María, Descendiente de Italianos, es la Catrina del Valle del Maíz

María, de raíces italianas y nacida en San Luis Potosí, personifica a la Catrina del Valle del Maíz y ha sido tal el éxito que se ha convertido en trending topic en solo unos días de haber publicado en Facebook una galería de fotografías de la artista Moments  By Anna en las ruinas de la Casona del Tepeyac de la Familia Pasquel.

La Catrina del Valle del Maíz, que en este caso es una hermosa descendiente de familias Italianas que llegaron hace 138 años a Ciudad del Maíz, bien podría ser la musa del pintor mexicano Diego Rivera, quien popularizó a la Calavera Garbancera creada por el ilustrador mexicano Juan Guadalupe Posada, la Catrina.

La sesión fotográfica en la Casona del Tepeyac, queda en la misma sintonía del creador Juan Guadalupe Posadas, porque más allá de una simple calavera, una vez más se hace un retrato, pero vivo, de la sociedad mexicana en la persona de María, descendiente italiana, quien, con absoluto respeto, explica que el Día de Muertos para ellos es una celebración alrededor de la mesa, para honrar a quienes ya no están con ellos, saboreando exquisitos platillos con los productos que ha dejado la cosecha en el año.

Mucho se ha escrito sobre el personaje creado por Juan Guadalupe Posada y es algo más que una simple calavera. De hecho, a través de sus ilustraciones se hacía un retrato de la sociedad mexicana, en especial las alegrías y pesares de un pueblo que vivía en una profunda crisis y con grandes diferencias sociales.

Con el personaje de la Catrina, su autor estaba haciendo una crítica a un sector de la sociedad, los conocidos popularmente como garbanceros, es decir, las personas con sangre indígena que pretendían ser europeos y, por lo tanto, renegaban de su cultura y sus raíces.

La Catrina y el resto de calaveras de sus historias se visten con ropas de gala y participan en animadas fiestas en el contexto del Día de los muertos. Con estas representaciones el autor expresaba un doble mensaje: la hipocresía de la sociedad y, paralelamente, la desmitificación de la muerte, un aspecto esencial en la cultura mexicana que proviene de las civilizaciones precolombinas y que fue posteriormente integrado por la tradición católica.

La Catrina se convirtió en un referente cultural y esto hizo que el pintor Diego Rivera la inmortalizara en un mural titulado «Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central». A partir de estos antecedentes, la imagen de la Catrina, una calavera con un elegante y llamativo sombrero, forma parte de la simbología nacional mexicana y del imaginario colectivo.

Por este motivo, en la celebración del Día de los muertos, el disfraz de La Catrina es uno de los más populares y en este caso, María es La Catrina del Valle del Maíz.