Denver Nuggets Está en las Finales del Oeste de la Mano de Nikola Jokic y Jamal Murray

  • Con una gran tarea del serbio y otra soberbia actuación de Jamal Murray, los de Michael Malone se impusieron a los LA Clippers por 104-89 y ganaron la serie por 4-3, remontando un 1-3.

Los Denver Nuggets lo hicieron de nuevo y en el proceso, concretaron una de las mayores sorpresas de los últimos años. Se impusieron a los LA Clippers por 104-89 y por segunda serie consecutiva, remontaron un 1-3 en contra para terminar imponiéndose por 4-3. ¿El premio? Enfrentar a Los Angeles Lakers en las Finales de la Conferencia Oeste. Pero antes, a disfrutar de un golpe de proporciones épicas, que toma aún mayor relevancia por el contexto de cómo se dio.

Los Clippers no lograron romper la maldición y cayeron en el séptimo partido ante Denver, dando así por terminada una campaña de la que parecen haberse despedido demasiado rápido. Lejos quedó esa pelea por el campeonato para la cual los angelinos se habían armado cuando incorporaron a estrellas como Kawhi Leonard y Paul George.

Como de costumbre y repitiendo lo hecho en los dos partidos anteriores, Denver llegó a estar abajo por doble dígito. Esta vez fueron solo 12 puntos y promediando el segundo cuarto, aunque no tardaron demasiado en revertir esa historia: ráfaga infernal de Jamal Murray en el cierre de la primera mitad (20 puntos en el segundo parcial) y un magistral Nikola Jokic en el tercero para pasar al frente.

Una vez que los Nuggets tomaron la delantera, el peso de la serie pareció aplastar por completo a los Clippers. El resultado de eso se vio explícitamente en el último cuarto, en el que tardaron siete minutos en anotar su primer intento de cancha. La presión jugó para todos, incluyendo a Kawhi Leonard y Paul George quienes se combinaron para un pobrísimo 2-18 de cancha en la segunda mitad.

Jugando completamente suelto y con Jokic manejando absolutamente todos los hilos, Denver ya no miró atrás por el resto de la noche. Ahora fueron ellos los que tomaron una ventaja de doble dígito, pero a diferencia de su rival, supieron cuidarla hasta el final, ante unos Clippers colapsados y sin respuestas.

Las dos grandes figuras de la noche fueron Nikola Jokic y Jamal Murray. Desde la anotación, todas las luces se fueron con el canadiense, quien terminó con 40 puntos, 5 asistencias y 4 rebotes, con un súper eficiente 15-26 de cancha, 6-13 en triples y 4-4 en libres. Sus 20 tantos para mantener a Denver a tiro en el segundo parcial, sumados a los 12 que anotó como la daga final en el último período, resaltan aún más su actuación.

Y después estuvo lo de Jokic. Si bien el serbio anotó solamente 16 puntos con un 5-13 de cancha y un 0-4 en triples, el partido estuvo en sus manos, luciendo claramente como el jugador más dominante de la cancha. En ataque forzó doble-marcas constantemente y siempre encontró a los compañeros abiertos, terminando con 13 asistencias (pudieron ser muchas más, pero los Nuggets lanzaron un 5-20 en triples en el primer tiempo).

Mientras que en defensa no solo Jokic no se quedó atrás, sino que jugó probablemente el mejor encuentro de su carrera: bajó 22 rebotes, 19 de ellos en el tablero propio, dio 3 tapones, sumó 2 robos e hizo sentir su presencia física en muchas penetraciones rivales. El de Sombor hizo absolutamente de todo esta noche.

Para Jokic, este es el segundo triple-doble de su carrera en un Game 7, sumándose al conseguido el año pasado ante San Antonio (21 puntos, 15 rebotes y 10 asistencias). En la historia de los Playoffs, solamente Russell Westbrook y Rajon Rondo habían sumado dos triples-dobles en séptimos partidos. Bienvenido al club Nikola.

Ya habrá tiempo de analizar lo que significa esta caída extremadamente dolorosa para los Clippers, quienes claramente se habían preparado para pelear mucho más arriba de lo que lo terminaron haciendo. En cuanto a este encuentro, hay que marcar que Montrezl Harrell se destapó como el máximo anotador con 20 puntos. Del resto, muy poco.

¿Kawhi Leonard? 14 tantos y 6-22 de cancha. ¿Paul George? 10 puntos y 4-16 de cancha. ¿Lou Williams? 7 puntos y 3-11 de cancha. ¿Marcus Morris? 7 puntos y 2-9 de cancha. Gran mérito para la excelente defensa de los Nuggets, pero también responsabilidad para jugadores veteranos que en esta ocasión, sencillamente no estuvieron a la altura.

Denver no solo demostró tener más personalidad para afrontar estos partidos decisivos, sino que francamente, tuvo al mejor jugador de la serie en Nikola Jokic. Sin los Raptors y sin Kawhi en competencia, el trono de la NBA espera por nuevo dueño… y los Nuggets no están dispuestos a bajarse de esa carrera.

Si desea suscribirse a nuestro canal de Telegram, sólo de click aquí!