uno de estos baches, así como ideas para resolverlos. Recuerda que mientras más rápido veas que se avecina la tormenta, actúes pronto evitando una grave pérdida de capital.