Arbol Milenario de Querétaro en Concá

El árbol milenario de Querétaro es un Sabino, está en el Municipio de Arroyo Seco, muy cerca de la Misión de Concá.

No es nuevo para nadie que el estado de Querétaro esté lleno de bellezas naturales. Basta un rápido vistazo a la Sierra Gorda para darse cuenta de que no se trata de algo normal en México, sino que Dios derramó sus bendeciones en esta tierra, de manera sorprendente.

Antes de todos los árboles que hoy empapan a la Sierra Gorda de un frondoso follaje e intenso verde forestal, ya había un árbol, un ancestro que ha visto pasar, desde su muy particular ‘palco’ a toda la historia del estado queretano. Es un imponente Sabino que hoy descansa en la comunidad de Concá, perteneciente al Municipio de Arroyo Seco.

Como suelen los árboles de su edad –especialmente los Sabinos- aquel viejo guardián es además impactante en cuanto a su tamaño, tiene 22 metros de diámetro. Se requieren entre 10 y 15 niños tomados de la mano para poder rodearlo –una actividad que ya se ha hecho común en las escuelas de la zona.

En cuanto a esta impactante circunferencia, el Sabino sólo es superado por otro árbol, el de Tule, que está ubicado en el estado de Oaxaca.

Como para complementar su belleza, en las cercanías del árbol fluyen manantiales que abastecen agua a las comunidades aledañas. Con el paso de los años, y a medida que incrementó la conectividad de la Sierra Gorda y el turismo en la zona empezó a despuntar, el rumor del longevo ancestro llegó a los oídos de cientos de turistas, quienes cada fin de semana visitan el árbol para ser testigos de su belleza con sus propios ojos.

El Sabino, por supuesto, ha sido testigo inamovible -literalmente- de toda la historia de Concá. Estaba ahí desde que llegaron los primeros pobladores y fue silencioso observador de la conquista de la Sierra Gorda -primero- y después de la evangelización, 200 años después de la Conquista de México.

Al lado del Sabino (o al menos, muy cerca), los franciscanos dirigidos por Fray Junípero Serra construyeron una de las cinco misiones que se encuentran en territorio serrano: la de Concá, que es también la más alejada de la capital queretana, construida entre 1759 y 1760.

Los turistas pueden visitar a este ancestro muy cerca del centro de la cabecera delegacional, a sólo una cuadra de la Misión de Concá. Con información de Reporte Querétaro. https://reportequeretaro.com/notas/el-arbol-milenario-de-arroyo-seco-un-ancestro-queretano/

Otros sabinos están rodeados de manantiales de aguas cristalinas.