Piedra Herrada, Segundo Santuario de Mariposas Monarca Más Grande de México

Un fenómeno no visto en años, disfrutan visitantes y habitantes de Piedra Herrada, en Estado de México, mariposas monarca vuelan sobre la carretera y zonas bajas, tras la disminución de afluencia por la pandemia del covid-19.

Habitantes de Piedra Herrada, el segundo santuario más grande de mariposas monarca en México, cuentan que el fenómeno no sucedía desde al menos 20 años, pues la baja de visitantes por la emergencia sanitaria por el Covid-19, ocasionó que las mariposas aparecieran en lugares donde no acostumbraban llegar.

Vehículos a baja velocidad para no lastimar a las mariposas, personas a pie sobre la carretera y turistas extranjeros impresionados, son algunos de los efectos que las mariposas monarcas ofrecen por la baja movilidad en la zona, sin embargo, habitantes advierten que puede no ocurrir nuevamente.

La mariposa Monarca es reconocida internacionalmente por su fenomenal migración. La migración de estos pequeños insectos, de medio gramo de peso, comprende gran parte de norte América y es un fenómeno maravilloso y muy complejo. Es una de las migraciones más largas y numerosas en el mundo de los insectos y además, la generación migratoria (los mismos individuos) hace el recorrido de ida y vuelta. Y a diferencia de las migraciones de aves, tortugas y ballenas, las mariposas Monarca nunca antes han estado en sus sitios de hibernación.

La migración del este, incluye a las mariposas que se reproducen al este de las Montañas Rocosas desde el sur de Canadá y gran parte de Estados Unidos. Estas mariposas viajan al centro de México a los sitios de hibernación en los estados de Michoacán, y Estado de México. Los mismos individuos que llegaron a México (generación Matusalén) emprenden el viaje de regreso a Estados Unidos al principio de la primavera. Esta migración incluye más del 90% de la población de mariposas Monarca de Norte América.

La migración del oeste, incluye a las mariposas que se reproducen al oeste de las Montañas Rocosas desde el sur de Canadá y una porción de Estados Unidos. Estas mariposas viajan a varios sitios de hibernación dispersos a lo largo de la costa de California. Los mismos individuos que llegaron a California emprenden el viaje de regreso hacia el norte al principio de la primavera. Esta migración incluye menos del 10% de la población de mariposas monarca de Norte América.

Cuentan habitantes locales que algunas mariposas pueden intercambiar rutas y llegar del oeste a los sitios de hibernación en el centro de México. La generación migratoria vive entre 8 y 9 meses, mientras que las otras generaciones viven aproximadamente un mes.

Además de las poblaciones migratorias, existen poblaciones de mariposas Monarca que no migran. Se han localizado en el sur de Florida y a través de toda la república mexicana. La mariposa Monarca también fue introducida a Australia, Hawái y a otros países.

Un santuario es un lugar que alberga flora, fauna, paisajes o eventos naturales excepcionales que lo hacen único, debe ser protegido y respetado por su fragilidad e importancia para la naturaleza y la sociedad.

En el caso de la mariposa monarca, se consideran santuarios las áreas de bosque en donde pasan la hibernación. Estos sitios les proporcionan protección de eventos climáticos extremos y la tranquilidad que requieren para ahorrar las grasas que les servirán de combustible en el viaje de regreso. Cada vez que las mariposas son perturbadas y vuelan están utilizando energía que necesitan para poder hacer el vuelo de regreso.

Aquí te mostramos unos minutos del fenómeno que el 2021 ofrece a los visitantes al segundo santuario de mariposas monarca más grande de México: